BLOGS Cultura

02
07
2012
Berta Lucia Estrada Estrada

LA FELICIDAD DE LOS COLOMBIANOS, LA GRAN FALACIA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Por: elhilodeariadna

 

Hace un mes escribía, en esta misma columna, un artículo sobre el feminicidio y la violación como consecuencias directas de lo que yo considero “ideología machista”, columna que fue escrita como protesta por una más de las torturas y asesinatos diarios que se cometen en Colombia en contra de las mujeres y niños. Y hoy, lastimosamente, debo escribir nuevamente sobre otro de estos casos, la muerte de la joven de 19 años, Angélica Marín Gutiérrez, atacada por su ex novio con un arma cortopunzante, al parecer un machete, y luego rociada con gasolina; des decir, QUEMADA VIVA, crimen que está haciéndose cada vez más común en este país que se considera a sí mismo como uno de los más felices del planeta, un país que desde hace varios decenios no conoce la paz, que se desangra continuamente, donde se privilegia la guerra y se olvida la educación o la creación de empleos estables y dignos, donde la mayor parte de la población vive por debajo de los niveles  de sobrevivencia.

Un país que considera que las mujeres y los niños son sus enemigos, no puede ser un país medianamente cuerdo, mucho menos feliz. El machismo es una ideología arraigada en nuestra cultura y en la religión judeocristiana, como muchas otras religiones. Desde el púlpito se han escuchado muchas veces ataques en contra de las mujeres, no es sino leer apartes de La Biblia para encontrar toda una teoría misógina que nunca ha sido combatida ni mucho menos analizada. Es el caso del patético procurador Ordoñez, cuyo fanatismo e ignorancia crasa, al menos en este sentido, lo llevan a tomar posturas en contra de nuestros derechos, como es el del aborto, por no poner sino un ejemplo. Ordoñez, al estar a la cabeza de un órgano tan importante del Estado, es, “supuestamente”, el ejemplo a seguir por miles de hombres que jugando a machos en celo recorren las calles de este país buscando potenciales víctimas, una forma más de extender la tortura que infligen a las mujeres con las que conviven en sus propios hogares. La violencia es una espiral, un laberinto del cual es muy difícil salir, máxime cuando el Estado, principal garante de los derechos de los ciudadanos, la ignora, o toma sólo medidas de emergencia que son llevadas a cabo en la inmediatez y sin tener una verdadera bitácora para convertirlas en posibilidades de cambio de la forma de actuar y de pensar del colombiano común; y cuando digo esto, me refiero a hombres y mujeres, ya que no olvido que es la mujer, en muchos casos, la principal gestora de la ideología machista. Ella ayuda a perpetuar las diferencias entre hombres y mujeres, para la muestra el lamentable caso de la “senadora”, a quien yo llamo más bien “cenadora”,  Liliana Rendón, quien supuestamente asistió a una universidad, pero no parece que en su vida haya leído ningún artículo concerniente a la condición de la mujer, ni haya leído algo de historia, de sociología, de antropología, de la historia de las religiones; a lo mejor sus lecturas se basan en artículos nimios, carentes en su mayoría de análisis y crítica.

No me cansaré de denunciar los hechos atroces cometidos en contra de las mujeres así parezca que soy monotemática. Seguramente los foristas, tanto de extrema izquierda como de extrema derecha, van nuevamente a llenar este espacio de reflexión con insultos y frases que no hacen sino corroborar mi idea que una gran parte de la sociedad colombiana está enferma, aquí no se trata sólo de uno o dos desadaptados capaces de llevar a cabo crímenes con los que muchos sueñan, sino de miles y miles de personas que no conocen el sentido del respeto, de la solidaridad, de la tolerancia, de la defensa de la otredad, que ignoran el derecho de cada individuo a pensar de una forma diferente, a ser homosexual, a ser madre soltera o atea, como es mi caso, a tener una ideología diferente a la de la mayoría, que desconocen el derecho que tenemos las personas a no caer en mesianismos como el promulgado por el “gobernante” de la larga y tenebrosa noche de ochos años y que aún nos sigue haciendo un daño inconmensurable.

Para ser un pueblo feliz nos falta mucho camino por recorrer y tal pareciera que lo estamos haciendo al revés, lo poco que hemos ganado lo estamos destruyendo, así es imposible lograr algún día la paz que todos deseamos; hay que desarmar primero la forma de pensar violenta, principal arma mortífera, para que el desarme de las armas de fuego sea una realidad.

Los invito a leer el blog que publiqué “Quemada viva, el caso de Souad”:

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2012/02/26/quemada-viva-el-caso-de-suad/

así como el artículo que escribí teniendo como base el vil asesinato de Rosa Elvira Cely

http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2012/06/03/pensando-en-rosa-elvira-cely/

Categoria: Cultura

TAGS:

15

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
15

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

magirodi

2 julio 2012 a las 9:54
  

Completamente de acuerdo. En Colombia somos machistas y violentos, y las madres se encargan de esa discriminaciòn en el proceso de levantamiento y cuidado de los hijos.Desde allà tiene que cambiar la mentalidad eminfundir valores de igualdad y respeto. Y castigar a los hombres que ataquen a las mujeres, y a los padres que tratan mal a sus hijos. Solamente en una cultura de respeto y amor por la familia y sisn discriminaciones se puede hablar de felicidad y a cabar con la violencia.Pero igualmente se necesita desde el estado defeder esos valores y castigar en forma ejemplarizante a los que cometen delitos contra las mujeres, contra los niños y en fin contra las personas, como las masacres y desalojos que realizan las FARC, Narcos y Paramilitares.

Opinión por:

elquetieneojosve

2 julio 2012 a las 11:50
  

En Colombia existe una patología, entre muchas, que es especialmente nociva: el optimismo infundado. En muchos locales comerciales, en época reciente de crisis económica, se puso de moda un letrero que decía “Aquí estamos bien y mejorando”, cuando en realidad, difícilmente se podía estar peor. Se tiene la creencia ingenua de que invocar el bienestar lo traerá a nuestras vidas. Si en vez de negar el malestar lo aceptáramos y analizáramos sus causas estaríamos dando el primer paso para resolverlo. Cuando se realiza la encuesta sobre felicidad todo el mundo se siente obligado a decir que está feliz, como una forma mágica de contrarrestar “la mala suerte”. Es una actitud ciega de “que no se note la miseria”, “que en el resto del mundo no vayan a creer que este es un moridero miserable”.

Opinión por:

swhelpley

2 julio 2012 a las 14:45
  

Eso que los colombianos son felices, parece una anestesia que nos dan para no ver todas las barbaridades que se cometen todos los dias. Me recuerda un poco como hizo carrera el estereotipo del costeño dicharachero y feliz: Un invento de las elites regionales para acallar los violentos hechos que ocurrian con la tenencia de la tierra de los años 70, estereotipo que hizo carrera. “Somos un pais feliz en medio de tanta violencia, contra las mujeres, las minorias, ” De verdad nos tenemos que creer eso? Si es asi, somos como los esclavos, felices en su condicion, porque tenian comida.

Opinión por:

digoall

2 julio 2012 a las 15:48
  

Habrá quien explique que la felicidad de los colombianos radica en vivir rodeados de tanta violencia y aún así madrugar al otro día a organizar las cientos de fiestas que tiene el país, lo que para mí, no es la explicación de felicidad sino de una generalizada enfermedad mental que nos permite vivir nadando en sangre e injusticia como si fuera natural, tanto como para que al violento se le llame “berraco” o “abeja” y se le aplauda. Lo que afuera -y muchos adentro- entienden como la ‘felicidad colombiana’, no es más que pura y llana PSICOPATÍA.

Opinión por:

-ikaro-

2 julio 2012 a las 15:49
  

Y por que no van a ser felices ?? claro q son felices !! la mayoría de los colombianos son felices, basta con que les den cerveza y aguardiente, ojala también una mujer para llegar a darle en la jeta y ya, no encontraran a un ser más feliz sobre la faz de la tierra.

Respuesta, el Hilo de Ariadna: Buenas tardes: Desafortunamente comentarios como el suyo son los que perpetuan
el machismo y la violencia, puesto que su forma de expresarse así lo confirma, de todas formas gracias por leer mi blog, ojalá recpacite la próxima vez que escriba en un foro. Un cordial saludo, Berta Lucía Estrada

Opinión por:

vonf

2 julio 2012 a las 16:47
  

No estoy de acuerdo con la violencia en ninguna de sus formas pero la principal instigadora del machismo es la mujer. Los hijos varones, desde niños son incitados, por sus madres, a actuar de manera diferente a las niñas. Punto que creo a favor de los homosexuales, hombres y mujeres, para que se les permita adoptar y educar. Culturalmente se acepta la violencia verbal que las mujeres usan, hecho que enciende los ánimos y del cual salen inocentes dejando embarcados en la discusión al hombre que alardea de macho a su lado. Esto las convierte en objeto de violencia. La “cenadora”, muy conciente y honesta, como pocas, de la actitud de las mujeres que se escudan en la frase de que las mujeres son diferentes y que no las entendemos; valientemente salió a defender al que sucumbió a la tentación.

Opinión por:

estrellaerrante

2 julio 2012 a las 17:19
  

Nunca es demasiado el énfasis en la lucha contra el machismo, el cual no sólo se manifiesta con la agresión física, como en los terribles hechos sangrientos que conocemos, sino que también es sutil y se muestra en la cotidianeidad, bajo la aparente intrascendencia de chistes, bromas, desigualdad en salarios y puestos de trabajo y hasta en las leyes, que en muchos casos excluyen los derechos de la mujer. Estando completamente de acuerdo con la autora, creo que el machismo en Colombia, tiene también un fondo de violencia familiar. Del eterno maltrato físico que generaciones de padres y madres han ejercido sin piedad sobre los hijos, creando un rencor, un ansia de venganza que se ejerce sobre los más débiles, en este caso la mujer, los niños y los animales. Muy buen artículo!

Opinión por:

rotwailer

3 julio 2012 a las 0:06
  

No cabe duda que Colombia es machista y en buena medida esto es inducido en la crianza de los hijos y particularmente por las madres, especialmente por aquellas que bien por tradición o por diferentes tipo de convicciones consideran que la mujer están en segundo plano.

Opinión por:

egd

3 julio 2012 a las 3:22
  

Se nota la diferencia. Berta Lucía Estrada estudió en La Sorbona, y nuestros dirigentes, en la Soborna.

Opinión por:

egd

3 julio 2012 a las 3:31
  

La felicidad del colombiano sale a relucir en cuanta berbena, carnaval, o la más pequeña reunión de amiguetes en la que participe. Al segundo aguardiente, se le desata toda esa alegría contenida en forma de machetazos, balazos, patadas, rociaduras con ácido, o gasolina….. en fin, sigamos escondiendo toda esa monstruosidad que nos carcome desde adentro. Eso nos hará cada día más “felices”.

Opinión por:

demed

3 julio 2012 a las 9:22
  

Excelente columna, muy acertada para el momento que vivimos o, mejor dicho, mientras los medios de comunicación por fin le dan la importancia que merecen los casos de violencia contra la mujer que se ven día a día en nuestro país plagado de personas de doble moral. Que ciegos estamos pensando que el problema es la guerrilla, las FARC, Uribe o Santos… el problema son todos los arcaicos colombianos que siguen tradiciones culturales y religiosas que refuerzan el machismo.

Opinión por:

motleydude

3 julio 2012 a las 10:04
  

Ariadna. Hay puntos en lo que escribe que me permito estar en desacuerdo. 1. la sociedad colombiana esta descompuesta por la cultura de hambre de poder, del todo vale, de la envidia y el resentimiento al que día a día es expuesto el niño, la niña el joven que esta formandose en esta sociedad. Cuando una sociedad es indolente en el sentido en que “solo me importa estar bien yo y solo yo, tengo mi trabajo, mi plata mi carro y mi blackberry y me importa si hay campesinos o indigenas tirados en el piso de una calle pidiendo limosna porque quien los mando a dejarsen desplazar” es definitivamente una sociedad que esta podrida desde el tuétano. Asi que discrepo que la solución de solo decir “desarmar la forma de pensar violenta” pues esa frase es solo un producto de loque estoy diciendo…

Opinión por:

motleydude

3 julio 2012 a las 10:12
  

2. su reflexión sobre la Biblia, que puede llevar a conjeturar que los violadores y los enfermos del país son cristianos que aprenden de leer el libro sagrado judeocristiano pues este contiene una filosofía por demás misógina, es una apreciación que expone un preocupante rechazo por la diferencia de aquellos que dirigen su vida con respecto a las “teorias” de este libro, lo que contradice su otro aparte que habla de un pais que discrimina el que piensa distinto,o es distinto por ejemplo un homosexual. Es decir usted cae en la misma trampa al no dar una posición imparcial frente a preceptos cristianos, los cuales son aceptados en países desarrollados que carecen de la enfermedad que padece colombia (Australia, y Canada para nombrar solo dos de los mas desarrollados del mundo).

Opinión por:

motleydude

3 julio 2012 a las 10:18
  

Por lo demás el acierto más sobresaliente de su columna fue el título de la misma.

Opinión por:

jc ruiz

3 julio 2012 a las 12:16
  

Cada profesional de las comunicaciones escuchado o leído, se convierte en el legitimador de la información que otorga. De allí la responsabilidad que el atañe en el ejercicio de su labor. El autor de la anterior columna del hilo cuenta como un deber cumplido en el papel fundamental en la construcción de un mejor mañana para los colombianos.
El Circulo de Periodistas de Envigado – CIPE, lo felicita por crear,brindar y compartir la verdad desde el arte de informar.
Cordial saludo,
JULIO CESAR RUIZ DIAZ
PRESIDENTE

Buscar en este blog

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.