BLOGS Cultura

Archivo de Categoría ‘Desahogo’

03

03

2015

elmagazin

Vida

Por: elmagazin

 

 vivir-la-vida Viviana Ortiz Entre discusiones sin sentido en las que uno a veces se ve metido con amigos, buscando como buitre en la verdad del otro un poco de la verdad propia; deseando afanosamente esas palabras precisas, que brinden un sentimiento de bienestar, certeza, que caigan a los oídos y reboten en la mente, que lleguen como un rayo de luz y logren precisar ¿cómo vivir?, ¿qué camino elegir?, ¿qué ideal seguir?

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

02

03

2015

elmagazin

Señorita, no se ofenda. Caballero, disculpe

Por: elmagazin

diferencia-hombre-mujer   Katherinne Castañeda Calderón Señorita, no se ofenda, caballero disculpe, podría ser el título de una comedia o un monólogo, pero lejos de eso, es la conclusión a la que llegué al darme cuenta de que quizá llevo un hombre dentro. Y es que ser mujer es un dilema, aunque suene a cliché, un dilema que durante años ha estado en la literatura, en el cine, en la música y en la cabeza de hombres que durante décadas han devanado su mente tratando de entendernos, pero la verdad es que cada ser humano es distinto. Incluso yo, que descubrí a un hombre interior intentando escapar de lo más profundo de mí. La sociedad, a lo largo de la historia, ha estado enmarcada en esquemas que rigen los comportamientos de la mujer.La historia nos cuenta que desde siglos atrás la mujer ha sido vista como inferior al hombre. Solo basta con revisar la biblia para notar a dónde se remonta todo. Con el debido respeto, técnicamente, según la biblia la mujer es un objeto y no un ser humano, como se expresa en Ex 21: 8, 11: “Si el que la compra no la quiere como esposa, porque no le gusta, deberá permitir que alguien de su propio pueblo pague por su libertad, pero no podrá venderla a ningún extranjero”.Entre otras cosas, esta es una ley que, según la biblia, Dios le dio a Moisés en el pueblo de Israel. La mujer, desde diferentes perspectivas y dogmas, ha sido vista como la madre y el pilar de la familia, pero nunca de la sociedad. Apenas hasta el siglo XX se empezó a reconocer a la mujer como igual al hombre, un ser con las mismas capacidades y necesidades que el hombre. En el siglo XX se le dio el derecho a ser ciudadana y por fin pudo votar. En Colombia, solo en 1957, bajo el gobierno de Rojas Pinilla, se le dio el derecho al voto. Si nos profundizamos un poco, podríamos concluir que la mujer llegó a su mayor grado de libertad, gracias a la guerra. Toda una paradoja, porque las guerras absurdas del siglo XIX y el siglo XX dejaron muchas familias mutiladas, pero también visibilizaron el papel de la mujer en la sociedad.Además, con la libertad sexual que estalló en la década de los 60, surgió una mujer más abierta y capaz de imitar o igualar los comportamientos del hombre, pero a su vez se sumergió en una competencia absurda por demostrar que también podía actuar sólo con la cabeza, aunque muchas veces este intento por igualar a los caballeros se saliera de control, porque aunque intentemos ser iguales, no lo somos. A raíz de lo que veo y vivo a diario, me he puesto la meta de entender a muchas de mis compañeras de género, pues yo misma me considero un hombre dentro de mi género, y no porque sea lesbiana, sino porque quizá crecí pensando como hombre gracias a todos esos caballeros que han pasado por mi vida, desde mi abuelo y mi padre, que en paz descansen, hasta mis afortunadas y desafortunadas relaciones. A lo largo de mi desarrollo personal, he intentado entender a hombres y mujeres, y creo que fue más fácil entenderlos a ellos, o bueno, no entenderlos, porque realmente me hacen cuestionarme muchas cosas. Pero sí es más fácil saber el por qué de sus comportamientos erráticos, que responden casi siempre al instinto. Desde esa observación, he comenzado a considerarme yo misma un animal, y simplemente me limito a las necesidades básicas, o por lo menos lo intento, lo cual solo me acerca más al género masculino que al mío propio. Hace tiempo dejé de pensar en cuestiones de pareja, vida en familia y esas cosas que pensamos todas en algún momento (una vez más, reflejando al hombre interno que intenta tomar posesión de mi personalidad). Siendo sincera, me resulta difícil relacionarme con alguien, pensando en una novela rosa que va a terminar como los cuentos de princesas de mi generación, quizá porque alguna parte, oscura y retorcida de mí, quiere vivir con el karma de la soledad y de la felicidad que ésta nos trae cuando en el mundo normal somos incomprendidos por nuestras ideas libertas y extravagantes. Reconozco que soy demasiado joven frente a muchas de mis congéneres, pero creo que la edad no tiene nada que ver con lo que uno quiere en la vida, y menos, con lo que vive. Si fuera así, me encantaría tener las preocupaciones de la gente de mi edad. Preocuparme por cosas superfluas o típicas de alguna etapa de la vida, como lo es pensar en la ropa que voy a estrenar para mi siguiente año escolar, o estar buscando lo que será mi futuro, o una pareja, como lo hacen algunas féminas. Los tiempos son una predisposición mental que nos inculcaron en nuestra educación. Si no, que lo diga una mujer que a sus treinta y tantos tiene una carrera exitosa, internacional, vive con la cartera llena y claramente lo último que necesita es un hombre para que la ayude a crecer. Sin embargo, frente a ese panorama de éxito, años atrás se imaginaba igual, pero con un hombre al lado, dos perros, y quizá en planes de agrandar la familia. Ahora, a pesar del éxito, se siente sola porque duró media vida buscando un príncipe que al final, descubrió, no existe. Sus expectativas se desplomaron tan rápido que hoy se conforma con cualquier gañán que cumpla con alguna función vital. Sin divagar más, retomo a las mujeres, y al por qué creo que soy un hombre. En este momento de mi vida, la perspectiva que tengo de las relaciones sentimentales es quizá algo cínica y muy semejante a la de mucho hombre soltero que no quiere compromiso. Eso hace muchos meses me ha llevado a analizar y reflexionar sobre las relaciones de los demás y las mías propias. Por ende, hace tiempo dejé de darme “el pajazo mental” de las relaciones duraderas y perfectas. Ya no creo que un hombre que me invite a un café o una cena, por más romántico que esto suene, vaya a ser la historia de mi vida, así que no me “empeliculo” y acepto que así soy más feliz. Ya aprendí que una relación de años no es garantía de respeto, amor, y mucho menos, de fidelidad. También aprendí que por más liberales que seamos, a veces dejamos salir comportamientos conservadores. Consecuencia natural de nuestra indiscutible humanidad. Estamos diseñados para tener miedo a todo lo que no encaja en nuestras preconfiguraciones sociales. Deberíamos liberarnos de esos esquemas, dejar a un lado la mímesis en la que vivimos y transformar esos modelos que han jodido la felicidad de muchos. Cuánta razón tenía Ricoeur al decir “¿Cuál debe ser la naturaleza del mundo… si los seres humanos son capaces de introducir cambios en ella?” Las mujeres somos todo y nada. Vivimos juzgando a las otras por lo que nuestra conciencia subjetiva nos dice, sin pensar que hoy somos, pero mañana podemos ser otras. Porque de tanto golpe, quizá dejamos de pensar como mujeres y empezamos a pensar como hombres. Ser mujer no es fácil, aunque sería más llevadero si dejáramos de engañarnos a nosotras mismas, o como dicen por ahí, si dejáramos de darnos ese pajazo mental. La vida es mejor sin rodeos, es mejor tener todo claro con sus porqués y para qués. Si usted quiere su cuento de hadas, búsquelo, le aseguro que existe por ahí un caballero que la hará sentir como una princesa. Pero tenga en cuenta que esto puede tardar toda la vida. No acepte un gañán que pretende ser príncipe, tampoco acepte menos de lo que merece, pero sobre todo, no maquille las verdades, ya que entonces la culpa de muchos errores de otro, no serán de otro, sino de usted misma, señorita, que vio la verdad ante sus ojos y se hizo la de la vista gorda. Pero si usted es la clase de mujer que cree que la tiene clara, que quizá piensa más como hombre que como mujer, tenga en cuenta que es posible que sea feliz pero que también habrá uno que otro príncipe en su vida al que tendrá que decirle que no, porque seguramente la libertad que descubrió no es compatible con el mundo de “y vivieron felices por siempre”.  @K4TH3CC        

Categoria: Desahogo

TAGS:

4

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

20

02

2015

elmagazin

Por qué se la “montan” tanto a Petro si no se ha robado un peso

Por: elmagazin

petro Joaquín Robles Zabala Gustavo Petro ha sido, desde que empezó su administración, como un barco en alta mar sacudido por fuertes oleajes. Han querido hundirlo de las mil formas posibles y siempre se ha mantenido a flote. El procurador Alejandro Ordóñez, un viejo y reconocido quemador de libros, un godo recalcitrante, defensor de los principios católicos, apostólicos y romanos, lo ha intentado con insistencia desde sus amplias funciones disciplinarias que le otorga la Constitución Política de Colombia. Las mafias enquistadas en el distrito capital han  hecho lo propio desde el momento en que les condicionó el contrato de recolección de basura y buscaron la manera de tumbarlo dejando a la ciudad sumida durante tres días en un océano de desperdicios y malos olores.

TAGS:

5

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

19

02

2015

elmagazin

Cómo suicidarse un lunes festivo

Por: elmagazin

suic

Jessica Leguizamón Si está pensando en suicidarse, los lunes festivos definitivamente son los días apropiados, ya que son el reemplazo de los domingos y recordemos la mala reputación que tienen los domingos, como decía Benedetti en la Tregua: “Si alguna vez me suicido, será en domingo. Es el día más desalentador, el más insulso”. Y es que los lunes festivos son días en los que uno recuerda todo lo que quiere olvidar, como por ejemplo, que se encuentra completamente solo, que no tiene con quién compartir un día más de descanso y que al otro día es el desalentador inicio de semana, en donde comienza la eterna rutina y en donde, probablemente, usted debe levantarse a asistir a primera hora a un lugar que no le gusta, a hacer un trabajo que detesta, a ver gente que odia, a sonreír por cortesía y a hacer lo mismo que ha hecho quién sabe hace cuántos millones de años; años en los cuales la rutina ha acabado con su juventud y sus sueños.

Categoria: Desahogo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

05

02

2015

elmagazin

Dejarse a sí mismo

Por: elmagazin

Barc Por Sorayda Peguero Isaac Me tocó sentarme al lado de una señora mayor en el autobús. La señora, que tiene ganas de charla, empieza a contarme retazos de su historia. Me cuenta que hace tres años que regresó a España. Que antes vivía en Venezuela. Que cuando se fue era una moza de trece años. Que partió con su madre. Que su padre y su hermano las esperaban en Caracas. Se fueron en un barco que zarpó del puerto de Barcelona. Todavía recuerda la visión de un montón de gente agitando pañuelos, llorando con el desconsuelo de los que saben que no dicen hasta luego, sino adiós. “Antes no era como ahora”, me dice. “Imagínate, no había teléfonos de estos modernos, ni internet. Era un drama”. La señora –ojos azulísimos, cabello blanco y ondulado, uñas pintadas de rojo– me sigue contando anécdotas de su partida, de sus años en Venezuela, del regreso a un país que se le antoja muy distinto al que dejó. Cuando llega a su parada, la señora se despide:“Adiós morena, adiós bonita. Adiós, adiós”. Y con su mano arrugada y pecosa me acaricia la mejilla. “Al final no sabemos ni de dónde somos”, me dice. Y la señora se va, y me deja una viruta de su nostalgia, y su fragancia a talco de tocador. Me deja el recuerdo súbito de un poema de Edmond Haraucourt que dice que uno se deja un poco de sí mismo en toda hora y en cada lugar. [email protected]

Categoria: Desahogo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

01

02

2015

elmagazin

Belleza y muerte en Venecia

Por: elmagazin

Venecia Por Sorayda Peguero Isaac Dicen que Venecia acabará sepultada por las olas. No se sabe cuándo ocurrirá. Sus aguas se someten a los caprichos de la luna llena y, poco a poco, sus cimientos se hunden. Cada vez que la marea sobrepasa su nivel habitual (hasta 60 veces por año), se escucha el aullido de una sirena. Los venecianos lo llaman “acqua alta”. En días así, los pocos venecianos que aún viven en la laguna, y algunos de los cientos de miles de turistas que la visitan, corren a calzarse botas altas de goma. El ayuntamiento dispone pasarelas en los lugares de paso, y tutto benne, aquí no ha pasado nada. Venecia se sumerge lentamente, pero no deja de bailar su danza suave y silenciosa sobre las aguas del Adriático. La Serenissima, como también se la conoce, es una hermosa antología de postales barrocas navegando a la deriva; con sus góndolas, sus palacios de columnas desgastadas, con su porte digno de dama antigua y la belleza inalterable y franca de lo fugaz. Venecia es, todavía, el golpeteo lastimero de sus campanas y las luces trémulas que la perfilan en la noche. Es un coro de niños asiáticos, abrigados hasta las pestañas, cantando al pie de una farola de la Plaza San Marcos. Contemplar Venecia, con la pena que confiere saber que algún día desaparecerá, provoca un deseo urgente de aprehenderla en la memoria. Porque la belleza no cansa pero, a veces, duele. Porque nada dura para siempre. Porque, como escribió Muriel Barbery: “Lo bello es lo que se coge en el momento en que ocurre. Es la configuración efímera de las cosas en el momento en que uno ve al mismo tiempo la belleza y la muerte”. [email protected] Foto: Xavi Angulo

Categoria: Desahogo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

29

01

2015

elmagazin

Caídas

Por: elmagazin

un-abismo

Luis Beiro Álvarez

Con esta piel, mitad camino, mitad pregunta, me he sabido levantar del tiempo. Varias veces he caído en contra de mí mismo, casi al tocar los márgenes de la gloria. Cansado y sin arrastrar ni a inocentes ni a culpables he caído en los musgos sedientos de carroña. Y en mis caídas he reído mucho –sobre todo de mí–,porque en ninguno de esos sitios descubrí antipaisajes.

Categoria: Desahogo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

09

01

2015

elmagazin

Alguien contra el viento

Por: elmagazin

Santiago La Rotta

Foto de Santiago La Rotta

  Leo Castillo La cosa me tocó apenas la espalda desnuda y siguió seguramente a prenderse de la pared de un color crema. Durante un segundo me sentí bruscamente desgraciado sin comprobar aún de qué se trataba. Quizá una cucaracha o, en el mejor de los casos, un abejorro: era algo leve y, conforme a mi más precaria esperanza, resultó ser justo eso, una inocente mariposa.

Categoria: Desahogo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

29

12

2014

elmagazin

A los que intentan derrumbarme

Por: elmagazin

BARCO EN TORMENTA

Alonso Rodríguez Pachón
@Alonrop

Tolerante de los diversos pensamientos y actitudes, me estoy construyendo en una sociedad que acepta la desigualdad, que en una mirada de indiferencia latente refleja toda costumbre retrógrada, mimetizada en un baúl del pasado.

Categoria: Desahogo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

29

12

2014

elmagazin

¡Síganme los buenos!

Por: elmagazin

roberto

Irina Isabel Yusseff Mujica

Hace unos días, revisando mi celular, encontré  un mensaje de texto que decía: Últimos día del Chat del Cielo. Si deseas comunicarte con esa persona que tanto extrañas, manda un mensaje con su nombre a este número  y podrás hablar con ella por chat durante una hora. ¡Aprovecha, es la primera y última vez! No lo dudé ni un segundo, mandé el mensaje con el siguiente nombre: Roberto Gómez Bolaños.

Categoria: Desahogo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Enlaces

  • Sueños de fútbol
  • Donde termina mi nombre pdf
  • De fondo
  • Historia
  • Emergentes
  • Desde mi punto de vista
  • La esquina del cuento
  • Premio Guillermo Cano
  • El Caminante
  • Dedicatorias

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.