BLOGS Cultura

22
07
2010
elmagazin

Disculpe el señor

Por: elmagazin

 

 

 

 

 

El Caminante

El Caminante

 

 

 

Fernando Araújo Vélez *

“¿Usted sabe cómo suben en el escalafón los sicarios?”, le preguntó el hombre de corbata al periodista arrutanado en un lejano rincón de una lejana fiesta de sábado.

 

“¿Se ha puesto a pensar en la escala de valores de esos tipos? ¿En la razón por la que matan encomendándose a la Virgen?”. El tipo disparaba sus interrogantes con absoluta frialdad, y cada vez que terminaba uno le mostraba la cacha de su revólver a su interlocutor, que no podía dejar de paralizarse ante el reiterado gesto. ¿Provocación?, se preguntaba después. ¿Intimidación? ¿Muestra de hombría mal entendida? ¿Todo a la vez quizás?

La conversación se había iniciado con un casual comentario de corte político que soltó el periodista, acostumbrado como estaba a hablar sin prevenciones de cualquier tema y con cualquier compañero. “Con estos políticos y presidentes la vida jamás será respetada”, dijo como corolario a la noticia de que a pocas cuadras de donde estaban habían asesinado a un hombre en un Mazda gris. El tipo de la corbata lo recorrió con la mirada y le sonrió en tono de usted qué sabe de nada. Entonces le escupió sus preguntas sobre los sicarios. El periodista sólo atinó a decirle que no era lo mismo nacer en un tugurio, sin presente ni futuro, sin ley ni educación, que ser hijo de una prominente figura pública; que el país era lo que era por los altos mandos y la eterna aristocracia que se habían repartido tierras, cargos y poderes, y no, mil veces no, por los muchachos sin rumbo de las comunas.

Le habló de luchas de clases, le citó a Marx, le recitó a Serrat, Disculpe el señor, Que Dios le inspire o que Dios le ampare, que esos no se han entera’o que Carlos Marx está muerto y enterra’o, le ofreció un cigarrillo y aguardó. Que ocurriera lo que tenía que ocurrir, pensó, envalentonado de ron. El tipo de la corbata esperó un par de minutos, sacó de uno de sus bolsillos internos una chapa en la que se leía en letras brillantes D.A.S., se la enseñó al periodista y a modo de secreto, en tono trascendente, le dijo: “¿Sabe usted?, como los sicarios, nosotros también probamos nuestra hombría y ascendemos a veces matando inocentes”.

——————————————————————————————————-

(*) Periodista, escritor y editor de El Magazín online. Tiene a su cargo la edición de los Lunes Festivos del periódico El Espectador.

Categoria: Desahogo

3

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
3

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

jaedpa

23 julio 2010 a las 11:06 AM
  

Cruda realidad?

Opinión por:

annaluchi

23 julio 2010 a las 2:46 PM
  

.

Real y tremendo… en cualquier lugar de nuestro pais se da una conversacion como estas. Pan nuestro de cada dia. Desde cuando y hasta donde? Desde siempre y hasta donde aguanten nuestras pieles y almas!

Necesitamos que muchos manifestemos “que sabemos”… pues si callamos creen que no nos enteramos.

Ana Lucia

Nota: No tengo comopor tildes y hacen falta varias en el texto, quise editarlo y luego pegarlo pero no lo admite. ALMR.

.

Buscar en este blog

Enlaces

  • Sueños de fútbol
  • Donde termina mi nombre pdf
  • El Caminante
  • Dedicatorias
  • Nacimiento y caída de la prensa roja en pdf
  • Canción
  • Historia
  • Premio Guillermo Cano
  • De fondo
  • La esquina del cuento

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.