BLOGS Actualidad

Archivo de agosto, 2012

25

08

2012

gonzalo  guerrero

Otra vez Petro, y olé…

Por: elcides olaznog

Fallé. Pido perdón. Había prometido no volver a referirme al alcalde de Bogotá, por una sencilla consideración humana: el muchacho está malo de la cabecita. Y me había hecho el propósito de no volver a decirle Noel, por respeto; por respeto a Noel Petro, aquel olvidado cantante, famoso en su momento no por sus canciones sino por la traga demencial que sentía por Claudia de Colombia.  La motola de don Noel nos preocupa, sin importar que su mal deba ser tratado por el neurocirujano o por el siquiatra, lo cual indica que, más que asesor de imagen, lo que necesita Petro es un asesor familiar que lo persuada de abandonar un cargo que le viene como cinco tallas grande. Nos conviene a todos: a él, a su familia y, por supuesto, a los ocho millones largos de bogotanos que nos habíamos ilusionado con un gobierno distrital no tan malo.  Porque, no nos digamos mentiras: nadie esperaba de Petro un gobierno bueno, porque el hombre de administración, nada; pero al menos esperábamos que no fuera pésimo. Y lo que es peor, si no se consigue el asesor familiar, todavía lo tendremos cuarenta largos meses dando palos de ciego en el Palacio Liévano.  Si la gestión del asesor familiar es efectiva, es decir, si convence a Petro de renunciar a un oficio que desconoce y que, de seguir así, lo va a mandar a veranear a Sibaté, mucha gente lo va a agradecer. Empezando por los torturad…, perdón, por los toreros.  Y si Petro renuncia, como debería, le aconsejo que cuando recupere su salud plenamente haga un cursito intensivo de administración pública, así sea por correspondencia para que no tenga que soportar la tortura de montar en TransAnimalenio.  Porque en esos armatrostes diabólicos lo van a manosear más que la prensa bogotana. Ya con un diplomita en administración podría volver a presentarse como candidato, esta vez en su pueblo natal, Ciénaga de Oro, Córdoba. Los cienagaorenses se lo merecen.  La salud del burgomaestre nos preocupa doblemente porque cada vez que se le ocurre una de sus brillantes ideas, currutuplum, ahí está la ambulancia para llevárselo. Y los pobres contribuyentes nos quedamos una o dos semanas sin luz, (no me refiero a la de Codensa) y sin norte, más desamparados que el senador Corzo y sus camionetas. Así ocurrió cuando prohibió el ejercicio del toreo con lo cual dejaba sin trabajo a un puñado de novilleros aficionados y a sus cuadrillas que no tienen, pobrecitos, nada más que hacer que entrenar durante semanas para darles certeras puñaladas a unos animalitos en apariencia bravos y que sólo son unos toritos de bella estampa que, mientras no los jodan, a nadie le hacen mal. Buena por Petro y olé…  La última recaída (esperamos que sea la última) fue cuando propuso crear un inmenso baretódromo para proveer bareta a los viciosos de Bogotá y municipios circunvecinos. La tía Empera que, como ya se sabe, es una vieja bruta y deslenguada pero certera, me llamó para decirme que si al flamante alcalde no se le habría ocurrido una idea más genial para pagar los favores de la campaña política. El caso fue que don Noel tuvo que recluirse nuevamente en la Clínica Santafé. Petro visita con tanta frecuencia ese centro asistencial que ya hasta le fían, me dijo un amigo busetero.  Por el correo de las brujas, que no son propiamente las cuñadas de uno, pero de fuente confiable, se dice que el problema de la cabeza de Petro consiste en que no soporta que sus subalternos no cumplan sus órdenes al pie de la letra. Además, dizque la feroz prensa bogotana lo tiene a toda hora con las pestañas pegadas al techo. Y que en  esas circunstancias en lugar de montar en TransAnimalenio monta en cólera y estrella el pocillo del tinto, el vaso del agua. El escritorio ya no aguanta un golpe más, dicen. Lo único que no estrella es la espada de Bolívar pero porque ya la pusieron lejos de su alcance.  Rumoran, además, que cuando sus subordinados ven que el alcalde se convierte en un irracional basilisco no lo soportan e inmediatamente le estrellan en la jeta la carta de renuncia. Ya en el corto tiempo de su mandato tiene en su mochila de campaña como cinco renuncias importantes, empezando por la del compadre Antonio. Y si le renunció el compadre Antonio a la Secretaría de Gobierno, pues algo de cierto debe haber en lo que la gente habla.  “Tiene uno que estar muy vaciao para aceptarle un cargo a Petro”, dicen por ahí, con más de un gramo de ironía. ¿Verdad, mentira? Averígualo Vargas, pero si es eso cierto, se necesita alguien que le administre dosis severas de valeriana a Tavo (porque él no sabe administrar nada) y le haga ver que una de las principales ciudades de América Latina debe ser gobernada por un gerente y no por un capataz, así este sea de Córdoba, o de Boyacá o de donde sea. Lo importante es que encuentre la diferencia entre una finca uribesca y una inmensa urbe con ocho millones de ciudadanos.  Noel Petro dice que hay muchos ricachones interesados en tumbarlo. Pero no es así. Él solito se está tumbando porque está empeñado en ser el Joseph Stalin chibcha: “el que no está conmigo está contra mí”. Y lo fusilo. Bueno, en este caso, lo obligo a renunciar. O lo califico de oligarca.  Pero Petro lo que no comprende es un detalle así de chiquititico: la gente – tanto la de arriba como la de abajo, incluida la del Polo – no le entiende porque los bogotanos más inteligentes tenemos, sin embargo, un promedio de inteligencia muy inferior al suyo. Ni la protointeligencia de Tavito ni su megatalento dan para gobernar guaches infradotados mentales. Por esa cruel circunstancia de estar Petrico tan arriba de los brutos bogotanos y tan abajo en las encuestas, los colombianos nos vamos a perder el honor de ser gobernados por un presidente como él. Y el mundo tendrá que decir que los colombianos, por bestias, perdimos la oportunidad histórica de convertir este malhadado país en un paraíso terrenal…  Colofón: los bogotanos de camándula y escapulario, rogamos a la Virgen de Bojacá por la salud de nuestro alcalde Petro. Que baje sus ojos misericordiosos hacia él y que no tenga en cuenta que Tavo está estudiando para ganarse el antihonor de ser el gobernante capitalino más malo de toda nuestra historia. Superando – lo cual ya de por sí es dramático – a Luchito y al dúo de oro Samuel & Clarita. Que la Virgen le restablezca la salud mental para que tenga el valor ciudadano de aceptar que Bogotá le quedó grande y que lo devuelva a la oposición, ámbito en el que nuestro inefable Gustavo es un verdadero experto. Que así sea.

Categoria: General

TAGS:

39

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

12

08

2012

gonzalo  guerrero

Mariana, Mariana, un cantar de gesta

Por: elcides olaznog

Pocas veces, como el viernes 10 de agosto antes del mediodía, los colombianos tenemos la inmensa dicha de llorar de la emoción por el triunfo legítimo y épico de un deportista nuestro.  No sé mucho de Mariana Pajón, al menos no más de lo que sabe la gente del común. Pero verla en el templo del deporte olímpico en la parte más alta del podio con su medalla dorada, y entonando el Himno Nacional en esas circunstancias heroicas, hace que uno se  transforme y se le amparogrisalesee la piel. Es un momento sublime en el cual uno como compatriota de la bella Mariana olvida que hay problemas, que hay hambre, crímenes, injusticia social, congresistas; se olvidan por un instante los robos de los Nule, de los Moreno, las salidas “olímpicas” de Merlano o de Piedad. O un poco más reciente, las brillantes declaraciones de Roy Barreras. Cómo sería mi dicha que durante por lo menos diez minutos olvidé que el alcalde de Bogotá es Noel Gustavo Petro. Sí, amigos, por un instante fugaz, fui feliz. Y estuve a punto de mandar tanquear, de mi raquítico bolsillo, las camionetas del senador Corzo.  Sólo por eso, gracias Mariana. Pero, para ser justos, debemos decir que ella es la portaestandarte de la brillante participación de Colombia en Londres 2012 porque trae el oro; pero no podemos ignorar las inmensas gestas de Rigoberto, Carlos Mario, Jackeline,  Catherine, Yuri, y de los dos Óscares, Figueroa y Muñoz. Todos ellos, grandes, negros, blancos, COLOMBIANOS. Ni siquiera establecemos diferencias entre el bronce y la plata. El esfuerzo fue descomunal, y nuestra alegría del mismo tamaño. Y que levante la mano el colombiano normal que mientras veía imágenes en la televisión no pudo “evitar que los ojos se me agüen”, como dice la bella canción del inmortal Jairo Varela y su Grupo Niche.  Para comprender un poco más la grandeza de este puñado de muchachos, basta con darle una rápida mirada a la historia de Colombia en los olímpicos. Mi amiga Wiki, que todo lo sabe, me dio los siguientes registros: Colombia ha participado en 18 olimpiadas, desde Los Ángeles 1932, con dos deportistas (hombres). La participación en número de atletas ha crecido de manera constante hasta llegar a 67 en Pekín 2008 y 104 en Londres 2012. La primera vez que participaron mujeres en la delegación colombiana fue en México 1968 con 5 bellas. También el número de mujeres ha crecido: 19 en Sídney 2000, 21 en Atenas 2004, 24 en Pekín 2008 y la magnífica cifra de 58 en Londres 2012. Con un detalle adicional: en esta última versión fue mayoría de mujeres pues sus compañeros varones fueron en esta oportunidad 46. Los registros dan cuenta de que en todas las participaciones se han logrado 19 preseas, de las cuales 9 son femeninas y 10 masculinas. ¡Bravo por las bellas!  Claro, con la euforia dorada de Mariana nos podemos dar el lujo de olvidar, por ejemplo, que en Montreal 76, Moscú 80 y Atlanta 96 no trajimos ni una infeliz de bronce. Y que en Los Ángeles 84 sólo hubo una plata; en Seúl 88 y Barcelona 92 sólo ganamos un humilde bronce en cada cita. Y, en el 2000, unita mera, pero esta vez de oro por cuenta de la morenaza dorada, María Isabel Urrutia.  La historia da para pensar que pese a la mala y en ocasiones pésima administración del recurso económico por parte de nuestros dirigentes, al deporte olímpico colombiano progresa. Y eso es bueno porque para Río de Janeiro 2016 Colombia está obligada, mínimo, a igualar lo logrado en Londres 2012. Ojalá los dirigentes comprendan que cuando se administran los recursos con honradez, todo el mundo gana.  Capítulo aparte debemos dedicar a los deportistas que compitieron pero no ganaron. Algunos de ellos regresan con un diploma de consuelo. Pero quienes ni eso lograron, también merecen un saludo especial. Debemos recordar que las olimpiadas no son de dos semanas y media, pues empiezan mucho antes con las pruebas de clasificación en el ciclo olímpico. Por eso los 104 colombianos que finalmente nos representaron en la parte final de los juegos, y el ejército de entrenadores, auxiliares, ayudantes, etc., de alguna manera difícil de explicar, también son ganadores y dignos de un reconocimiento especial. A todos ellos, muchas gracias.  Ya habrá tiempo para balances fríos y cuentas claras; para ver errores y buscar la manera de corregirlos con miras a Río 2016. Pero por esta semana, a gozar con la Reina Mariana y su corte de triunfadores que por momentos nos regalaron la dicha que tantas circunstancias adversas nos han negado. Colombianos, gocemos esta alegría hoy única en nuestra historia y renovemos de una vez por todas la que nos había dado Colombia hace ya 19 años con el archifamoso 5 – 0 en Buenos Aires. Olvidar esa proeza no es negarla; es renovar la esperanza hacia Río 2016 con un presente magnífico: 8 hermosas medallas más colombianas que la cumbia y el porro; que la arepa antioqueña y el ajiaco santafereño…  Colofón: pese a estar a años luz de Estados Unidos y de China, podemos decir que en el ámbito de América Latina somos potencia en deporte olímpico. Somos terceros después de Cuba y Brasil. Y estamos por encima de México con todo y su oro en fútbol, y varios escaños arriba de los megalómanos argentinos. El puesto 36 entre 205 naciones es un lugar para nada despreciable. Por el contrario, nos sirve para decir con el corazón henchido de orgullo y con los ojos brillantes de emoción: ¡Colombia es grande, carajo!

Categoria: General

TAGS:

4

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.