BLOGS Cultura

Archivo de Categoría ‘De fondo’

26

05

2016

elmagazin

Primero estaba Lorena

Por: elmagazin

tumblr_n3mp1gdybv1qfudpho1_1280 Por: Luis Carlos Taborda Atencia 1. Para las pocas personas que lo conocen siempre es redundante referirse a él por su nombre o por esos extraños comportamientos que, antes, eran llamados trastornos por la ciencia de la psiquis, oficio del que ahora se ocupa la publicidad. ‘Loco’ sería una síntesis de las otras maneras de referirse al ser de esa fotografía en los diarios: una silueta de humano meditabundo y callado, con una expresión en el ceño que le da apariencia de caníbal, pero con una mirada tranquila que le da una especie de contrapunto.

Categoria: De fondo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

17

05

2016

elmagazin

La ciudad de los laberintos

Por: elmagazin

 

ej Mariana Camacho

Un paseo por las entrañas del jardín surrealista de

Edward James en la huasteca mexicana. El camino finaliza nueve horas después de salir del terminal de buses del norte de la Ciudad de México. La Huasteca, esa imprecisa unión de sierras, reservas y corredores biológicos ya nos ha devorado completamente y entre las sombras de los caminantes nocturnos de los pueblos potosinos hemos llegado a Xilitla, que huele a plataneras y a café.

Categoria: De fondo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

07

04

2016

elmagazin

El pianista que llegó de Hamburgo

Por: elmagazin

Lectura cifrada de El pianista que llegó de Hamburgo  Luis Carlos Muñoz Sarmiento Novela sobre el fracaso de la historia (1)  El pianista que llegó de Hamburgo (3ª Edición, 2014, Colección Maestros Contemporáneos, Pijao Editores, de la que se cita aquí), del escritor tolimense Jorge E. Pardo (El Líbano, 1950) es una novela que sin ser histórica ni testimonial, aunque se mueva en ambas aguas, y que más bien podría verse como una crónica-histórica, aborda la historia de una manera seria y digna, como pocas veces ha ocurrido en Colombia, salvo en novelas como Toá (1935), de César Uribe P., La bruja de las minas (1938/47), de Gregorio Sánchez G., Las estrellas son negras (1949), de Arnoldo Palacios, Esteban Gamborena (1955) y Marea de ratas (1960), de Arturo Echeverri M., La casa grande (1960), de Álvaro Cepeda Samudio, Celia se pudre (1986/1998), de Héctor Rojas Herazo, e incluso Días así (2009), de Raymundo Gomezcásseres por citar sólo unas pocas que no figuran en el canon oficial de la literatura colombiana, ni las cita la prensa: a las que les sobran méritos para estar ahí.

Categoria: De fondo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

29

03

2016

elmagazin

Lleno de cucarachas

Por: elmagazin

cucarachas Oscar Seidel La primera vez que Miguel escuchó que su primo Rafael estaba “lleno de cucarachas” fue en una reunión familiar. Todos en la casa eran de ideas liberales, no comulgaban con los sermones de los curas, y aborrecían la santa inquisición de la godarria.

Categoria: De fondo

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

26

03

2016

elmagazin

Marihuana años 50

Por: elmagazin

PORRO A raíz del de la aprobación de la marihuana como medicina en Colombia, rescatamos este texto que habla sobre la relación entre el estado y la juventud a mediados del Siglo XX en Colombia, más específicamente, en Barranquilla.

Fernando Araújo Vélez

Silbaban bajito y cantaban en voz alta las últimas tonadas de Daniel Santos, “vengo a decirle adiós a los muchachos, porque pronto me voy para la guerra…”. Caminaban bamboleándose de un lado para otro, como si llevaran una canción de Dámaso Pérez Prado metida entre los huesos. Eran morenos en su mayoría. Gente caribe. Flacos, altos, vestidos de colores fuertes y cuadros gigantescos, pantalones estrechos, zapatos de tacón alto, preferiblemente con hebilla. Idolatraban a Robert Mitchum, pues sabían que Mitchum, uno de los actores más importantes de aquellos tiempos, un westactor, había sido detenido en Estados Unidos por fumar marihuana. Iban peluqueados a ras, al modo de los “yunrá”, como los definía un juez en la Barranquilla del año de 1953. “Yunrá, sí, que viene de la frase en inglés you are right”. Soñaban con viajar a La Habana y entreverarse con los intelectuales cubanos y hablaban con swing, golpeándose las manos. Decían jermu en vez de mujer, nabue en lugar de buena, llamaban colino al que se iniciaba en la marihuana y bonche a la hermandad de los marihuaneros.

Categoria: De fondo

TAGS:

7

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

02

02

2016

elmagazin

Una temporada en el infierno

Por: elmagazin

Fernando Araújo Vélez Llegaron por él con un estruendo típico de oficiales que creían ser La Justicia. Le lanzaron casi en el rostro una orden firmada por el zar y lo apresaron. Serían 10 ó 15 tipos uniformados, circunspectos, para controlar a uno, Fedor Dostoievski. Le pusieron esposas y le informaron que su delito había sido conspiración. Lo trasladaron a una cárcel, y lo sentenciaron a muerte en nombre del zar Nicolás I. En diciembre de 1849, lo condujeron al patíbulo con quienes se había reunido durante los últimos años para leer y comentar a algunos escritores socialistas franceses prohibidos en Rusia. Lo subieron a una tarima. Él le comentó a uno de sus compañeros que se le acababa de ocurrir la trama para un cuento, o eso relató uno de sus cientos de biógrafos, Henry Troyat, cuando de repente, en el último instante, llegó un carruaje con otra orden del zar según la cual le cambiarían la pena de muerte por el exilio a Siberia, y allá anduvo cuatro años, a trabajo forzado, a pura humillación, “Humillados y Ofendidos”. Y allá comprendió las miserias de los humanos y sus grandezas, la vida y la muerte, la ofensa y la gratitud. Volvió al mundo de los vivos en 1854. Escribió Crimen y Castigo y Los hermanos Karamazov, El Idiota y El sepulcro de los vivos,  se refugió en el juego, bajó a los infiernos y sobrevivió a la locura.

Categoria: De fondo

TAGS:

5

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

02

02

2016

elmagazin

Schopenhauer: Estilística del pesimismo

Por: elmagazin

A Sho

Leo Castillo    La elegante eficacia de su pensamiento saludado como “pesimismo profundo”, halla descomedida sanción en los campos de concentración nazi, en el otro holocausto a que los judíos someten a Palestina como en la pomposa sevicia del paramilitarismo de Estado en conflictos latinoamericanos: “Más de un hombre sería capaz de matar a un semejante, simplemente para lustrase las botas con la grasa del muerto”, escribe. He dicho elegancia, solvencia de estilo, toda vez que por sus virtudes literarias Die Welt als Wille und Vorstellung  (El mundo como voluntad y representación, según él mismo su Haupwerk, “gran obra”─ la que, por cierto, resultó un rotundo fracaso editorial. La tirada de apenas ochocientos ejemplares fue en parte reciclada y todavía nueve años después quedaban ciento cincuenta ejemplares en los depósitos de la editorial Brockhaus),  tasada como una de las cumbres de la lengua alemana de todos los tiempos, ha merecido de Safranski la exaltación de Schopenhauer a la jerarquía de “mejor estilista entre los filósofos del siglo XIX”. Susana Aguiar, habiendo dicho “curiosamente parece haber tenido más influencia sobre la literatura que sobre la filosofía”, sentencia con una “agudeza” poco menos que frívola y espuria: “es machista a grado tal, que parece increíble en un ser intelectualmente brillante. Sus frases contra la mujer no pueden tomarse más que con humor, perdonarse y dejarlas pasar.” Esta mujer responde como mujer (respuesta de  género), no como consciencia universal capaz de une idée generale, tal como cabría esperarse de un juicio, de una sentencia, mejor, acerca de semejante pensador o de todo asunto que demande alguna probidad intelectual. A esta distinción de maneras parece aludir Borges cuando dice, no sin alguna brusquedad, a Bioy Casares que “la inteligencia no está en lo que las personas dicen (…) Todo el mundo dice las estupideces de Schopenhauer”.

Categoria: De fondo

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

28

01

2016

elmagazin

“El diccionario nos salva de vivir en silencio”: Guido Tamayo

Por: elmagazin

 

Guido tamayo 1

 

Las palabras le sirven a Fernando, uno de los protagonistas de Juego de niños, para hacer más llevadera su cotidianidad de niño enfermo y abandonado. De ellas, también, se vale Guido Tamayo para contar una historia anclada en la infancia, en el descubrimiento del amor y de la muerte. El autor es uno de los invitados al Hay Festival de Cartagena.

Ángel Castaño Guzmán Juego de niños, su segunda novela, tiene de nuevo la extensión de la novela breve. ¿Qué posibilidades estéticas encontró en este formato de escritura? ¿Cuáles, en su opinión, son las bondades y los retos de las novelas cortas? La brevedad de mis novelas responde tal vez a un temperamento personal, a una extensión que se me impone como si fuera mi justa capacidad (o incapacidad) para decir las cosas. Descubrí mi inclinación por la brevedad escribiendo, no fue un imperativo estético o programático. No obstante, me ha tocado trajinar con esta “medida” literaria y creo que ya identifico sus mañas, sus andares. Lo principal, sin duda, es la necesidad de hacer más densa la palabra, más justa y apretada. Pero no por eso menos ambiciosa, poética. En la medida que reduces la extensión del texto precisas de más significación; menos palabras, pero más sentido. De igual manera, no creo en el prurito de “contarlo todo” y por eso busco y rebusco los momentos o pasajes o escenas más representativas de un todo que seguramente interesará  a la novela “larga”. La memoria y la imaginación, es decir, la escritura creativa, deben estar al servicio de una gran economía que además permite que el lector se vea implicado como coautor del libro. El escritor selecciona un  material que el lector complementa, corrige o elimina. Pienso que el principal reto de la novela breve es la selección de lo narrable y las palabras que lo harán. Contar poco y decir mucho.  (Vea aquí nuestro especial sobre el Hay Festival)

Categoria: De fondo

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

26

01

2016

elmagazin

José Saramago, el origen de sus desengaños

Por: elmagazin

El escritor portugués, cuyo verdadero nombre debió ser José de Souza, encontró en su infancia y adolescencia las imágenes y sensaciones que lo llevarían a escribir, pasados muchos años, su obra. Este es un recuento de esas historias.

Fernando Araújo Vélez *

Lo que había sido una difusa imagen, una fracturada y tormentosa visión de un santo que acariciaba su propia cabeza entre sus brazos, lo persiguió por años y décadas y  terminó por convertirse en el origen de su primera novela, Memorial del convento, y en la razón para vivir por y de la literatura. José Saramago había ido con sus padres a la población de Mafra, distante  unos cuantos kilómetros de su natal Azinhaga, en el auto de un amigo a quien jamás volvió a ver. Una de las visitas obligadas era la iglesia. Allí, al lado del Evangelio, como escribió que se llamaba una de las capillas de la basílica, Saramago vio la estatua de San Bartolomé.

Categoria: De fondo

5

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

12

01

2016

elmagazin

Lou Andreas-Salomé: Prosa, libertad y rebeldía

Por: elmagazin

1

La enigmática Lou Andreas Salomé, una de las primeras mujeres que se atrevió a desafiar al machismo.

Categoria: De fondo, Historia

TAGS:

2

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Cultura

Enlaces

  • Féminas o el dulce aroma de las feromonas
  • Canción
  • Desde mi punto de vista
  • Dedicatorias
  • Emergentes
  • La esquina del cuento
  • Memorias de la tribulación
  • Sueños de fútbol
  • Donde termina mi nombre pdf
  • Historia

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.