BLOGS Actualidad

04
04
2013
Ezequiel López Peralta

Seducir: un arte a tu alcance

Por: Ezequiel López Peralta @citaconezequiel

El artículo anterior, “Carisma mata billetera”, tuvo muy buenas repercusiones y generó polémicas. Esa era la idea, así que gracias por tu participación. Es por eso que pensé en continuar con el desarrollo del tema, y además con El Espectador decidimos organizar una actividad que te presento más abajo, en la que espero que nos acompañes. 

Lo que vas a leer ahora es un extracto del capítulo #4 de mi libro “El erotismo infinito”, de reciente lanzamiento en Colombia y otros países de América Latina.

Más allá de descreer de fórmulas “infalibles”, la insistencia de varios periodistas ávidos de “tips sensuales” que me entrevistaron en estos años me llevó a formular algo así como un decálogo de la seducción. Más que un conjunto de mandamientos apunta a ser disparador de inquietudes y de ideas para seguir desarrollando tus capacidades.

Identificar los mejores atributos para seducir y aprender a lucirlos de manera apropiada. Inevitablemente tenemos características de imagen y de personalidad que podemos explotar para conquistar a la persona deseada. Para seducir no es necesario ser el varón o la mujer más bellos, sino saber aprovechar al máximo nuestras potencialidades.

La seducción es siempre “a medida. Cada persona tiene su singularidad y por lo tanto las estrategias que utilizamos deben contemplar sus características  y su situación particular.

Mantener el misterio. Ciertas dosis de misterio y ambigüedad dejan al otro pensando y en definitiva ése es uno de los objetivos de la seducción: ubicarnos en su mente.

Manejar las ansiedades. Si nos mostramos muy fácilmente accesibles y además “atosigamos” con nuestras necesidades afectivas, la otra persona se siente asfixiada y no nos valora como queremos.

Mostrar aspectos frágiles. La excesiva seguridad y la soberbia producen rechazo. Por lo tanto, es importante mostrar defectos que no estén valorados de manera negativa en nuestra sociedad y reírnos de ellos, lo cual además denota autoestima alta y seguridad.

Sorprender es seducir. Creamos la sensación de que en cualquier momento haremos algo impensado, rompiendo con las rutinas y lo previsible.

El otro es especial. Siempre nos seduce de alguien sentirnos especiales a su lado y ser tratados como reyes o reinas.

Aprender a leer y enviar sutiles señales corporales de atracción. Son aquellos mensajes (transmitidos generalmente mediante el lenguaje del cuerpo) que muestran nuestro interés por el otro y viceversa. Utilizar roces “casuales” nos sirve para conocer sus intenciones, manifestar las propias y seguir avanzando.

Utilizar los recursos básicos de la seducción como la mirada, la sonrisa y la voz. La mejor mirada es la que transmite algunas intenciones, aunque dejando cierto manto de misterio. La sonrisa puede variar, pero siempre resulta llamativa y atractiva. La voz sensual “acaricia” los oídos y puede ser por sí sola un estímulo poderoso.

Sedúcete. Si nos sentimos a gusto con nuestra propia imagen y con nuestra personalidad, actuamos con actitud positiva y eso se verá reflejado en el momento de seducir.

Si quieres saber más sobre el arte de la seducción, te invito a participar este martes 9 de abril en un hangout que realizaré, a las 10:00 am, a través del canal de Youtube de El Espectador. Los Hangouts de Google+ permiten crear videoconferencias para conectarse simultáneamente, a través de video y audio, en cualquier lugar. También permiten realizar reuniones virtuales y compartir documentos en tiempo real. 

Imagen de previsualización de YouTube

Categoria: Erotismo

3

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
3

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

r2d2xyz

5 abril 2013 a las 16:14
  

Si la seducción fuera por manuales yo andaría culi**do a toda horaaaa…aunque son buenas las sugerencias con las mujeres uno nunca sabe….toca un poco de acá, otro de allá, otro de algún lado e inventarse otro!!! pero hay algunas que no se necesita nada solo se van empelotando y papito responda con lo que tenga y agárrese de donde pueda…de todas formas vacano el recorderis porque a uno se lo olvidan cosas…oiga y tan rico que el sexo…solo deberíamos decir HÁGALE!!!

Opinión por:

estrellaerrante

5 abril 2013 a las 16:48
  

«AUNQUE EL MONO SE VISTA DE SEDA, MONO SE QUEDA» O «LO QUE NATURA NO DÁ, SALMANCA NO LO PRESTA» APRENDER A SEDUCIR!!! ESTE ARTICULO Y LAS MUESTRAS DEL LIBRO SOBRE LA SEDUCCIÓN, PARECEN LECCIONES PARA MEMORIZAR., PORQUE LA SENSIBILIDAD, LA SUTILEZA, EL REFINAMIENTO, NO SE APRENDEN. Y LAS MUJERES POSEEMOS INTUICION Y NOS DAMOS CUENTA DE INMEDIATO DE LA «CALIDAD» DE QUIEN PRETENDE SEDUCIRNOS. CLARO QUE ESO DEPENDE TAMBIÉN DE LA SENSIBILIDAD Y LA INTELIGENCIA DE LA MUJER. PERO EL QUE NO ES SENSIBLE, INTELIGENTE, O REFINADO, MOSTRARÁ «EL COBRE» MUY FACIL, SOBRE TODO CUANDO SE LE HA TRATADO DE ENSEÑAR A NO SER NATURAL, Y A APRENDER «ESTRATEGIAS» PARA LLEGAR A SER EL SEDUCTOR QUE NO HA SIDO NUNCA DE UNA MANERA NATURAL. CLARO QUE, COMO CON TODOS LOS LIBROS «MILAGROSOS», MUCHOS LO COMPRARÁN.

Opinión por:

shawnee

8 abril 2013 a las 11:21
  

Oyen, hace algun tiempo prudente un juez le puso 40 años a un tipo por cojerle el trasero a una mujer , sera eso verdad o puro cuento, yo no le cojo ndada a las mujeres de la calle pero si me entusiasmo cuando le cojo el trasero a mi novia y a ella le gusta.

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.