BLOGS Actualidad

19
05
2013
Claudia Plazas

Diatriba contra Sofía Vergara

Por: Claudia Plazas

Sofía aquí, Sofía allá. Tengo que admitir que en cierto momento me alegré mucho por el éxito de Sofía Vergara en la televisión estadounidense y en todas las campañas publicitarias en las que participa (pues sale hasta en la sopa); hasta que empezó a  ser parte de ese jueguito de mal gusto en el cual los estadounidenses no ven a los colombianos más allá de la violencia y a las colombianas más allá de su figura.

En uno de los capítulos de Modern Family, serie en la que Vergara interpreta a una ridícula esposa latina que tuvo la “fortuna” de conseguir  un “sugar daddy” (en otras palabras, un viejo con dinero que la mantiene), aparecen sus familiares regalándole una pistola a su hijo recién nacido. Qué pena, pero si para una estrellita que sale diciendo en cuanta entrevista da que está orgullosa de ser colombiana, este episodio demuestra todo lo contrario. Obviamente, Sofía no escribe los libretos ni dirige la serie, pero si participa en ella y en todas la burlas sobre Colombia. La violencia en Colombia no es ningún chiste, no es un tema como para burlarse; la misma Sofía debería saber eso, pues infortunadamente, su hermano fue una de las tantas víctimas de esa violencia de la cual ella hoy se mofa.

Muchos dirán que soy una amargada, una envidiosa; ¡a esos y a todos los demás solo les digo que más que ser bonita, lo que siempre me preocupó fue ser profesional y ya lo soy!

Lo más básico de su papel en la serie demuestra las asociaciones más denigrantes sobre las latinas en Estados Unidos; ese prejuicio que no pasamos de ser más que una figura o una cara bonita. Sofía representa a la esposa bonita, “exótica”, que solo sirve para que su marido millonario la mantenga. Además con su pésimo  inglés tanto en la serie como en la vida real estigmatiza a las mujeres latinas como incapaces de leer y expresarse bien en ese idioma. A las latinas en Estados Unidos les ha tomado décadas tratar de deshacerse de los estereotipos “exóticos” como para que Sofía venga a explotarlos y a enriquecerse con ellos a costa de la lucha y la discriminación diaria.

Otro detallito del cual Gloria, Sofía en la serie, se burla cruelmente es la droga. Ese mal que ha cobrado la vida de millones de campesinos forzados a trabajar en campos ilícitos, de mujeres y hombres que se van de “mulas”, es el mismo mal que Sofía ha usado para parecer “chistosa” ante los estadounidenses. Como se nota que Sofía nunca se tuvo que sentar en una clase de política o sociología en la cual la gente la mirara con desconfianza y prejuicio cada vez que el tema de la lucha antidrogas  era tocado. A Sofía nadie la miró mal en una clase cuando hablaban de cocaína, o cuando a cualquier estadounidense se le daba por asociarlo a uno con un jibaro. Una cosa es burlarse del drama de todo un país mientras se embolsilla millones de dólares, otra cosa muy distinta es tratar de cambiar la imagen de Colombia en las universidades extranjeras a través del estudio. Puede que la segunda opción no sea tan rentable, pero si es más respetable.

Puede que a Sofía le llame la atención ganar dinero por medio de su figura, pues al parecer es lo único que tiene que ofrecer, porque al juzgar por sus decisiones y falta de respeto hacia la comunidad latina, su inteligencia puede no ser su fuerte. Es una lástima que una mujer llegue al éxito gracias a la burla constante hacia su país. Lamentable que sean este tipo de mujeres las que nos representen a las colombianas en el exterior. Ojalá algún día las estrellitas superficiales pasen a un segundo plano y las verdaderas virtudes de las latinas, en especial las colombianas, salgan a la luz.

Categoria: Sin categoría

5

5

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

3142390942

19 mayo 2013 a las 21:39
  Responder

como convertir una lesbiana en heterosexual jajajajajaja

Opinión por:

quillanice

19 mayo 2013 a las 23:47
  Responder

Sra Claudia Plazas sera que ud quiere hacerse conocer hablando mal de Sofia Vergara, sera que sus escritos no se lo lee nadie, porque de periodista y sociologa sabe ud de lo que yo se de medicna un carajo. Ud no puede tapar el cielo con un dedo Colombia es un pais de narcotraficante, de guerrilla, de corruptos, de bandas criminales, de prepagos”que no creo que ud sea una de esa” porque esta bien feita y perdon por ser bien franco. Le aconsejo algo es mejor que se dedique a la sociologia que al periodismo, porque en esta carrera le va a ir bien mal

    Opinión por:

    edjogaro

    11 junio 2013 a las 21:32
      Responder

    cada quien puede opinar lo que quiera pero pienso que colombia es mucho mas que droga, gueriila y prepagos. y es nuestro deber precisamente el de mostrar esa otra colomia que no se conoce.

Opinión por:

dudo

20 mayo 2013 a las 0:46
  Responder

Claudia Plazas : menos mal que no se te nota la envidia. La columna fué un tratado digno del premio Pullitzer. No hay cuña que más aprete que la del mismo palo.

Opinión por:

luisfo

20 mayo 2013 a las 1:34
  Responder

Tienes razón en tu anotación al final de la columna. Debería siempre estar el intelecto por encima de la figura, Sobre el contenido total de la columna me parecen lógicos tus puntos de vista, pero debo admitir que desconozco el programa. Nunca le he gastado un minuto, por tanto me abstengo de emitir una opinión personal.
@luisfo1951 en Twitter

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.