BLOGS Cultura

04
10
2010
elmagazin

Todos fuimos Ulises

Por: elmagazin

Ilustración de Howard Pyle (1910). Procedencia: Flickr, freeparking.

Ilustración de Howard Pyle (1910). Procedencia: Flickr, freeparking.

Orlando Monsalve*

Cuando era niño escribí un ensayo que se llamaba “Ulises encadenado”. Vivía fascinado por la mitología griega y reflexionaba sus temas bajo el más ínfimo sentido cómico con el que se deberían leer varios textos a esa edad, algo parecido a lo que se vive cuando leemos los cuentos de Augusto Monterroso.
El ensayo apuntaba principalmente a la degradación del héroe moderno frente a los más rememorados de la antigüedad. Cómo estos personajes modernos podían recrear la admiración que sentíamos frente a los clásicos  mediante sus aventuras hacia la introspección y, detrás del escudo de la cobardía, sus recorridos a través de conjeturas y razonamientos pueriles. Aquél texto era corto y con la inocencia de las pocas palabras analizaba el episodio en el cual Ulises le pide a sus marineros ser amarrado para escuchar a las sirenas y caer en el éxtasis de la perdición. Yo proponía otro escenario, quería imaginar a Ulises tapando sus oídos y permitir que toda su tripulación se perdiera en ese mar de asonancias y él, como el buen héroe mártir que fue, tuviera que controlarlos y contenerlos a todos. Yo suponía ese escenario más beneficioso, creía darle a él la consolidación por medio de una pila de sufrimientos garantizándole la posteridad invadiendo no sólo occidente, al que se echó al bolsillo, sino el mundo entero.

Cuando le mostraba mi texto a los mayores, ellos reían o me felicitaban dándome golpecitos en mi espalda. Mis amigos y socios contemporáneos no eran una opción ya que ninguno tenía interés alguno en leerme, o de leer en general. La mejor musa de un poeta es la soledad, el escritor tiene que sufrir la soledad y a la vez sufre la literatura. En el caso del niño poeta es más terrible: el niño sufre la poesía y la soledad sin amparo alguno y ninguna voz que le aliente. Como ellos, yo tuve que sobrevivir en mi propia isla sin concebir la idea de ser salvado o leído, rodeado de personas sin esperanza, personas que reencarnaban la porcina caída de la tripulación de Ulises. Yo quería aproximarme a la obra porque a esa edad, y al descubrir algún texto que se me presentaba como una revelación, uno se creía un héroe que debía salvar a quienes se encontrara de frente, ayudarles y llevarlos hacia la isla guardándolos de cualquier peligro. En cierta parte quería vivir ese episodio apócrifo de Ulises con los oídos tapados contra el mundo. Así nos deja la literatura: sordos, insensibles y con los ojos bien abiertos.

———————————————————————————— 
(*) Nació en Barrancabermeja un 19 de noviembre. Es ingeniero de profesión y escritor de vocación. Actualmente trabaja en un libro de cuentos llamado “Antología de hombres y rostros” que se publicará el próximo año.

5

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
5

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

juanpsanchezceli

4 octubre 2010 a las 9:28 PM
  

nostálgico, inocente, cariñoso.
un texto agradable

Opinión por:

animalejito

4 octubre 2010 a las 10:35 PM
  

Inspirador, como escritor primíparo encuentro que de alguna manera no estoy tan solo como parece, por otro lado como estudiante de ingeniería, el perfil del autor me anima a seguir en mis dos pasiones con la esperanza de un futuro.

Opinión por:

koctaylx

5 octubre 2010 a las 12:19 PM
  

texto agradable e interesante..

Opinión por:

barryvons

22 octubre 2010 a las 9:05 PM
  

como el niño Buendía quien siempre miraba a su alrededor con los ojos bien abiertos…

Buscar en este blog

Enlaces

  • De fondo
  • Premio Guillermo Cano
  • Donde termina mi nombre pdf
  • Sueños de fútbol
  • Historia
  • La esquina del cuento
  • Dedicatorias
  • Desde mi punto de vista
  • El Caminante
  • Nacimiento y caída de la prensa roja en pdf

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.