BLOGS Cultura

12
11
2009
habad

Elogio de alguna cosa (1)

Por: Héctor Abad Faciolince

De Serrat y Sabina

No sé ustedes, pero mi educación sentimental adolescente, la educación poética que es la más importante en estos asuntos que acontecen en lo que antes se llamaba con esa palabra tan cursi –el corazón- ocurrió, más que con un poeta, con un cantante, Serrat. Y después, cuando ya las canas y el pelo marrón empezaron a luchar entre sí por apoderarse del cráneo, la des-educación sentimental, el desencanto, eso que antes se situaba en esa víscera tan biliosa –el hígado- ocurrió, más que con un poeta, con otro cantante, Sabina.

Yo a Serrat y a Sabina les debo mucho, muchísimo, y por eso una de las fotos más felices de mi vida es cuando una vez, en la casa de Daniel Samper (el más calvo, el menos joven) los pude abrazar al mismo tiempo a los dos, y el gran fotógrafo argentino, Daniel Mordzinsky, aposta nos pilló.

Con Serrat y Sabina

Quizá el poeta español que yo más quiero, el que en noches de insomnio, desesperanzas de vida, y aburrimientos de avión recito de memoria, se llama Antonio Machado, aquel que se enfermó de Franco y fue a morirse, después de perder su maleta con manuscritos y ropa (ligero de equipaje), en Colliure, Francia, un poco más allá de la frontera catalana. Para no morirme o para no matarme, mi receta no es química sino poética, y mi cráneo la repite cada vez que me quiero ir de aquí, y dice así:

Sabe esperar, aguarda que la marea suba,

así en la costa un barco, sin que el partir te inquiete.

Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya

porque la vida es larga y el arte es un juguete.

Y si la vida es corta,

y no llega la mar a tu galera,

aguarda sin partir y siempre espera

que el arte es largo y, además, no importa.

Y este poeta, digo, Machado, yo lo conocí de la boca de Joan Manuel Serrat, antes de leerlo entero en sus Obras Completas publicadas por Séneca en México, esa gran editorial del exilio español, extraordinaria empresa intelectual de don José Bergamín, un hombre íntegro. Aquí les muestro ese libro de Machado, tan bien impreso, hecho con tanto esmero que da gusto tocarlo.

Lomo MachadoObras Machado

Sobre otro maravilloso libro de Séneca, la primera edición de Poeta en Nueva York de García Lorca, hasta me inventé un cuento, que salió en El País, y que está en el siguiente enlace, por si lo quieren leer:

http://www.elpais.com/articulo/revista/agosto/PRIMERA/EDICION/elpepirdv/20090829elpepirdv_5/Tes

Poeta en NY

Pero vuelvo a Serrat, pues él no solamente me introdujo –cuando tenía menos de veinte años- en la poesía de Antonio Machado y de Miguel Hernández, sino también en su propia poesía, la de sus canciones. Algo muy duro y hondo se instaló en mi cerebro, de la mano de Serrat, para influir en mi manera de entender la vida. Ya hoy nadie duda de que muchos cantantes son grandes poetas, y hago una lista breve de tres países distintos, el belga Brassens, el italiano De Andrè, y ese gringo tan atípico por el que muchos gritamos y clamamos para que al fin le den el premio Nobel, Bob Dylan.

Y vengo ahora a Sabina. Sus sonetos jocosos (aunque no siempre tales) son un divertimento que le aconsejo a cualquiera que goce con la poesía escrita en ritmos rígidos. Sabina los renueva y los revitaliza. El libro se llama Ciento volando de catorce (me lo regaló Daniel Samper, el menos calvo, el más joven) y uno se lo goza y se lo ríe en cada endecasílabo. Pero es de sus canciones que quiero hablar, de las que nos ayudan a desenamorarnos o a volvernos a enamorar, cuando ya no se usa, o si no oigan este bolero, que es uno de los mejores que se han escrito en las últimas décadas, digan si no. Algún despechado le puso imágenes, no todas buenas, pero en fin…Imagen de previsualización de YouTube

Pero la noticia, la que justifica este elogio y esta entrada ya demasiado larga en el blog, es que Sabina sacará otro CD (“Vinagre y rosas” es su título) en pocos días y en El País de hoy pueden oírse (incompletas, pero casi completas) todas las nuevas canciones. Y con este último enlace los dejo. Espero que gocen tanto como yo.

http://www.elpais.com/especial/sabina/

Categoria: General

18

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
18

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

ovejanegra

12 noviembre 2009 a las 18:53
  

Imágenes de despechado (muchas de ellas) no encajan con el bolero del anti-despecho total. Tambien Serrat y Sabina son parte de mis cantautores-poetas favoritos. Gracias por este hermoso elogio de la poesía viviente.

Opinión por:

vivi-p

13 noviembre 2009 a las 2:05
  

… de éste artículo me gustó el cuento :D jajaja muy bueno!!!

Opinión por:

habad

13 noviembre 2009 a las 8:46
  

Me escribe lo siguiente un amigo mucho más culto y menos distraído que yo: “Brassens no era belga (a lo mejor andabas pensando en su compadre Jacques Brel), Brassens nació y está enterrado en Sète, en el cementerio marino de Valery, y yo he comido ostras y tomado vino sentado frente a su tumba…” Y sí, en mi memoria que todo lo confunde, Brel y Brassens están en el mismo barrio, porque los conocí al mismo tiempo. Perdonen el error.

Opinión por:

alma sol

13 noviembre 2009 a las 8:59
  

Héctor:
Increíble artículo, bien. Me encnató la hostoria de “Poeta en Nueva York”, me han pasado cosas raras con los libros, me hablan desde donde están y los encuentro; igual no me cree nadie eso. Serrat y Sabina son esos maravillosos amigos que una no tiene el gusto de conocer, pero que son tan amigos, que no importa!!! Gracias por tu escrito

Opinión por:

mariaespectador

16 noviembre 2009 a las 12:46
  

¡Qué gran foto! Este artículo está muy feliz, me alegro de que haya vuelto al mundo del blog.
Sabina es una cosa impresionante, de acuerdo en que es lo mejor para desenamorarse, es de los pocos que no adornan un ‘no te quiero’. Pero creo que también para enamorarse, porque el amor no siempre es civilizado, de hecho a veces se parece más al amor del que habla Sabina que al de Serrat.
En fin, ¡gracias por el link!

Opinión por:

decartonpiedra

23 noviembre 2009 a las 9:51
  

Pues sería bueno que le dedicaras unas líneas al gran Brassens tan desconocido en el mundo hispánico. Soy bastante ignorante en cuanto a Sabina tendré que escucharlo con detenimiento. Indudablemente, por sobre todos los cantautores de la lengua española mi preferido es Serrat. Y así como usted se enzarzó con el famoso soneto, nosotros nos enzarzábamos con la letra de las canciones de Serrat : por ejemplo ¿sabe usted que quiso decir con alemanas al clavel?

Opinión por:

pepabeee

23 noviembre 2009 a las 16:53
  

Con paginas como las de hoy, no deseo leer mas nada de declaraciones calientes de mandatarios vecinos y mucho menos palabras impublicables que afortunadamente se omiten en otros medios.Lecturas agradabilisimas y un bolero exquisito que me sacaron de la monotonía de un dia de trabajo. Todos los dias doy gracias por tadas aquellas personas vivas y muertas, que nos hacen muy feliz.

Opinión por:

susurrosdelluvia

7 diciembre 2009 a las 12:14
  

Me hacen falta los quitapesares como este. Machado tiene razón en lo de saber esperar, pero no tanto Héctor, por favor escribe.

Opinión por:

diogennes

7 diciembre 2009 a las 17:22
  

Es muy agradable leer un buen texto que nos saca un poco de contexto con la problemática social y política que estamos acostumbrados a ver en la página de inicio de EE, y seguro cuando lea algo de machado y escuhe algo de serrat y sabina daré mi opinión. Muchas gracias señor faciolince

Opinión por:

lira

8 diciembre 2009 a las 16:14
  

toca decir que es bueno, porque si no hector me borra de una. hector dijo que solo acepta que digan que es bueno lo que escribe y al diga que no… lo borra de un teclaso. ¡hmmm, parece uribista!

Opinión por:

entropia

9 diciembre 2009 a las 23:21
  

Excelente…señor abad yo sigo pensando que de usted ya podemos decir “un puñetazo suyo es una caricia”… le recomiendo una version de sabina y olga roman … se llama y sin embaro tequiero….es perfecta….y con el blog vamos bn…lo veo bn comentadito…

Opinión por:

exiliado

24 diciembre 2009 a las 9:10
  

El Samper viejo alguna vez hacía reír, antes de meterse de político. Quiquín, y qué papel jugaron las paisas en esa educación?

Opinión por:

srta anarquista

29 enero 2010 a las 11:33
  

…mmmm….. a pesar de soy como 30 años menor que nuestro columnista hay una cancion de sabina con silvio rodriguez que me enloquece….”el rock and roll de los idiotas”…. se las recomiendo!!!

Opinión por:

alcides montoya c.

11 febrero 2010 a las 15:17
  

Hector: ahora en Dublin, trabajando en un laboratorio de la UCD, programando agentes inteligentes y otras cosas, busque tus escritos para distraerme un rato. Y en verdad que disfruto mucho lo que escribes, asi como tus libros. Me gusta mucho Serrat, en una epoca oscura de mi vida me condujo muchas veces a la depresion, superada esa epoca oscura, me llevo lentamente al camino de la poesia..de Sabina poco, me ire educando..al lado tengo una biografia de Dirac, no sabes como estoy disfrutandola, “The strangest man” de Graham Farmelo. Las biografias de los cientificos y de los escritores son fascinantes, las de los politicos nunca las he podido disfrutar…

Opinión por:

eljose

10 marzo 2010 a las 22:51
  

Primero que todo felicitaciones Hector, estar con estos grandes en una foto es un placer que no tiene cualquiera. Sí totalmente de acuerdo con que el cuento es muy chistoso. Será más bien que en una noche de copas dijiste “este libro me acompaña a la casa” jejejeje.
La verdad de Serrat muy poco, pero de Sabina si he escuchado alguito, les recomiendo una de las más sonadas “19 días y 500 noches” además ” A mis cuarenta y diez”, “y sin embargo”, una canción que le hizo a la hija que se llaa “Rocio”, la que canta Rocio Durcal que es autoría por supuesto de él “Y nos dieron las diez” muy buena la interpretación del poeta de Ubeda, dios son tantas pero una de mis favoritas “la canción más hermosa del mundo” RECOMENDADA.
Hector que chevere este espacio.

Opinión por:

camigomez23

24 junio 2011 a las 12:53
  

sabina, ¿por dónde empezar? el quería escribir la canción más hermosa del mundo, y lo logró.

Buscar en este blog

Categorías

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.