BLOGS Cultura

Archivo de Categoría ‘La esquina del cuento’

13

11

2014

elmagazin

Conspiraciones

Por: elmagazin

vIEJO 2 Nélfer Velilla

 Tuvimos la experiencia, pero perdimos el significado.

T.S. Eliot 1. Ser viejo debe ser fácil. Se trata de regalarle tu antiguo reloj a un nieto que aprecias, y contarle la historia de cómo lo conseguiste. Por supuesto que el objeto debe estar detenido en una hora precisa, esa que fue tan monumental en tus días de gloria. Luego sólo te sientas a ver cómo el pequeño piensa en si arreglarlo o no, pues eso, definitivamente, será lo que primará en su cabeza. Sucede entonces que acabas regalando una idea, un objeto lleno de significado en el cual vale la pena perder el tiempo.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

10

11

2014

elmagazin

Efímero

Por: elmagazin

efímero Laura Marcela Ballesteros Nació con el soplo de un aliento, con rapidez festiva. Estiró su cuerpo como nunca antes lo había hecho y vio como el sol recorría su desnudez en hermosas dimensiones coloridas, ¡todo un arco iris! Con alegría, miró a sus hermanos jugueteando entre las corrientes, unos más grandes, otros más chicos, pero todos felices; coqueteando con mariposas, sorteando hojas de otoño y haciendo filas indias acompañadas de torpes movimientos.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

04

11

2014

elmagazin

Lista

Por: elmagazin

    gato Ana Lucía Montoya Rendón  Hoy, igual que siempre, está allá, debajo de alero. Desde su ventana la ve, vestida de sombras, esperando también, como siempre, monedas de sudores y de cuero, en esta noche fría, como todas las que ha conocido aunque se revienten los veranos. En el callejón aún quedan los ojos del agua del último aguacero; en esos espejos temblorosos se reflejan las pocas luces que hay en toda la cuadra, rielan como dagas que entran y salen del vientre del sereno.

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

29

10

2014

elmagazin

La mirada ajena

Por: elmagazin

catolicismo_-_el_espectador_4

David Caleb Grisales Sánchez Cada pared estaba cubierta por un conjunto de membranas, que a su vez estaban constituidas por un finito número de redes, redes octagonales que juntas daban origen a estructuras circulares que se unían una con otra, otra con dos, dos con tres y así sucesivamente hasta dar forma a las membranas, las membranas erigían su bóveda celeste.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

15

10

2014

elmagazin

Cartas de Manuela Zimmerman (Fragmentos de una novela epistolar) VI

Por: elmagazin

manu Julie Paola Lizcano Roa   Carta No. 29  (4 de agosto de 1988) Se vuelve pesado el sentido cuando la única forma de seguir viviendo es obligarme a salir de este encierro al que tú me has sometido, con una gran necesidad de seguir escribiéndote a mares en un ahora, que no logro soportar. Parece que lo único que me queda, es intentar escribir solo para mí,  pues siento que a mis 32 años el siempre, ha terminado en este momento desierto, curvo y desconfiado, es decir invisible y poco tangible, pues mi alma se niega a sentirse segura, aún en el más hermoso paisaje que pueda brindarme el mundo; muero de idealismos, pero no importa, ahora tomaré mis maletas y regresaré a Colombia, allí donde las calles tienen nuestro nombre y donde mi cama tiene sobre sus sábanas el olor de tu cariño.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

22

08

2014

elmagazin

El videojuego

Por: elmagazin

 

videojuegos-vector Jefferson Sanabria

Compró el videojuego una mañana de fin de noviembre. Era un regalo que había costeado para sí mismo; lo obtuvo al ahorrar dinero unas semanas antes en trabajos que fue víctima de insultos, degradaciones, burlas y demás, particulares circunstancias que no le afectaron en lo más mínimo, debido a su fuerte interés en el videojuego soportó cualquier percance contra su humanidad.

El día en que lo compró estaba absolutamente emocionado, en la mañana al descubrir su estado económico decidió bañarse temprano, tomó un buen desayuno, planchó su camisa y se vistió formalmente para la llegada de su nuevo compañero. Salió sin más demora de su apartamento y a un paso ágil se dirigió al inmueble donde le esperaba el susodicho. En el camino encontró unos cuantos amigos de infancia, los saludo muy amablemente, divagó en unas cuantas apreciaciones sobre lo que era de ellos ahora que ya no se veían muy a menudo, retomó pronto su camino y entró en un supermercado a comprar provisiones para los días venideros, no gastó mucho dinero, corrió enseguida al establecimiento de enfrente donde se veía desde lejos la pancarta alucinante de la llegada delvideojuego. Irrumpió en el almacén con una euforia incomprensible, accedió a un estante y tomó elvideojuego dirigiéndose a la vitrina para pagar, introdujo su mano en el bolsillo derecho, sacó unos cuantos billetes los cuales fueron depositados en la caja registradora. Partió de aquel establecimiento con rapidez. Caminó velozmente hasta llegar a su casa, sacó las llaves—sus manos temblaban un poco—abrió la puerta de su apartamento e ingreso a su cuarto, dejó las cervezas en una pequeña nevera que yacía a un costado de su cama y a un lado los paquetes de frituras. Agarró la pequeña bolsa donde traía su triste vida. Prendió el televisor y su PlayStation, metió el videojuego en el reproductor y se internó en un suave trance. Deliró con las imágenes tan bien diseñadas, la fuerte violencia lo sedujo, en unos cuantos días había liberado tres ciudades de la invasión de zombies que arremetía contra Estados Unidos y el mundo. El tiempo para él dejo de ser una cuestión de cálculos y se convirtió en un desconocido. Así los días se hicieron más cortos y las noches más densas, solamente le importaba rescatar a la humanidad de aquel litigio contra los no vivos. Paraba sólo para ir al baño y beber un poco de cerveza, así que su estado físico cambió en una forma desgarradora. Pasado el desconocido tiempo llegó a rescatar el videojuego con un record inesperado, se sintió satisfecho por su trabajo, quiso tomar un poco de aire fuera de su casa, ¡tenía que celebrar! precisamente tomó un poco de dinero que le quedaba para comprar algo de comer que no fuera chatarra, agarró sus llaves y salió de su apartamento. Al caminar unas cuantas calles vio como la gente se alejaba de él con una expresión de horror en sus rostros, no les prestó mucha importancia. Entró a la tienda a comprar algo para prepararse una buena cena por la victoria que había tenido sobre los muertos vivientes; cuando intentó hablar para que lo atendieran sintió un fuerte golpe en la parte trasera de su cabeza, se derrumbó con ignorancia de lo sucedido, trató de levantarse para salir corriendo de aquel establecimiento, pero al moverse un metro fue atravesado por una ráfaga de balas que lo desplomó dos metros más allá en el suelo. Exhalando sus últimas fuerzas pensó con tristeza su actual situación, se ladeó en el suelo doliéndose por su cuerpo fustigado, miró entonces su reflejo en una vitrina, esbozó una sonrisa y falleció al instante.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

01

08

2014

elmagazin

Cartas de Manuela Zimmerman

Por: elmagazin

 

 Julie Paola Lizcano Roa

CARTA Nº 1

Dejé la felicidad cuando aún era una niña, en la adolescencia me quedé al lado inmóvil de la vida buscando en la lectura y la escritura alguien que con un verso me consolara, y de repente la nada se convirtió en mi todo. El único club de amigos al que pertenecía eran a los pocos escritores que en los baños del colegio y en mi habitación a escondidas podía leer, solo para no sentirme sola, y apenas era feliz. La vida desde entonces ha sido una sombra errante, así como el túnel solitario de Sábato, la celda de Caicedo y el paracaídas de Vicente Huidobro. Ahora creo que mi libertad está en la muerte, como todo aquel humano mediocre que no desea la vida. Me pregunto entonces ¿Y cuántos años más debo esperarte, amor mío?

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

26

07

2014

elmagazin

Demencia parafílica

Por: elmagazin

Aline Hernández

Yo la conocí en el colegio. La recuerdo bien porque no hablaba con nadie pero creo que tampoco nadie quería hablar con ella ya que todos nuestros compañeros le rehuían constantemente. Se pasaba los recesos juntando cuantos animales podía y guardándolos en los recipientes donde traía un rancio lunch, que cuidadosamente tiraba a la basura atenta a que las cuidadoras no la vieran. Recuerdo perfectamente que nadie hablaba conmigo tampoco, la única diferencia estribaba en que de mí se burlaban constantemente y de ella se alejaban, lejos, lejos, lo más lejos posible. Ya en aquel entonces yo podía notar que no era como los otros. Supongo que mi soledad en general me llevó a fijar mi atención en aquella otra eremita, a observar sus actividades minuciosamente, a apreciar todos y cada uno de sus movimientos, gestos y sonidos. Cada vez que lograba atrapar una de sus víctimas emitía un parvo chillido como símbolo de victoria y era ahí cuando los depositaba concienzudamente al interior del ahora vacíotopper, previendo que el resto de los insectos no pudieran huir, sumando un nuevo integrante a la manada de los presos. Fue también por aquel entonces donde ocurrió el evento y digo “evento” porque nada fue igual a partir de esa tarde, ella desapareció, se desvaneció del colegio y nunca volví a saber de ella.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

24

07

2014

elmagazin

Manual para tomar una sola cerveza

Por: elmagazin

A Natali, sin tilde.   Nélfer Velilla  

Al menos pude saber dónde estaba. Logré ver la última notificación antes de que la policía me tocara la puerta. La mandaron a España. Ya me la imagino con una falda larga, leyendo salmos y haciendo planas del Génesis, cacheteada por una monja un par de veces si aún se les permite hacer eso. ¿Ha visto en algunas películas cómo la paradoja juega su papel y esas chicas terminan revolcándose entre ellas en los baños, con las libretas y la biblia bien acomodadas en las tapas de los inodoros? Bueno, usted no está aquí para eso. Usted quiere respuestas más sencillas. Algo que me sirva de defensa o lo que sea contra lo que catalogaron como trastorno.

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

23

07

2014

elmagazin

Mis vidas con Lola

Por: elmagazin

Pavel Stev Capítulo 1

La gente ha cambiado el carácter como la ciudad de estación. El frío es siempre tan igual que en sus heladas venganzas se contempla como un viejo frío. No se puede calcular el clima que nos acompañará este verano, ni cuánto tiempo más estaré en la morada de Lola. Tan abrigado por sus cortinas de cielo terciopelo, bajadas de alguna lluvia que sin clemencia nos abrazó.

TAGS:

2

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Enlaces

  • La esquina del cuento
  • Sueños de fútbol
  • Donde termina mi nombre pdf
  • Premio Guillermo Cano
  • De fondo
  • Nacimiento y caída de la prensa roja en pdf
  • El Caminante
  • Desde mi punto de vista
  • Dedicatorias
  • Historia

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.