BLOGS Actualidad

Archivo de septiembre, 2012

23

09

2012

gonzalo  guerrero

Proceso de paz, farsándula y los colombianos…

Por: elcides olaznog

Como dice Alerta: increíble, espeluznante, huyyy. Hablé en estos días con un amigo de mi familia, ciudadano extranjero de las europas, que me soltó este comentario: según los medios de comunicación del mundo, su país siempre ha estado en conflicto. Pero llegué hace ya más de dos meses a Bogotá y veo que la gente vive como si estuviera en Suiza.  A qué se refiere, le pregunté. El amigo, con su español machacado me dijo: las páginas de los más importantes medios del mundo, personajes de la política, las principales ONG, hablan acerca del tema del proceso de paz del presidente Santos y las Farc. Pero en Colombia uno ve los periódicos, las revistas y las redes sociales y se nota que son muy pocos los colombianos interesados en ese trascendental tema. Me documenté – los extranjeros siempre se documentan – y puedo asegurar que no son cinco décadas de violencia, como sostienen algunos, sino más de seis, casi siete, que los colombianos llevan dándose plomo. Y ustedes, como si nada, dijo. Pero lo que más sorprende es la brutal sintonía de los programas de televisión como los realitys, bla bla bla…  El hombre me dio una radiografía de Colombia que yo no le pedí. Pero es verdad. Colombia es una nación de contradicciones crueles, de contrastes peligrosos. Para el colombiano común es normal que todos los días haya plomo, muertos, destrucción; robos al erario, desfalcos, sueldos y pensiones multimillonarias, rateros, atracadores, violadores, curas pederastas. Pero esas noticias no inquietan a nadie. Son muy aburridoras. Lo verdaderamente llamativo es la lucha por la subsistencia en “protagonistas de nuestra tele”, por ejemplo. Y así uno no quiera, abre Facebook, Yahoo, Hotmail, una revista, un periódico, y aparece inmediatamente la figura de ese esperpento que es el tal Óscar, un tipo casi tan famoso en Colombia como Radamel Falcao García, lo cual ya es mucho decir.  Otro de los temas que más han mojan prensa “nacional e internacional” es el embarazo de Shakira. Pero, uno se pregunta, ¿qué le quita o qué le pone si esta señora está embarazada o no y si el hijo es de Piqué, o de Antoñito? ¿Por qué tanto alboroto por un embarazo?  El tal Óscar es, de verdad, un sujeto tan simple, tan patético y tan ordinario que ni siquiera ha sido capaz de administrar su homosexualidad. Uno que no es tan inteligente pero tampoco tan bruto se pregunta de dónde sale toda esa popularidad que tiene en ascuas a los colombianos, y por qué un personajillo ridículo y grotesco como ese es más nombrado que Santos y Timoshenko. De dónde sale ese fenómeno social que hace que los extranjeros sospechen de la inteligencia de los colombianos…  Lo de Shakira es un poco más comprensible, pues a la larga es una artista de talla mundial que con su trabajo le ha mostrado al mundo una cara de Colombia un poco más digna que la que muestran políticos, narcotraficantes y criminales; (juemadre casi se me olvida poner la coma después de políticos). Pero más allá de eso, ni fu ni fa, entre otras razones porque ni vive en Colombia, ni se desvive por sus compatriotas. Hace unos meses hablaba argentino pero ahora habla español zezeado. Tan solo viene al país a cantar el Himno Nacional, presidente norteamericano de por medio, con la condición de que le permitan hacerle los arreglos a la composición de Oreste Sindice y Rafa Núñez.  Problema de cultura, de pedagogía, de meimportaunculismo, qué se yo. Pero lo cierto es, como dice mi amigo extranjero, a los colombianos les interesa mucho la farsándula pero no les importa un comino la suerte de su país. Un país en el que se vota y se elige a personajes como Merlano, Roy Barreras, Juan Manuel Corzo, Armandito Benedetti, los Name, los Guerra Tulena, Lucho “Beodín” Garzón, Samuel el Bobito, Noel Petro, Clara López, etc., es un país sin remedio, sin dirección, completamente perdido. Duele saber que la gente ignora cuánto le cuesta mantener la avidez de poder económico y político de nuestra clase dirigente. Para la muestra, unos cuantos botones:  La ministra María Ángela Holguín a instancias de su jefe Juanma se tira en Cartagena un cerro de millones en una cumbre improductiva, estéril e inservible, pero nadie dice nada. Los directores de los hospitales públicos, sin autorización oficial incluyen en la dieta de sus moribundos pacientes fino caviar, quesos suizos de elevada alcurnia, costosos y rancios vinos franceses, pero tampoco pasa nada; cuando los declaran culpables los sentencian a… casa por cárcel. Unos angelitos de apellido Nule en complicidad con los cándidos nietos de un ilustre general de cuatro soles se roban descaradamente otro cerro de millones del erario distrital, pero tampoco pasa nada. Y ahora, que Juanma se metió en la vacaloca de la reelección vía proceso de paz con las Farc, tampoco pasa nada.  No sé si es por pereza mental, pero mis amados compatriotas nunca analizan la situación política, económica, ni social de Locombia. Por eso los gobernantes hacen lo que les da la real gana, sin que pase nada. Se dejan gobernar ocho años por un capataz mayor y después eligen a un gentleman que sabrá de todo menos de equidad, de justicia social, de pobreza marginal. Por eso llegan al poder personajes expertos en encuestas, en pasarela, en maquillaje. Pero de aquellito nada.  Pase lo que pase en el tire y afloje entre Gobierno y guerrilla, mientras palabra vaya y palabra venga, ofensa vaya y ofensa venga, atentado vaya y falso positivo venga, Colombia ya no tiene redención. Estamos convencidos de que la paz no se logra con guerra, pero tampoco con diálogos en los cuales no están todos los que son. Porque también se ve que no todos los que están son.  En fin; es muy poco lo que podemos esperar de un país en el que a sus habitantes, a sus dolientes, les importa más un pinche reality que su propia situación. Una nación narcotizada con telenovelas, series de narcotraficantes – que no son más que la apología del delito –  fútbol, y realitys, misas, cultos, etc., no puede ser una nación viable. Mija: apagá y vámonos. Esto no lo arregla ni el divino p…   Colofón: si la ministra Holguín en su inservible cumbre de Cartagena a mediados de año dilapidó en tres días algo así como tres balotos de los actuales, ¿cuánto nos costará el proceso de paz de Santos, que se sabe cuándo comienza pero no cuándo acaba? Queremos la paz, eso no se discute. Pero, ¿quién nos la garantiza? ¿Quién pagará las montañas de dólares que costará el dichoso proceso? A propósito, ¿alguien ha oído hablar de reformas tributarias?

Categoria: General

TAGS:

14

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

09

09

2012

gonzalo  guerrero

Falcao y diez más…

Por: elcides olaznog

Vamos a empezar este comentario con una frase célebre, original y muy profunda que en la radio casi nadie la dice: “Se ganó y lo importante era sumar…”  Pero, más allá de la euforia por el contundente triunfo de Colombia ante su similar de Uruguay en el Metropolitano de Barranquilla, y con cabeza fría, debemos mirar con lupa las verdaderas circunstancias que rodearon el partido, y lo que viene.  Es cierto que Colombia derrochó calidad, buen juego y que en algunos pasajes del partido el equipo estuvo muy bien “conjuntado”, como dice Carlos Antonio Vélez, un señor muy conocido que sabe mucho de fútbol y de invención de verbos. Pero también debemos bajarnos un poco de la nube que rodea siempre una victoria de estas características y aceptar que aunque Uruguay exigió muy poco, cuando lo hizo se desnudaron ciertas deficiencias en el andamiaje defensivo de Colombia. No digamos que por culpa de Amaranto porque, pese a que ya está quemando sus últimos cartuchos en la Selección “absoluta”, el moreno estuvo por encima de las expectativas.  Abel Aguilar, un muchacho serio, ordenado y con personalidad en la cancha lo hizo muy bien pero no lo puede hacer todo. El caso es que hubo riesgo y en eso se debe pensar de cara al partido COMPLETAMENTE DIFERENTE que se jugará el martes próximo contra Chile en la difícil Santiago.  Pero, consideraciones técnicas aparte, hay algo que quedó muy claro: Colombia no es Falcao y diez más, como lo dice o lo insinúa parte de la gran prensa y los adoradores y adoratrices del ariete samario, que se cuentan por centenares de miles. Yo lo admiro mucho porque es, sin duda alguna, de lo mejor que ha dado el fútbol colombiano. Ha logrado en Europa  triunfos de la talla de los conseguidos en su momento por otro grande de Chibchombia: el Tino Asprilla. Pero no soy amigo de los endiosamientos mediáticos. Eso no es inteligente ni sano para el fútbol y mucho menos para el propio Falcao.  Tampoco podemos decir que Teófilo opacó al “tigre”, no porque no sea verdad sino porque decirlo pone en riesgo nuestra integridad física y moral. “Si no quiere ver sus mulas matadas no las mande a viaje”, dice una conocida tía…  De todos modos, la realidad nos dice que don Peke interpreta bien las circunstancias que rodean los partidos. Por eso, considero que en Barranquilla puso a los que eran. Y tal como se puede intuir, en Santiago va a haber cambios. Desde ya, no nos rasguemos las vestiduras si la alineación resulta diferente. Hay un viejo y a veces absurdo pensamiento en el fútbol según el cual  un equipo que gana no se cambia. Eso puede funcionar para un torneo doméstico mas no para unas eliminatorias. Las características del juego como locales en la “Arenosa” son completamente diferentes a las de la visita a Chile. Jugar con dos volantes de creación y con dos delanteros definidos es una proeza que sólo se puede hacer en Barranquilla, pero en el Nacional de Santiago podría ser un suicidio. Eso pienso pero quién sabe… El técnico tiene la palabra, y mientras gane o, al menos, no pierda, ni modos de contradecirlo.  A grandes rasgos, en el Metropolitano los jugadores  colombianos jugaron un buen partido, muy vistoso por momentos. Que hubo largos instantes de modorra y aburrimiento, pues sí, quién lo niega. Pero un análisis individual arrojaría que la figura no solo fue Teo por los dos goles sino James, por su inmensa calidad, entrega, visión de juego. Y me pregunto si, despojados de todo apasionamiento chimbo, hay algún colombiano que diga que la figura fue el Tigre… De resto, Macnelly muy bien, grande Camilo, muy bien Valencia, Armero, casi todos. El que menos se notó fue Ospina pero cuando le tocó respondió con intervenciones de lujo. Los colombianos con David en la puerta nos sentimos muy tranquilos.  Hay confianza, y esto es lo que vale. Vamos a Chile a demostrar que los tres puntos de Barranquilla no se ganaron por factores extradeportivos como el calor, la humedad o la falta de aire acondicionado en el camerino, como lo vomitó un periodista uruguayo, mediocre y resentido, al que se le salieron en un momento, al aire, todas sus frustraciones. A propósito, alguna vez le leí a Mario Benedetti, un uruguayo grande de la literatura, que Uruguay era “un paisito de mierda en el que no hay sino vacas y futbolistas”. Pero por más que he buscado no encuentro en qué equipos jugó Sergio Gorzi…  Ahora, bien; el trabajo de Colombia, de momento, es clasificar. Pero el objetivo debe ser más exigente. Únicamente clasificar es una meta pendeja. Si Colombia muestra una actitud como la del último viernes se podría pensar en jugar en Brasil 14 al menos 5 partidos. Eso sí sería avance. Porque jugar tres humildes partidos y salir por la puerta de atrás con la costalada de goles en el equipaje de Ospina no satisface a nadie. Y, aunque me digan de todo, pensar que la meta es ir al mundial es un pensamiento mediocre, conformista y arrodillado. Punto.  Colofón: Lo digo y lo repito. Como colombiano me siento orgulloso de lo que hace el Tigre Falcao en Europa. Pero en la Selección Colombia es un jugador, muy importante si se quiere, pero eso: un jugador… no un ídolo a quien haya que hacerle altares periodísticos, como en ciertas cadenas radiales…

Categoria: General

TAGS:

4

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.