BLOGS Actualidad

Archivo de agosto, 2011

27

08

2011

gonzalo  guerrero

El video de Martino y el mercado de ilusiones

Por: elcides olaznog

Bienvenido “Tata”. Bien ido “Tata”. A los colombianos nos querían vender una falsa ilusión. Los medios nos hicieron creer que con la llegada de Gerardo Martino los problemas de Colombia se iban a solucionar de un tajo. Que pagarle alrededor de 300 millones de pesos mensuales a un técnico – que hasta hace poco era asistente de Marcelo Bielsa en Argentina – era prenda de garantía para estar en Brasil 2014 y que automáticamente la imagen del país iba a subir como espuma. No. Como dicen en mi pueblo, esa no es la mama del chivo, amigos de la Federación. Un técnico colombiano como Juan Carlos Osorio o nacionalizado como Julio Comesaña, pueden hacer un buen trabajo, honrado, sin aspavientos, por muchísima menos plata. Y que me perdone Juanma, el pre, que quiere un mago extranjero. El problema no es el nombre del técnico. Como será que hasta el Bolillo habría podido, si no fuera tan…, mejor dicho, si se hubiera educado un poco. Claro que la sabiduría popular dice que “la mona, aunque la vistan de seda, mona se queda”. Permítanme hacer estas cuentas, parecidas a las de un artículo de hace un par de semanas. Se busca un técnico para un proceso de un poco más de dos años, en el que sólo se puede trabajar con el grupo de convocados a lo sumo una semana antes de la fecha respectiva. Son 16 partidos oficiales, unos cuantos amistosos y pare de contar. El precio, como decía Pacheco, alargando la elle: unos 8 mil milllllones de pesos… sólo para el cuerpo técnico, es decir, sin contar los gastos de los sacrificados dirigentes ni los millones que se gana el “manager” de selecciones. Pero bueno, millones aparte, veamos lo deportivo. Están en contienda nueve equipos. No nos digamos mentiras, amigos lectores, pero de esos nueve el trío Bolivia, Venezuela y Perú, salvo que pase algo verdaderamente extraordinario, podría decirse que entran “eliminados a la eliminatoria”. Quedan seis: Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Colombia y Ecuador para disputar cuatro cupos. Si hubiera lógica, que en eliminatorias la hay, aunque se diga lo contrario, a lo sumo se podría hablar de verdadera competencia entre Chile, Ecuador y Colombia por un cupo. Los demás entran porque entran. Se van a acordar de mí. ¿Se imaginan un mundial sin Messi o sin Nicolás Leoz? ¿Olvidan que siempre el último partido es Uruguay – Argentina, para cuadrar cuentas? Recordemos que aún existen los árbitros de carne y hueso, es decir, los que se equivocan pero casi nunca a favor de Perú, o de Venezuela, o de Bolivia, o de Colombia. ¡Son humanos! Supongamos ahora que hacemos una campaña de lujo y clasificamos por encima de Uruguay o de Chile. ¿Se justifica tanto derroche de dinero, recursos, gritos, lágrimas, tinta de periódicos, cámaras de tv, tanta verborrea radial, etc., para jugar tres tristes partiditos? Amigos, no me digan que de veras están ilusionados con ver a Colombia en cuartos de final. Se me dirá que esta es una visión pesimista. Tienen razón quienes piensen así. Pero por lo menos no compro ilusiones y ahorro lágrimas. Porque, digámoslo con todas las letras: mientras los dirigentes sean los que son, mientras los intereses de los dueños de la Federación estén por encima de lo meramente deportivo, mientras el fútbol se maneje a las patadas, y no propiamente en la cancha, Colombia no va a estar en un mundial de fútbol. Pónganle la firma, amigos. Y no, no soy anticolombiano. Incluso con las antiguas selecciones de nuestros amigos renunciados de esta semana gocé de lo lindo. Disfruté la magia del Tino Asprilla, la inteligencia rápida del lento e hipnotizante juego del Pibe Valderrrama, los misiles de Valenciano, la fuerza del Tren Valencia, las g… perdón, la verraquera que le imprimía Leonel, las locuras de Higuita, o la seguridad en los tres palos que nos regalaba Óscar Córdoba, la fortaleza física y el empuje de Rincón… Quién no recuerda la genialidad del “Bendito” Fajardo, la lucidez y el dominio de Diego León Osorio, la seguridad y presencia de Andrés Escobar en la zaga, las salidas del escurridizo Chontico Herrera por el “andarivel derecho”, etc. (Perdón, profesor Vélez). De modo, mis amigos, que lo ideal – y de eso se debería encargar la opinión pública con el apoyo de Juanma, el pre, – es presionar para que el técnico sea un honrado trabajador colombiano, con carácter suficiente para no dejar meter manos sucias en sus convocatorias, y menos en sus alineaciones. Y dejarlo trabajar en paz desde los micrófonos. ¡Miércoles, pero habíamos dicho que no sobáramos con falsas ilusiones! Colofón: Alexis García es un señor que sabe mucho de fútbol; como jugador fue excelente y exquisito en el trato del balón, buen compañero y todo lo que quieran. Desde hace unos años realiza un productivo proceso con Seguros la Equidad, pero para Colombia no es conveniente porque está muy “contaminado” con la filosofía chavochapulinesca del perder es ganar un poco y con la perversa manía rosquera de que sólo los jugadores antioqueños tienen méritos para integrar una Selección Colombia. Punto. Nos vemos la otra semana.

Categoria: General

TAGS:

22

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

20

08

2011

gonzalo  guerrero

Política de campo de tejo

Por: elcides olaznog

En Colombia la política es de campo de tejo. (Y que me perdonen mis primos allá en la vereda). Todo lo que ocurre aquí es tratado con tal banalidad que más parece tema de jartar pola encima de un bulto de papas que un asunto de interés público. Sólo basta darle una ojeada a los foros de los principales medios periodísticos para comprobar la pasión sin fundamento con que se tratan temas tan importantes para la vida nacional.

Si billorroban los Nule, de la mano de los hermanitos Moreno, la gente en la calle no los baja de (mejor no lo digo porque de pronto no me publican el artículo). Palabras de grueso calibre condenan a los implicados. Esas palabras van siempre unidas a los mensajes que dicen, simplemente, que en Colombia la justicia es para los de ruana porque a los poderosos no los castigan. Y se despotrica de los jueces, de las altas cortes, de los códigos. Todo ello mientras baja la espuma de los acontecimientos. Después, ¡nada!

Si el boom del momento es Uribe, o Piedad Córdoba, o José Obdulio, o Bolillo, todos ellos personajes públicos, no se encuentran por ningún lado (ni siquiera en los columnistas reconocidos) un mensaje producto del análisis, de la inteligencia, de la prudencia, de la sindéresis. Estos y otros personajes dividen – no al país sino a su gente, a la opinión de la gente – y polarizan. No hay quien “se ponga en los zapatos” de los protagonistas para intentar comprender su punto de vista. Y empiezan a zampar epítetos a diestro y siniestro, se le tira a lo que se mueva, en fin. Todo ello al amparo de la libertad de opinión porque, gracias a Dios y a nuestro marcado folclorismo, aquí todavía no se ha venezualizado ni ecuadorizado la prensa y hasta el ciudadano de a pie puede opinar. Pero de construcción de conciencia política, ¡nada!

A propósito de la intervención del ex presidente Uribe en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, a uno como ciudadano común le queda como de pa´rriba – como decía mi abuelo – aceptar que la dignidad de la Presidencia de la República se rebaje tanto como para que su dignatario, en este caso Uribe, meta en un baño, así este sea de mármol italiano y lavado con el más exclusivo perfume francés, a una congresista para suplicarle de rodillas que vote por la reelección. El talante de Uribe no daría para eso, creo. También cuesta creer que Yidis Medina, con soberbia investidura, y por más extracción humilde que esgrima, sea capaz de dejarse meter a un baño para fines tan bajos. Quizás para otros propósitos se justifique esa metida a un sitio tan íntimo, pero este comentario es de política, no de farándula negracandelista.

Lo triste del caso es que ese tema ordinario y ruin, de quinta, como dicen las señoras que andan con el dedo meñique entablillado, es motivo de comentarios de la más rancia estirpe colombiana. Samper Ospina se gana su billetico (azo) con 25 o 30 comentarios consecutivos en su columna de la Revista Semana, opinando sobre la micción de la señora de marras. Pero ni siquiera tiene un poco de piedad (con minúsculas) con las maticas que tuvieron que haber muerto por causa del líquido excrementicio depositado en ellas por Yidis. (A propósito, ¿vieron las fotos de Yidis en la revista Soho? Se las recomiendo).

Los numerosísimos opositores de Uribe gastan saliva, cuartillas y harto presupuesto público, no tratando de explorar la verdad, el fondo del asunto en búsqueda de la verdad, sino tratando de allegar pruebas acerca de las intimidades de la señora Medina y de la forma como ella se echó una palaciega orinadita en las matas y delante del presidente.
Lo dicho. Esta es una nación grande en donde aún queda suficiente humor para burlarnos de nuestras propias desgracias, no solo mediante el chiste pendejo sino mediante la inhumana indiferencia. Nos indignamos cuando vemos en los noticieros que un alto político del Chocó, por ejemplo, se roba la bienestarina de los niños pobres, para vendérsela a los porcicultores (léase criadores de marranos). Nos indignamos, digo, porque el alimento lo aprovechan los humildes cerditos en lugar de los niños desnutridos, por decir sólo un ejemplo, pero nos cag, perdón, nos juagamos de la risa cuando el mismo cuento lo echa “Don Jediondo”, o “Alerta”.

En Colombia se condena a un celador a cinco años de cárcel por robarle el esfero – no propiamente kilométrico, eso se entiende – a un ejecutivo de una multinacional. A un muchacho le meten cuatro años por tocarle las insinuantes posaderas a una jovencita. Esto, desde luego, es un acto de muy mala educación, por decir lo menos, pero hasta la misma víctima declaró que la condena era “un poquito” exagerada. Pero a los que roban billones se les da casa por cárcel o los encarcelan en residencias con servicios de hotel cinco estrellas, con chef especializado en los gustos gastronómicos del ladrón, muy buena provisión de whisky y de viejas de la mala vida, etc. Y la opinión pública ni fu ni fa.

Iba a terminar con el tema de los malos entrenadores de fútbol, casos igualmente graves que quedan siempre en la impunidad, pero temo que mis exiguos lectores me tilden de danielsamperospiniarme con la repetición de la repetidera. Mejor me espero hasta el próximo fracaso. Punto.

Categoria: General

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

13

08

2011

gonzalo  guerrero

La Selección de Bolillo

Por: elcides olaznog

No voy a hablar del bochornoso incidente protagonizado por nuestro seleccionador nacional. De ese tema ya se han ocupado la opinión pública nacional y un poco la mundial. De todos modos, mala conducta y mala imagen de Colombia aparte, se debería aprovechar la “coyuntura” y llamar a alguien  que esté por fuera de la contaminación que reina en el fútbol colombiano, para repensar el futuro de la Selección Colombia de cara al Mundial Brasil 2014.

Bolillo y Maturana representan el pasado glorioso del fútbol colombiano, entre otras razones porque le heredaron a Marroquín una pléyade de talentos de talla mundial. Jugadores como el Pibe Valderrama, Tino Asprilla, Valenciano, Tren Valencia, el mismo Leonel, Chicho Serna, etc., no se dan todos los días. Acabada esa generación, Colombia se relegó a su lugar natural: de media tabla para abajo. Por favor, amigo lector, no me vaya a lapidar porque lo que digo es cierto, por más que nos duela. Sólo basta mirar los resultados desde el mundial de Francia – 98.

No sé puede tapar el sol con las manos. Esta frase insulsa y machacada sirve, sin embargo, para radiografiar el momento de la Selección Colombia. La participación de Colombia en la Copa América de Argentina si bien no es definitiva para sacar conclusiones, sí lo es para vislumbrar (visionar, dicen los comunicadores de moda) el tortuoso camino que les espera a los aficionados al fútbol colombiano, es decir, a esa masa ignara de compatriotas ilusionados con ver a Colombia en el certamen a donde sólo van los mejores 32.

Y hablo del tortuoso camino de los aficionados porque de la otra parte están los que nada pierden y sí ganan mucho. Me refiero en primera instancia a los dirigentes (incluido el inefable Pachito Maturana) que viajan por el mundo en primera clase, se alojan en hoteles 5 estrellas, paladean excelente whisky 18 años, disfrutan de las hetairas de la más alta estirpe y andan con abundantes dolaretes en sus carteras, todo por cuenta del bolsillo de los aficionados que pagan por entrar al estadio, que pagan impuestos, y que consumen productos y servicios que anuncia la TV. Y sin más mérito que pertenecer a la elite que maneja el futbol colombiano sin que nadie, ni siquiera el alto gobierno, les pida cuentas. 

También los jugadores ganan porque tienen excelentes sueldos, magníficas primas, viajan por el mundo, etc. Como dice el filósofo de marras, pierden pero ganan un poco.

Una mirada un tanto descorazonadora muestra que para el próximo mundial Colombia entra al baile a disputar un cupo. Ya no hay más. Veamos por qué: participan por Suramérica cinco selecciones en forma directa. Brasil por ser el anfitrión, no participa en eliminatorias; va por derecho propio. Hay tres cupos “fijos” para Argentina, Uruguay y Paraguay. (No abran los ojos que no les voy a echar gotas). Sí, leyeron bien, Paraguay, incluso por encima de Chile, esta vez sin Marcelo Bielsa.

El otro cupo, para el cual se van a emplear poco menos de dos años de falsas expectativas, será para las cenicientas tradicionales (créanme que me duele la expresión): Chile (primera opción, sobre el papel), Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia. En este orden y que me perdone don Simón Bolívar por los cinco últimos.

No nos digamos mentiras ni nos rasguemos las vestiduras. Lo que se escribe aquí está apoyado en las estadísticas. Amigo lector: antes de recordarme a mi adorada viejecita, la dulce autora de mis días, recuerde las pasadas tres eliminatorias. ¿Le da pereza recordar? Pues a mí no. Empieza el torneo y Colombia en los tres primeros partidos – dos de ellos de local – logra dos empates. Pero no importa, todavía queda mucho por jugar, dicen Hernández Bonnet y el “profesor” Vélez. Luego gana un partido contra, digamos Bolivia, y la esperanza renace. Pero después toca contra, digamos Argentina, y pasa lo que tiene que pasar. Pero tampoco importa. Ese no es rival directo, como dicen los pontífices del micrófono.

Abreviemos. Pasada la primera parte de la segunda vuelta, en el periodismo deportivo aparecen las calculadoras. “Matemáticamente no estamos eliminados”. Aquí todavía los pontífices hablan en primera persona del plural. Emerge también la filosofía barata: “mientras haya vida ha esperanzas”.

El final ya se sabe. Se oye en la radio: Colombia no clasificó porque bla bla bla bla. Obsérvese que en este momento ya se habla en tercera persona del singular. Mientras haya esperanzas somos todos. Cuando ya está perdido todo son los otros. Y salen los dirigentes deportivos, todavía oliendo a whisky y a jabón chiquito, a decir: “Aún es muy pronto para sacar conclusiones. Nos vamos a sentar con el cuerpo técnico para hacer un balance y establecer responsabilidades”.

Ya veremos por ahí en noviembre o diciembre de 2013, poco después de la debacle: “hay que pensar en un buen técnico para empezar un proceso con miras al mundial 2018. Para ese tiempo, con un trabajo serio y planificado tendremos equipo para estar entre los cuatro mejores del mundo. Nuestra prioridad no es (otra vez la primera del plural) la Copa América ni la Copa de Oro. Nada de eso. A partir de este momento todos unidos sólo pondremos los ojos en el mundial del 2018. Lo van a ver.

Yo, por mi parte, voy a seguir viendo partidos de las ligas europeas. Y me propongo no mezclar a Messi con Choronta Restrepo ni a Casillas con Agustín Julio. Estoy mamao con los dirigentes de Santa Fe y Millonarios, con su subdesarrollo mental.

Colofón: Nuestro problema no es de jugadores. Mal que bien, pese a que ya no estamos en la era Pibe Valderrama – Tino Asprilla, lo que necesitamos es un técnico que en un verdadero proceso nos enseñe a pensar en grande o por lo menos que nos oriente a trabajar en contra de nuestro subdesarrollo mental.

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.