BLOGS Cultura

Archivo de Categoría ‘La esquina del cuento’

25

03

2015

elmagazin

Una visita inesperada

Por: elmagazin

tarsila-do-amaral-antropofagia
Valentina Fernández Giraldo Me sentía mal, una pequeña agonía invadía mi corazón, mis entrañas, y crecía cien veces consecutivas por segundo. Esta es la hora en que aún no sé a qué se debía esa desagradable y tormentosa visita. Estaba en casa, sola, como de costumbre, con un hambre que se radicaba de aquella agonía, así como los animales, plantas y nosotros los seres humanos nos radicamos de algo, es como si fuéramos clonados de alguien a quien no nos parecemos, por explicarlo de una manera más fácil, ya que a veces ni alcanzo a digerir y entender por qué razón llegan tantas ideas descabelladas a mi mente, a tal punto que he sentido que mis ojos dan vueltas como dos molinos descarriados. Pero continuando con este suceso, recuerdo que ese día al levantarme me sentí como si no estuviera viva, no me sentí en esta dimensión, era todo confusamente extraño. Sentía repentinamente una punzada en el corazón, en lo más interior de mi sentía cómo segundo tras segundo algo escarbaba en aquella máquina que bombeaba sangre con la función de mantenerme en pie, sin mucho sentido que digamos. La verdad, no me inmuté mucho por aquella extraña sensación. Decidí tomar una ducha, comer algo y tomar un libro que alguien había dejado en un pequeño estante, pero algo muy singular para mí u ordinario para aquel contexto sucedía, no sentía el agua al bañarme, mi paladar no degustó el bocado de comida y las letras de aquel libro se me hacían descomunalmente inciertas. Pero de cierto modo, algo más allá de mi interior no me permitía entrar en razón. Decidí dormir. Quizás eran secuelas del ataque esquizofrénico que había sufrido días atrás; en realidad estos ataques no eran mucho impedimento para mi vida, ni para mi cotidianidad, incluso por más absurdo que suene me sentía bien, me agradaba convivir con ellos en esas insuficientes ocasiones. Desperté a eso de las 4:00 de la tarde. En ese momento fue donde pude sentir que nada había cambiado, esa forzosa agonía y esa atosigante hambre persistían y se apoderaban más de mí, pero acá, siendo realistas, no tenía hambre de la que por inercia sentimos todos ¡No! Sentía un hambre desmesurada, pero no lograba razonar, que era lo que en realidad deseaba. En cuestión de un minuto, toda esa tranquilad que había sentido en el día, sin darme cuenta por qué, se tornaba de otro color, tomaba otra forma. Yo comenzaba a sentir la desesperación, la irritación más confusa y más incógnita que había podido sentir en mis años de existencia. Era tan fuerte esto, que mi cuerpo no resistió más y se desplomó en el suelo como una pesada pluma que no tiene un rumbo definido. No tardé mucho en despertar. Solo sé que fue molesto y agotador hacerlo. Duré unos minutos para poder tomar conciencia de qué sucedía y de por qué y cómo había llegado a aquel extraño y grotesco lugar. Corrí por un tiempo indefinido hasta toparme con una habitación de una clínica. En aquel lugar se encontraban una cantidad de médicos y policías hablando desconcertadamente de un tema que no me era conocido, pero en un momento de silencio absoluto en la habitación pude escuchar cuando uno de los médicos dijo las siguientes líneas, con algo de severidad: “Canibalismo, lo que acaba de cometer esta pequeña criatura, devorando por completo sus propios órganos, sin dejar a salvo uno…”, decía, mientras observaba un cuerpo idéntico al que yo podía observar cuando me paraba frente a un espejo. Y en ese momento, con mis pensamientos hechos ruinas, entendí que por alguna razón nunca fui de carne de y hueso, y que nunca había pertenecido a esa dimensión a la que muchos le dan por nombre vida. Imagen tomada de eltonodelavoz.com, de Tarsila do Amaral

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

18

03

2015

elmagazin

Superhéroe

Por: elmagazin

nino-superman

Sebastian  Pemberthy  Quintero ¡Qué día hace hoy! Resplandeciente el sol, primer inicio de semana que me agrada, no me costó despertarme, lo hice al escuchar la voz de mi mamá diciendo: “¿Quieres levantarte, amor?”. Le pedí que me llevara cargado hasta el baño para asearme. Le sugerí que me dejara solo, lo hizo, me dejó ahí y ajustó la puerta.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

23

02

2015

elmagazin

Un día de cacería

Por: elmagazin

"Niña enferma". Fernando Alvarez Sotomayor.

“Niña enferma”. Fernando Álvarez Sotomayor.

  Sorayda Peguero La escena se repite: el papá subiendo la puerta metálica del garaje. El papá sacando la camioneta del garaje. La niña con la cabeza cubierta por una toalla blanca, de pie, con su pequeño cuerpo apoyado en el cuerpo de la mamá. La mamá sosteniendo a la niña de un brazo. La mamá y la niña que se suben a la camioneta. Los tres que se van rumbo al hospital.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

18

02

2015

elmagazin

Delinquir por Bécquer

Por: elmagazin

bécquer

Sorayda Peguero Isaac “Estás en la lista de los más buscados”. Kathy me lo dijo muerta de risa, pero no era broma: mi carnet estaba expuesto en una vitrina de la biblioteca, a la vista de todos. Me estaban buscando. Como a los forajidos del Viejo Oeste. Como a los maleantes de las películas de gangsters. Me buscaban por un delito que yo no sabía si era mayor o menor: secuestrar a Bécquer.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

17

02

2015

elmagazin

Las jornadas del Jenízar

Por: elmagazin

constantinopla_1805998381  

Juan Fernando Aguilar Cárdenas

Habíamos zarpado desde Alejandría, las tierras de Egipto habían quedado atrás y los cielos auguraban una navegación tranquila hasta la isla de Creta. Partimos al atardecer, el cielo rojizo fundiéndose en las incipientes tinieblas sosegaban mi corazón intranquilo. Distraídamente recibía la boquilla de la shisha de manos de un griego. Di un vistazo veloz a quienes exhalaban el humo a mí alrededor. En su mayoría, griegos, egipcios, persas  y turcos. Entre la humareda sentí el fulgor de unos fijos ojos verdes. Cuando el humo se disipó reconocí su rostro, era Hakim, mi hermano de armas en el cuerpo de jenízaros. ¿Había escapado también del palacio del sultán? Más me valía, porque de lo contrario habría abordado el barco con la intención de matarme.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

21

01

2015

elmagazin

Me voy a despachar

Por: elmagazin

palacio

Néstor Solera Martínez

Romano, un hombre de unos sesenta años, barbado, de nariz aguileña, de pelo liso entrecano, ojos café, robusto y de mediana estatura camina, más allá de las once de la mañana, con un maletín de cuero viejo debajo del sobaco del brazo izquierdo por el parque de Bolívar de la ciudad de Montería. Abstraído, va rumbo a una chaza en donde venden periódicos, revistas y cosas de comer. Romano compra un periódico y se sienta en una silla cercana a leer, debajo de un  árbol de mango con hojas en flor.  En el parque se ve mucha gente de toda condición y talante. Algunos van de paso y otros, sentados en sillas de cemento o parados, charlan, hablan, conversan…  El sol es ardiente y se  oye en los alrededores el ruido intermitente de carros y motos.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

20

01

2015

elmagazin

Margarita

Por: elmagazin

rosas y margaritas Gabriel Rodríguez —¿Qué será de la vida de Rosa? —murmura cuando su marido asoma por las escaleras. Con sus manos morenas, tullidas por el trabajo y por tantas mañanas de fuego y humo, de frío y maíz, se anuda bien el delantal y pone la cacerola en el fuego. Sus manos pueden contar muchas cosas, narrar historias interminables de lucha y hambre y también de orgullo. Aquellas mismas que al estar lejos del hogar, lejos de aquel fuego, en el páramo lejano donde vino al mundo, abrazaron un destino plagado de sombras.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

20

01

2015

elmagazin

Argonautas de la noche

Por: elmagazin

insomnio Henry Posada Había esquivado la noche, siempre pensó que la habitaban demonios, en el barrio que creció oía duelos de malandros, desde su pequeña ventana muchas veces atisbaba temeroso cuando oía el restallido de un arma, reconocía fácilmente a esa horda de humillados que caminaban sus calles rotas, en sus miradas había rencor, resentimiento; una oscura serpiente se deslizaba silenciosa por sus noches: El miedo. Creció acobardado por la noche, ni siquiera los himnos que le cantaban los poetas cambiaron su percepción de ella, ni las atmósferas de ciertos cuadros  donde mujeres desnudas caminan por las cornisas a la luz plateada de la luna, ni la música que la convoca. La noche lo inquietaba, muchas veces llegó acezando, crispado hasta la puerta de su casa, temiendo lo peor…

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

16

01

2015

elmagazin

Bandera blanca

Por: elmagazin

corrida

Claudia Quintero No recuerdo con exactitud el día de mi nacimiento, tengo que aferrarme a los relatos que contaba mi madre. Según ella, no había llovido en días y todos en la finca estaban agonizando de la sed, mi padre se había ido hacia un lugar desconocido del que muy pocos regresaban. Había quienes aseguraban que murió de forma tan sangrienta como inesperada, también hay otros que dicen que lo trasladaron a San Fermín, la finca vecina, en realidad nadie lo sabe. Se le vio por última vez el día en que se lo llevaron unos camiones grandes, como por una broma del destino, aquel también fue el día en que mi madre me trajo al mundo.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

06

01

2015

elmagazin

Los cóndores siguen volando todos los días

Por: elmagazin

Luis Carlos Muñoz Sarmiento*

argentina

Me llaman Paulo Malhaes, pero yo prefiero mi apodo, Tubarão, Tiburón. En compañía de varios oficiales que no cito por obvias razones, seguimos, perseguimos y secuestramos a argentinos en 1980, con la complicidad del Batallón 601 de Inteligencia de Campo de Mayo, como parte del Plan Cóndor de exterminio del comunismo, durante las década de 1960, 70 y… en América Latina. A partir, claro, del derrocamiento de João Goulart en 1964, lo que dio origen a la dictadura brasileña que duró hasta 1985.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Enlaces

  • Historia
  • Emergentes
  • Canción
  • Premio Guillermo Cano
  • Desde mi punto de vista
  • La esquina del cuento
  • Donde termina mi nombre pdf
  • Nacimiento y caída de la prensa roja en pdf
  • De fondo
  • El Caminante

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.