BLOGS Cultura

01
09
2013
Berta Lucia Estrada Estrada

MAGOS Y DRUIDAS (II PARTE)

Por: elhilodeariadna

merlín

Ilustración encontrada en Internet

La primera parte de este artículo puede leerse en el siguiente vínculo:

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2013/08/25/los-magos-en-la-literatura-infantil-y-juvenil/

El ejemplo más concreto de la penetración cristiana en el pueblo celta es la leyenda del Santo Grial, dando así origen a un fuerte sincretismo religioso. En la versión que he tenido en cuenta de la leyenda del rey Arturo (El Rey Arturo y sus Caballeros. Jules Heller y Deirdre Headon. Grupo Editorial CEAC, S.A., Barcelona, 1990), aparece una interpolación literaria en la que está inserto el relato concerniente al Santo Grial (el cáliz sagrado que habría sido utilizado por Jesús en la última cena, y que tendría diversas propiedades milagrosas, como dar alimento a los puros de corazón o cegar o dejar sin habla a los pecadores). En la interpolación referida El Santo Grial habría sido transportado por José de Arimatea a Sarras, donde estaba peleando el Rey Evalach contra los sarracenos. José de Arimatea le habría suplicado abrazar la nueva fe, so pena de morir en el próximo combat; el Rey Evalach habría seguido sus consejos y juntos habrían desembarcado en Inglaterra con el cáliz. No obstante, la reliquia habría desaparecido porque el Rey Evalach pecó por exceso de orgullo. Perdió el reino y junto con él la visión; durante trescientos años esperaría, sin comer ni beber, a que Galaad, el caballero más puro, naciese y fuese nombrado caballero, para retornar el Grial a Sarras y liberar al rey de la maldición que pesaba sobre él y sobre su reino. Galaad conduce la Santa Reliquia a Sarras, donde es nombrado rey, y diariamente, junto a sus caballeros, reza ante el Santo Gria; hasta que un día, él y la reliquia, desaparecen para siempre de la faz de la tierra:

“Una vez, mientras estaban rezando, una voz rogó a Galaad que se acercara. Cuando lo hizo, un fulgurante rayo de luz descendió brillando con deslumbrante intensidad. Cuando se hubo desvanecido, el Grial ya no se hallaba en la sagrada mesa donde descansaba y tampoco había rastro alguno de Galaad. Ambos habían sido conducidos al cielo, y el Santo Grial había desaparecido para siempre del mundo de los hombres”[1].

Esta magnífica leyenda celta daría lugar a muchos otros relatos. La primera de ellas fue “Lanzarote del Lago”, conocida también con el nombre de “El Caballero de la Carreta”, escrita por Chrétien de Troyes, por orden expresa de María de Francia. Desde un principio la novela tuvo una enorme acogida, no sólo en la corte de Leonor de Aquitania, sino en gran parte del territorio europeo. Pronto este legendario caballero sería también el protagonista de otros muchos relatos, dando así inicio a la fiebre por las novelas de caballería. Fiebre que sólo terminaría con la magnífica parodia que Miguel de Cervantes Saavedra escribiría siglos más tarde (s. XVI), y que marcaría el inicio de la novela moderna: Don Quijote de la Mancha.

Vemos entonces como la tradición celta sobrevive aún en nuestros días, sus mitos y leyendas son recreados una y otra vez por los escritores europeos, especialmente ingleses, quienes encuentran en ella una fuente de ficción inagotable. Especialmente J.R.R. Tolkien, quien logró crear un universo literario de una riqueza extraordinaria, donde se conjugan no sólo las leyendas y mitos celtas, sino también las leyendas y mitos germánicos y nórdicos. “El Señor de los Anillos” es una obra con un alto contenido poético y de una recreación literaria como pocas veces se logra. En esta obra aparece la figura de Merlín bajo el nombre de Gandalf:

“… la larga melena blanca, la abundante barba gris, y los anchos hombros, le daban un aspecto de rey sabio, salido de antiguas leyendas. En la cara trabajada por los años, bajo las espesas cejas nevadas, los ojos oscuros eran como carbones encastrados que de súbito podían encenderse y arder.”[2].

Gandalf es el mago protector, que busca hacer el bien y que lucha por vencer a las fuerzas malignas o espectros del anillo, aunque eso le pueda significar la pérdida de sus poderes mágicos o incluso desaparecer. Gandalf es un mago con grandes poderes, no obstante su fuerza no es ilimitada, y aunque generalmente es el vencedor en todas las batallas que debe enfrentar termina por sucumbir, al menos temporalmente, ante el poder tenebroso del más poderoso de los orcos: Balrog (en lengua celta orc significa cerdo o puerco):

“Con un grito terrible el Balrog se precipitó hacia delante; la sombra se hundió y desapareció. Pero aún mientras caía sacudió el látigo, y las colas azotaron y envolvieron las rodillas del mago, arrastrándolo al borde del precipicio. Gandalf se tambaleó y cayó al suelo, tratando vanamente de asirse a la piedra, deslizándose al abismo”.[3]

El legado celta no se detiene aquí, la presencia de Merlín y de Gandalf, sigue presente con Albus Dumbledore, el mago de “Harry Potter y la Piedra Filosofal”:

“Albus Dumbledore, actualmente director de Hogwarts. Considerado por casi todo el mundo el más grande mago del tiempo presente, Dumbledore es particularmente famoso por derrotar al mago tenebroso Grindelwald en 1945, por el descubrimiento de las doce aplicaciones de la sangre de dragón, y por su trabajo en alquimia con su compañero Nicolás Flamel. El profesor Dumbledore es aficionado a la música de cámara y a los bolos”[4].

Harry Potter es un pequeño aprendiz de mago, que posee poderes sobrenaturales, pero a diferencia de Merlín, su época no está relacionada con el Rey Arturo y sus Caballeros. Harry Potter es un niño inglés de nuestra época, que ha sobrevivido a un siniestro complot para asesinarlo junto con sus padres. De este terrible acontecimiento le queda una cicatriz en la frente en forma de rayo luminoso. Sus padres no corren con su misma suerte, por lo que es criado en condiciones bastante lamentables por sus tíos… lo demás ya es leyenda.  El personaje de Albus Dumbledore nos remite inmediatamente a Merlín, y sobre el personaje de Nicolás Flamel ya hice alusión en el artículo dedicado a los dragones y a la alquimia. Albus Dumbledore es un personaje que practica la magia blanca, que se dedica a hacer el bien y a proteger a quien lo necesite.

Y por supuesto están las historias, anteriormente enunciadas, que recrean el mundo celta y que tienen como personajes principales a Asterix y su amigo Obelix. Personajes recreados en historietas hábilmente ilustradas, las cuales han representado un enorme solaz intelectual para personas de todas las edades. Por su parte, “El Aprendiz de Mago”, del colombiano Evelio Rosero Diago, nos remite a un mundo mágico, donde nos habla de un mago que atraviesa paredes, y que si bien habita en un hotel vetusto y a punto de venirse a tierra, su alcoba está decorada a la usanza de un castillo medieval, y al igual que sus colegas las brujas, puede volar, pero no en una escoba, sino envuelto en una inmensa capa.


[1] El Rey Arturo y sus Caballeros, Jules Heller y Deirdre Headon, Grupo Editorial CEAC, S.A., Barcelona, Pág. 187

[2] El Señor de los Anillos. J.R.R Tolkien, Ediciones Minotauro, S.A. 7a reimpresión, 1990, Pág. 245

[3] El Señor de los Anillos. Op. cit. Pág 356

[4] Harry Potter y la Piedra Filosofal. J.K. Rowling. Ediciones Salamandra 2000. Impreso en España. 4ª edición. Página 90

Nota: Este artículo forma parte de mi libro … de ninfas, hadas, gnomos y otros seres fantásticos. Edicones Ble, Manizales, 2008. Varios de sus capítulos ya han sido publicados en este blog:

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2013/07/21/isumbochi-himelia-y-pulgarcito-personajes-de-la-literatura-infantil-y-juvenil/

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2012/08/20/el-poeta-y-el-m%c2%b4jusico-en-la-literatura-infantil-y-juvenil/

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2013/07/14/los-elfos-en-la-literatura-infantil-y-juvenil/

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2013/07/07/el-arbol-personaje-de-la-literatura-infantil-y-juvenil/

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2013/06/30/el-dragon-en-la-literatura-infantil-y-juvenil/

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2013/06/23/ondinas-personajes-de-la-literatura-infantil-y-juvenil/

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2013/06/17/los-cisnes-en-la-literatura-infantil-y-juvenil/

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2013/06/12/las-hadas-en-la-literatura-infantil-y-juvenil/

 

Categoria: Cultura

TAGS:

2

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
2

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

swhelpley

2 septiembre 2013 a las 9:45
  

La primera imagen de Merlin que tuve fue tal vez en el clasico de Disney, La espada en la Piedra, de Disney: Un bondadoso mago de larga barba blanca, torpe para educar un muchacho. Y despues, memorable el mago que pone orden en Fantasia, cuando interpretan El Aprendiz de Brujo de Dukas. Me trajo recuerdos de un niño que abria mucho los ojos, mientras veia las escobas bailando, y a Mickey desesperado por detenerlas.

Opinión por:

javierache

23 septiembre 2013 a las 12:10
  

¡Excelentes lecturas las de su blog! ¡Gracias y Felicitaciones!
Me gustaría conocer qué relación hay de todo esto con personajes de la mitología americana: el mohán, la madremonte, el poiras, etc.

Buscar en este blog

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.