BLOGS Cultura

28
10
2010
elmagazin

In memoriam… Fernando Garavito, mil hombres en uno

Por: elmagazin

Fernando Garavito

Fernando Garavito

Fernando Araújo Vélez *

“Este es el recuerdo de mi muerte: el asombro se apodera de mí, crece por dentro, la espalda se contrae y en mi cara el rictus del placer da paso al pánico, sabía de este instante, lo deseo, una sola pregunta obsesiva me golpea, detallo los detalles, mi mirada va de la barba del asesino a su pistola, al dedo sobre el gatillo, a la amenaza, siento pánico bajo los brazos, en las rodillas el asombro, aún ignoro qué hacer con las manos, un gesto congelado se apodera de ellas pero espero salvarme, este mismo temblor sube a mis labios, pienso Dios, el miedo me pone junto a Él en su paraíso, la ira se agolpa en mi memoria, estoy suspenso, ha pasado un segundo cuando suena el disparo, soy un desecho, una piltrafa, el desperdicio que siempre creí ser, con mirada de vidrio”. (Fernando Garavito, El Banquete de Cronos, 2007).

Pero ayer el revólver fue un auto rentado en una lejana población de Estados Unidos, Nuevo México, y el disparo, un sueño, el sueño de no dormir, el sueño del cansancio, no aquel sueño que lo llevó a escribir y transgredir, a luchar siempre por sus principios e ideales.  Ayer, el pánico fue despertarse en medio de la nada después de un choque brutal y sentir que la vida se iba, lánguida, efímera, “porque lo efímero –había escrito alguna vez- rechaza la trascendencia y la solemnidad. Lo efímero se da lujos que no se puede dar lo eterno. Por ejemplo, el lujo de la socarronería, el lujo del buen humor, el lujo de las palabras que dicen tantas cosas sin querer decir nada”.  Él fue irónico, irreverente, variable, feliz y triste. Escéptico. Sólo un ser humano.  Un hombre efímero.

Fernando Garavito falleció ayer en horas de la madrugada como consecuencia de un accidente automobiliario en una carretera de Nuevo México, reseñaron las noticias. Y añadieron que había sido periodista, que nació en Bogotá en el año de 1944, que publicó dos libros de poemas, Ja, en 1976, e Ilusiones y Erecciones, 1989. Que trabajó en El Tiempo, que fue director de la revista Cromos, columnista de El Espectador y editor del Magazín Dominical. Que vivía en el exilio desde  hacía ocho años y que la Lannan Foundation le entregó el premio Cultural Freedom Award por sus trabajos en pro de la libertad de pensamiento. Fue irónico, irreverente, feliz y triste, enamorado, sorprendente, lúcido, contradictoria y nocturno.

Podía lanzar una máquina de escribir por la ventana de su oficina porque alguno de sus periodistas había escrito mal la palabra arrollar, y a los dos minutos, garabatear en un papel “Cuando en el principio no había todavía nada –dicen los huitoto- el Padre creó las palabras y nos las dio como nos dio la yuca. Primero el Padre, luego la Poesía. La poesía creó las palabras…”.  Podía arremeter contra la Humanidad porque había sido un fracaso, darle puños a su escritorio, y luego, a los 10 segundos, acurrucarse en un rincón y recordar lo humano que había sido conociendo el miedo siendo muy niño, cuando tuvo que esconderse de un ladrón durante toda una tarde, silencio contra silencio, respiración entre cortada contra pánico.

Un día dijo que la humanidad se dividía entre gatos y perros, que él era un perro por fiel, por leal, por sumiso y amoroso. “Tienen la cualidad de la sonrisa. Estiran los labios imperceptiblemente, sin llegar a hacer un gesto, una mueca. Arrugan –sin arrugar- el rabillo del ojo. Luego elevan las comisuras, en un gesto maravillosamente humano, pocos nanómetros sobre la línea horizontal de la boca, y producen el milagro de la razón, aquel que debió dibujar el primer ser humano cuando se percató de su condición de humano. Millones de años después son ellos quienes comienzan a sonreír sin el indispensable apoyo de la cola. Nadie se ha dado cuenta. Pero ellos sonríen levemente. Luego ladran”.

Sin embargo, dos o tres años más tarde, escribía sobre un gato que su hija Manuela le pidió. Cuando llegó, recordaría él, “sentí que el mundo se me venía encima. Era idéntico al semicuasiexgozquejo de Marroquín, flaco, multicolor, escandaloso. En una palabra, horrible. No sé si el qué belleza forzado que lancé en voz baja, haya resultado convincente. Pero el hecho es que esa tarde llegué con mi cargamento de olores y maullidos a una casa que a partir de ese momento se convirtió en el albergue de la e4specie más encantadora, divertida, independiente, graciosa, sagaz, gentil, cómoda, indiferente, silenciosa, cerrada y trancada por dentro, que haya existido sobre la faz de la Tierra. Los gatos. Los gatos son la razón de ser del universo encerrada en una bolsa de pelos”.

Él también fue gato. Gato feroz que se enfrentó a los máximos poderes. Gato suicida que hurgó en las entrañas de sus enemigos ideológicos. Por eso dijo y reiteró que el peor presidente en la historia de Colombia había ido Álvaro Uribe Vélez, y que el político más nefasto fue Laureano Gómez. Y como gato se reinventó para vivir siete vidas con el nombre de Juan Mosca, su alter ego, el hombre de los reportajes punzantes, el periodista de las investigaciones comprometedoras. Mosca, decía Garavito, nació en Parma, Italia, en el año de 1944 y  murió en Perugia en enero del 2007. Mosca era, al mismo tiempo, autodidacta y analfabeto, hermano de tres viejas solteronas, coleccionista de canarios, profesor de la Universidad de Berlín, hermano medio de Juan Vicente Gómez, capitán del Ejército, soltero, casado, padre de seis hijos, presbítero… Él y no él. Garavito, en cambio, según sus propias palabras, fue una sucesión de sombras de las sombras.

———————————————————————————————-

(*) Periodista, escritor y editor de El Magazín online. Tiene a su cargo la edición de los Lunes Festivos del periódico El Espectador.

Categoria: De fondo

18

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
18

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

hugovelez

28 octubre 2010 a las 7:28 PM
  

Muy buena y sentida crónica sobre uno de los mejores periodistas que ha habido en Colombia. Su libro País que duele, es una cátedra de buen periodismo. Ojalá los nuevos periodistas aprendieran de su independencia y verticalidad. Paz en su tumba al Maestro. Mis condolencias a Melibea y a toda su familia.

Opinión por:

olgasan

28 octubre 2010 a las 10:41 PM
  

Sí, eso fue Fernando… y mucho más. Amante de los doberman y de todos esos de cuatro patas; amante de mujeres, María Mercedes primero y luego Priscila; fundador y editor de La Prensa, ese diario, juego de perros y gatos, donde fue arquitecto de risas y gafas que vuelan; papá jugando a las ranas Ninja; comensal de huevos fritos y café con leche al atardecer; maestro de huevos pericos, siempre bien batidos… Adicto a Lisboa (“aquí es donde quisiera vivir por siempre”); experto en los Lingotes de La Prensa, en los titulares que producen pellizcos; arquitecto de risas explosivas y de lágrimas mudas… Papá editor, papá periodista, hombre aguerrido y luchador, hombre que denuncia, hombre de lúcido sentido del humor, pero siempre y, sobre todo, diestro tallador de corazones

Opinión por:

isidro parodi

29 octubre 2010 a las 2:50 AM
  

Gracias a Juan Mosca por mantener viva la llama del panfleto como género menor pero siempre necesario (recordemos a Voltaire, a Courrier, al Indio Uribe, Vargas Vila, etc).
Y Gracias al Magazin por seguir creyendo en las letras, viejas y nuevas, bellas y “baudelerianas” que suelen entregarnos…!

Opinión por:

lauradiazd

29 octubre 2010 a las 12:01 PM
  

HOLA, TE PAGA GOOGLE POR HACER BUSQUEDAS? !!! NO VERDAD ¡¡¡ REGÍSTRATE GRATIS Y POR TUS BÚSQUEDAS A TRAVÉS DE YAHOO TE PAGARAN ,HAZLA TU INICIO, INVITA A TUS AMIGOS Y CONTACTOS Y AUMENTA TUS INGRESOS CON: http://es.beruby.com/promocode/ujoj5i

Opinión por:

paralvaro auribe

29 octubre 2010 a las 12:43 PM
  

Para aquellos que quieran conocer el verdadero periodismo:
http://colombia.indymedia.org/uploads/2008/05/
algunos_articulos_de_fernando_garavito.pdf

Opinión por:

paralvaro auribe

29 octubre 2010 a las 12:44 PM
  
Opinión por:

paralvaro auribe

29 octubre 2010 a las 12:49 PM
  
Opinión por:

guillermobarroprieto

29 octubre 2010 a las 5:54 PM
  

Alguien sabe de los pormenores de su muerte. Donde lo van a sepultar? . En dónde será su sepelio?. No se porqué, pero esto me huele a feo. Hoy, releyendo sus proféticos escritos me asalta la duda sobre las circunstancias de su deceso. Ojalá me equivoque, pero repito: ESTO ME HUELE A FEO y no sé porqué pero hay algo de similitud con la muerte de Pedro Juan Moreno.

Opinión por:

altoviar

30 octubre 2010 a las 8:41 PM
  

He lamentado como el que mas, la muerte de El Señor de las Moscas. Pero me enerva la hipocresía de este periódico que en su momento, se apresuró a censurar, a cerrarle las puertas a un crítico de un régimen autoritario que pretendía mostrar para donde nos llevaban… Ahora como buenos fariseos, algunos se rasgan las vestiduras alabando a quien en un momento fue un revolucionario, un incitador de violencia y otros epítetos que no recuerdo… Que pena!!! que seamos tan dobles……

Opinión por:

altoviar

30 octubre 2010 a las 9:03 PM
  

Pero el summun de todo, fue cuando se fue lanza en ristre contra el grupo Bavaria y por las cuales El Espectador lo sacó de la nómina. Y ahora, en un falso arrepentimiento ponen a un lacayo a escribir frases de cajón. Que pena con estos ‘vendidos’!!! ojalá no tengan que pasar por las mismas circunstancias que pasó Fernando Garavito. Soy testigo de primera mano de todos los problemas que tuvo por esto… Lo admiro y lo admiraré como uno de los grandes periodistas de éste país.

Opinión por:

altoviar

31 octubre 2010 a las 9:17 AM
  

Para el amigo Guillermobarriosp. Fernando murió en un accidente de tránsito en Nuevo México;creo que aquí no hay suspicacias de que el anterior régimen haya sido coautor de este asunto sino más bien el destino…..

Opinión por:

altoviar

31 octubre 2010 a las 9:17 AM
  

Para el amigo Guillermobarriosp. Fernando murió en un accidente de tránsito en Nuevo México;creo que aquí no hay suspicacias de que el anterior régimen haya sido coautor de este asunto sino más bien el destino…..

Opinión por:

thoreau06

31 octubre 2010 a las 2:16 PM
  

Eso de que Fernando Garavito falleció a causa de un “accidente automobiliario”, ¿será porque estuvo involucrada una casa rodante?

Opinión por:

klimn

31 octubre 2010 a las 6:41 PM
  

______________________________________________________________________
Cuando el narco-paraculebrero caiga – ya sea preso o fulminado por una contundente plomonía – sabremos que el gran esfuerzo del valeroso Fernando Garavito no fue en vano…
El libro El señor de las Sombras ( Biografia de Uribe) -proscrito de las librerias colombianas – le costó el exilio a Juan Mosca. Descárguelo, lealo gratis y corra la voz… http://www.archivochile.com/carril_c/cc2010/2010cc0045.pdf ______________________________________________________________________

Opinión por:

noexisto

31 octubre 2010 a las 11:10 PM
  

Qué dolor me ha dado al leer cada uno de los artículos que Fernando Garavito escribió desde el 2000, cuando cual adivino, pronosticaba que a Colombia se la tomarían Uribe y sus amigos llamados magistralmente como “las ciertas malas yerbas del pantano”……Por eso, conociendo cercanamente a Uribe y al alcance de su mano negra y vengativa, no me dejo de estremecer que a Fernando lo hayan podido haber “cazado” en los Estados Unidos….Eso significaría que ninguno de los que criticamos a Uribe, estamos seguros…Así estemos en los EU. Resalto y encuentro extraña la coincidencia de que su “accidente” ocurre sólo pocas semanas después de haber enviado Fernando una carta de protesta a la Georgetown University, por tener a Uribe dictando unos seminarios ahí….Qué le habrá pasado realmente?

Opinión por:

elseñordelasmoscas

1 noviembre 2010 a las 8:00 AM
  

¡¡¡Paz en la tumba del maestro!!! Mi link es honor a él.

Opinión por:

detectordebrutos

2 noviembre 2010 a las 8:47 PM
  

Hola, gran articulo…. Les recomiendo este otra entrada en memoria de Fernando Garavito: http://creadordenoticias.blogspot.com/2010/11/en-memoria-de-juan-mosca.html

Buscar en este blog

Enlaces

  • Nacimiento y caída de la prensa roja en pdf
  • Sueños de fútbol
  • Donde termina mi nombre pdf
  • Canción
  • Desde mi punto de vista
  • Historia
  • El Caminante
  • De fondo
  • Premio Guillermo Cano
  • La esquina del cuento

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.