BLOGS Cultura

21
01
2013
elmagazin

Agencia de muerte

Por: elmagazin

 El caminante

Fernando Araújo Vélez

Creó su agencia de enamoramientos ocultos para que alguno de sus empleados se volviera amante de su mujer, una tarde de cafés y conversaciones de amores terminados dos o tres años atrás. Aquella vez, escuchó la historia de un muchacho que se había ido a comprar cigarrillos y jamás volvió donde su esposa. Es más, se fue de la ciudad y del país. Supo que un señor le había pagado a un compañero de trabajo para que enamorara a su compañera, y para concluir, oyó que en Estados Unidos y en Europa había empresas dedicadas a despedir empleados y a acabar relaciones sentimentales.  Enviaban las cartas con la notificación, y se encargaban de solucionar los asuntos pendientes de esquelas y libros y regalos, discos y recuerdos.

La idea fue primero broma, y más tarde, posibilidad, y luego, obsesión. El dinero lo compraba todo, pensaba, y en un país como éste, más. Necesitaba amantes. Hombres bien parecidos, como decían las abuelas. Finos, si los encontraba. Cultos, si aún quedaba alguno por ahí, y sobre todo, amantes sin escrúpulos, tipos mezquinos de los que él mismo debía cuidarse. Consultó avisos de prensa, se entrevistó con un par y exploró opciones de conocidos de sus conocidos, aunque jamás les dijera con exactitud para qué los quería. En menos de dos meses, había elaborado una lista de 25 candidatos. El trabajo, esa obsesión con la que buscaba y buscaba y anotaba y pensaba, lo había alejado de su pequeño y diario infierno conyugal. Ya respondía con sonrisas a las órdenes de su mujer, a los caprichos y demás; sonrisas de venganza que ella devolvía con odio.

Su primer cliente fue su más antiguo amigo, Ernesto X, y su primer empleado, un hombre de 30 años que hacía cualquier oficio que le encomendaran a cambio de unos pesos y una aventura, y quien abordó a su primera víctima a la salida del trabajo para enamorarla hasta los huesos con un amor de detalles y cursilería que ella recibió porque a los cincuenta y tantos no estaba para exigencias. Víctima y victimario se enredaron, se obsesionaron, se mostraron, se dejaron tomar fotos y tuvieron que romper a los seis meses, poco tiempo después de que ella hubiera firmado su divorcio de Ernesto X, y 15 días antes de que él asesinara a su patrón.

Categoria: Columna de opinión

TAGS:

2

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
2

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

leo castillo

23 enero 2013 a las 3:24 AM
  

La necrofilia, como tantos otros campos, puede ser terreno para la construcción del erotismo poético. Bogotá está, según, a 3000 pies de nuestro territorio Caribe. Espero que la poesía, la literatura, desestime este abismo, esta escalera de aire al cielo, y sea favorablemente acogido el pequeño detalle que esta noche acabo de enviar a mi viejo Magazín. Leo Castillo es conocido en B.quilla y el Caribe col. como Poeta, novelista, narrador, ensayista y autor de aforismos; colaboraciones en El Heraldo. (Véase on line el documental “Ciudad de letras”: Portafolio de Estíumulos; 1º Lugar Festival Internacional Cine a la Calle (B.quilla); Festival Intern. Cine de Bogotá; Festival Intern. de Barichara, etc. Mochila Audiovisual Mincultura, etc. Acaba de ser emitido esta semana en Señal Colombia.

Opinión por:

leo castillo

23 enero 2013 a las 3:29 AM
  

Vitrina de joyas de la palabra, blog de Leo Castillo http://imagineriabruja.blogspot.com

Buscar en este blog

Enlaces

  • Desde mi punto de vista
  • La esquina del cuento
  • El Caminante
  • Premio Guillermo Cano
  • Dedicatorias
  • Sueños de fútbol
  • Canción
  • Historia
  • Donde termina mi nombre pdf
  • De fondo

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.