BLOGS Actualidad

05
05
2013
gonzalo  guerrero

Roy Barreras y los poetas malditos…

Por: elcides olaznog

Si hubiera más políticos que supieran poesía y más poetas que entendieran de política, el mundo sería un lugar un poco mejor para vivir en él. Jhon F. Kennedy.

Poetas malditos es el nombre con que se conoce un grupo de grandes poetas  franceses, entre ellos Arthur Rimbaud y Charles Baudelaire, caracterizados por su destino trágico y por el estilo misterioso y siniestro de su escritura.

 Los recordé esta semana en la finalización de la Feria del Libro en Bogotá, donde se presentó con bombo y platillos la obra de un poeta maldito criollo: el del senador Roy Barreras, flamante Presidente del Honorable Senado de Colombia. Y digo maldito no porque Roycito reúna las características que adornan a los mencionados en el acápite anterior. No. Le digo maldito porque ganándose todo ese cerro de millones que le pagamos los colombianos por su corbata en el Senado, se pone es a mariconear con poesía barata cuando debería más bien ponerse a trabajar.

La paz esté contigo, obra “poética” del senador de marras, es una obra mala. Pero con ella, Roycito quiere congratularse con las víctimas colombianas del conflicto armado, olvidando de paso que él es actual representante de una clase política podrida y ruin que es causa principal de todos los males que padecen esas víctimas. Sin embargo, ofrece la utilidad económica de la venta de su libro como si fuera la gran cosa. A lo sumo, unos veinte o treinta gatos lo comprarán y eso porque son de su familia o de su corte de amigotes, beneficiarios directos de su inmenso poder político.

También olvida el gran senador que al tratar de congraciarse con unas víctimas, atenta contra el resto de colombianos: yo siento que Roycito me hizo un cruel atentado porque intentó hacerme víctima de sus poemas. Por fortuna alguien me había avisado y no  acepté su amable invitación a leer su libro. A propósito, ¿conocerá Roy el significado del concepto griego Poiesis?

Por eso, caros lectores, les doy gratis un consejo de amigo: si alguien quiere demostrarle disimuladamente su antipatía a alguien, por ejemplo a la suegra, solo tiene que regalarle el bodrio de moda La paz esté contigo. Yo quisiera comprar, si aún no está agotado, unos tres ejemplares para regalárselos a Tavo Petro, a Juanma y a Piedadcita Córdoba. Pero no lo hago porque de reciprocité, de pronto me nombran en algún cargo distrital, o comisionado barrial de paz o jefe de prensa de alguna marcha patriótica. No joda, y yo con tanta criticadera no soy capaz de hacer lo mismo que critico: meterle la mano al billete público.

En Colombia muy pocos políticos que se atreven a cometer poesía o cuento o novela. Supongo que no es porque no puedan o no sepan sino porque a toda hora están muy ocupados en su titánica labor de hacer patria. En Colombia el conservador Guillermo Valencia fue un mal político pero gran poeta que nunca pudo ser presidente; en cambio su hijo Guillermo León fue también mal político pero pésimo poeta que, sin embargo, le alcanzó para ser presidente entre 1962 y 1966.

Belisario Betancur Cuartas, el poeta de Amagá, es hoy un señor bueno que logró ser presidente pero nunca confundió su trabajo con la poesía. Sin embargo, cometió el error de pensar que los actos de lesa humanidad que ejecutó el  M – 19, como el asalto al Palacio de Justicia, podrían tratarse a con una buena dosis de mensajes romanticones. Por esa razón hay versiones según las cuales en noviembre de 1985 hubo golpe de Estado. La poesía alimenta el alma pero no soluciona problemas de Estado.

Hay un caso mundial de un político – escritor: Sir Winston Churchil, Primer Ministro inglés, protagonista de la Segunda Guerra Mundial, que era un escritor mediocre pero dizque hablaba bueno. Por esa extraña circunstancia le dieron el Premio Nobel de Literatura en 1953 pero su obra, guardadas las proporciones, quedó en el mismo lugar en el que va a quedar la de Roy Barreras: en el anaquel familiar del olvido. Sin embargo, rescato que, al igual que Sir Winston Churchil, Roycito podría aspirar a algún premio especial. Si no existe, propongo crear uno que se denomine PREMIO NACIONAL DE POESÍA A LA INTELIGENCIA PARLAMENTARIA.

El ganador del premio, que este año será para el actual presidente del Senado por derecho propio, constará de un trofeo como el que les dan a los campeones de banquitas en el barrio Restrepo pero bañado en oro de 18 quilates, un viaje para 20 personas alrededor del mundo y una franquicia para el ganador consistente en seis meses de vacaciones, todo ello pagado por los colombianos que, pese a estar aguantando hambre, se sienten orgullosos de la inteligencia y talento de sus representantes legítimos en el Congreso de la República.

A la ceremonia de premiación asistirán todo los personajes que brillan con luz propia en el exterior: Shakira y Fonseca para que interpreten a dúo el Himno Nacional; Andrés Pastrana para que pronuncie uno de sus agudos e inteligentes discursos; Piedad Córdoba para que una vez más jure su entrañable amor por su patria, para que exalte la calidad humana del colombiano promedio, y que aproveche para hablar mal de Uribe e invitar, de paso, a la siguiente marcha patriótica. Y uno que otro extranjero como Bill Clinton, sin Moniquita, claro está, para que acaricie a una perrita callejera y le tomen muchas fotos para Soho, TV y Novelas, y media docena más de medios inútiles.

Con este pequeño sacrificio estará Colombia a la vanguardia en cuanto a la estimulación del talento literario en cámaras legislativas, asambleas departamentales y concejos municipales. Y será reconocida como una nación que no solo piensa en las necesidades de la gente sino también en el arte y en la ciencia, pilares indiscutibles del desarrollo de los pueblos, tal y como lo señaló García Márquez en su hermoso documento, La proclama, por un país al alcance de los niños, de la Misión ciencia, educación y desarrollo, en 1994.

 Colofón: según estadísticas serias en Colombia se leen 1,2 libros mensuales per cápita. Si mis compatriotas no aprovechan el libro de Roy Barreras para mejorar el promedio ya no es por culpa del presidente del Senado. Es por pura y física pereza de leer. De todas maneras, a quienes se decidan les recomiendo leer el libraco en calzoncillos. Eso da puntos de popularidad en las encuestas. O no, don Juanma…

 Twitter @elojodeaetos

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
0

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.