BLOGS Cultura

Tags de Posts ‘premios oscar’

05

02

2014

elmagazin

El dinero, aquella religión

Por: elmagazin

Lobo (1) Juan David Torres Duarte ‘El lobo de Wall Street’ es el vigésimo tercer largometraje de Martin Scorsese. El filme, nominado en los Premios Oscar a mejor director y mejor película, retrata el exceso y la carencia de moral de un potente estafador, Jordan Belfort. ¿Es una mera exaltación sin sustancia? Un artículo de la revista Forbes bautizó a Jordan Belfort como ‘El lobo de Wall Street’. Belfort, ofuscado, criticó la publicación, criticó el mote. El apodo, sin embargo, llamó a estridentes oportunistas de aquí y allá, que arribaron a su oficina en coro religioso para pedirle una oportunidad de trabajo. El artículo, más allá de eclipsar su imagen o cuestionarla, la potenció: permitió que Belfort adquiriera una fama de mayor grado y que su negocio fuera incluso tildado como una forma de salvación. Belfort —interpretado aquí por Leonardo DiCaprio— vendía acciones de empresas chatarra; así formó su fortuna y construyó su breve imperio. El filme, dirigido por Martin Scorsese —Pandillas de Nueva York, La invención de Hugo Cabret, El aviador—, está basado en las memorias de Belfort, un corredor de bolsa que pagó 22 meses de prisión por fraude en Estados Unidos. Además del recorrido por su carrera, desde sus inicios en la firma Stratton Oakmont, El lobo de Wall Street retrata los excesos de su protagonista: dosis diarias de droga y sexo ilimitado, todo patrocinado por una abundante fortuna producto de la ingenuidad ajena. Puesto así, el filme apenas dibuja la vida superficial de un hombre que encontró un nicho y lo explotó hasta la saciedad. De un hombre con carencias morales y sin profundidad espiritual. A ello apunta, por ejemplo, la crítica de Manuel Kalmanovitz en Semana. “El lobo de Wall Street no tiene ninguna tensión interna, ni moral ni de otra especie. Para el personaje central, el dinero es un fin en sí mismo, no importa cómo lo consiga. A diferencia del protagonista de Buenos muchachos (otro de los filmes de Scorsese), que tenía ataduras emocionales y sentimentales con el crimen (‘desde que era niño quería ser un gánster’, decía) los deseos del personaje central acá son simples: ‘Siempre quise ser rico’”. Kalmanovitz apunta, al cierre de su crítica, que hubiera sido mejor reemplazar algunas de sus escenas orgiásticas por más “perspectiva”, “para que no se quedara en la celebración vacía de un estilo de vida”. El lobo de Wall Street, sin embargo, no es la “celebración” de valores carentes de sentido. Que el personaje de un filme no tenga tensión moral, no significa que pierda dimensión. De hecho, gana en perspectiva: a través de un personaje como Jordan Belfort, que carece de toda piedad, Scorsese y DiCaprio crean una imagen de esa sociedad que permite su crecimiento, que lo deja crear fortuna. “Siempre quise ser rico” es la declaración de un hombre casi típico en ese entorno: ésa fue, en buena parte, la razón de los narcotraficantes para ser cuanto fueron (y son). Jordan Belfort es un arquetipo de la sociedad de consumo, creado y apto para sobrevivir en ella. ¿No es posible encontrar, a través de su imagen, el reflejo mismo de una sociedad subyugada al mero crecimiento económico, al valor de demanda y oferta? De esa opinión es el crítico de cine Pedro Adrián Zuluaga. “Creo que la película de Scorsese es un tesoro de nuestro tiempo y una radiografía exacta –en términos artísticos– de las mafias que nos merecemos: autorreferenciales y sin ningún código distinto al del dinero”, escribió en la revista Diners. Retratar la estafa y la mafia tal como son, en su mero objetivo de conseguir dinero y prestigio, es un modo de retratar su moral: aquella sometida a la economía, aquella que no juzga ni pretende imponer paradigmas, sino sólo precios y balances. Una moral muy parecida a la de una sociedad en plena crisis económica. El filme de Scorsese no “celebra” los valores vacíos; hace de ellos un motivo para hablar de una sociedad vacía de valores reales. Y el filme, incluso, va más allá. En una de las escenas, Belfort anunciará su retiro. Sin embargo, a último minuto, tras una reflexión intempestiva, se arrepiente. En frente de todo su equipo de trabajo, que tiene las miradas puestas sobre él, en actitud de espera, de profecía, Belfort dice que se queda, que allí estará hasta que lo saquen, y su público responde entusiasmado, gritando y abrazándose, como en una celebración baquiana. Entre eso y una congregación de religiosos en plena exaltación de su fe no existe mucha diferencia. Scorsese explora las virtudes religiosas de la economía, y cómo Belfort es, en sí mismo, un líder religioso. Su dios es el dinero; su Biblia, las acciones de empresas chatarra. Belfort dirige aquella iglesia hasta el punto que hace llorar a uno de sus trabajadoras al recordar uno de los múltiples favores que le hizo. Favores de dinero, por supuesto. El fervor del dinero, el fervor de su puesta en escena: en dichas esferas explora El lobo de Wall Street la tendenciosa y cada vez más arraigada afición al éxito, al progreso, a la adquisición. ¿Todo esto carece de sustancia y se queda apenas “en la simple anécdota”, como afirmó Oswaldo Osorio en el sitio web Cinefagos? El filme carece, en efecto, de la perspectiva de las víctimas. No existe ningún momento en donde sea posible observar el efecto de los actos de Belfort sobre sus estafados. Scorsese, sin embargo, no está en la obligación de mostrar todas las perspectivas: no es un documental periodístico ni un registro de la memoria de las víctimas, es un filme. El arte siempre presenta fragmentos, perspectivas apenas mínimas de un mundo más amplio y en ellas excava hasta que encuentra ciertas luces. En un trozo encuentra un todo: en Belfort, Scorsese encontró a una sociedad ávida de dinero, expulsada de sus propios límites por decisión propia. Y eso da valor a cada fotograma.

Categoria: General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

17

02

2012

elmagazin

Retrato de familia

Por: elmagazin

Después de siete años de ausencia en el cine, Alexander Payne recibe cinco nominaciones a los premios Oscar con su nueva película ‘The descendants’.

Lorena Machado Fiorillo (*)

Matt King corre por la arena convencido de que entre más veloz sea, entre más rápido el viento golpée su rostro, así mismo se irá el dolor que siente y tal vez de ese modo la ira que guarda se esfumará de a poquitos. A la derecha, el mar de Hawái, azul, mezclándose con el atardecer, a la izquierda, casas de playa, niños haciendo castillos de arena, de frente él, ¿Él? ¿Lo está imaginando acaso? ¿Quién trota en dirección contraria a la suya será el hombre que ha estado buscando por días? ¿El amante de su esposa en coma? ¿Él?

Categoria: De fondo

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

09

02

2012

elmagazin

La extraña

Por: elmagazin

En un pueblo del Mississippi en los años 60, una joven decide escribir sobre el trato que las señoras les daban a sus criadas negras.  “The help”, dirigida por Tate Taylor, es una de las nominadas a los premios Oscar como mejor película.

Lorena Machado Fiorillo (*)

Mirarlas en esos vestidos ceñidos, con peinados estáticos que ni se perturban con el viento, verlas ahí como figurines de la tradición, dueñas de hogares sin alma, esclavas de las apariencias, los comentarios y los juegos de cartas, dispuestas únicamente a parir herederos para ignorarlos la mayor parte del tiempo y arrojárselos con desprecio a las criadas, mirarlas así, en las mañanas, en las noches, mirarlas y aborrecerlas porque pululan como la peste.

Categoria: Cine

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

15

06

2010

elmagazin

El secreto de sus ojos: Retrospectiva del alma

Por: elmagazin

 El Secreto de sus ojos

Mónica Sarmiento Duque

El secreto de sus ojos, cinta ganadora del Oscar a la mejor película extranjera, dirigida por Juan José Campanella, constituye una historia sorprendente cuyo origen tiene lugar en los sucesos desencadenados a raíz de una investigación judicial.  La muerte brutal de una joven maestra que gozaba al reunirse al medio día en su casa a ver con su esposo la serie norteamericana Los tres chiflados marca el comienzo de una historia que produce vértigo emocional.

4

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Enlaces

  • Premio Guillermo Cano
  • Desde mi punto de vista
  • Dedicatorias
  • Canción
  • Sueños de fútbol
  • La esquina del cuento
  • El Caminante
  • Donde termina mi nombre pdf
  • Historia
  • De fondo

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.