BLOGS Actualidad

07
06
2016
ealvarez

Vivir en el Bronx

Por: alter eddie

Centro de Bogotá, 8 de la mañana, Junio 4

 

Llegan Pedro, Jorge y su novia Matilda. Los tres vivían en el Bronx y estuvieron el día del desalojo.

 

Jorge tiene 32 años, estudió dos semestres de Diseño en Bellas artes de Cartagena y luego cuatro semestres de psicología en la Luis Amigó de Medellín, dice con risa que allí fue que se enloqueció.

 

Pedro tiene 35 años, estudió en la armada de infantería de Cartagena hasta que lo sacaron y cuenta que allá fue donde se desvió.

 

Los dos nacieron en Bogotá en la zona del cartucho, vinieron de Risaralda pero los hermanos de sus padres los ayudaron para que estudiaran,  la mamá es sana, ellos venían a sacar al papá de las ollas, y terminaron en ellas,  dicen que son los genes, pero también que cada quien es responsable de su destino.

Los dos hablan casi al tiempo, mientras la novia de Pedro calla y sonríe a veces.

 

Vamos a desayunar a un Dunkin’ Donuts y empezamos el diálogo:

- Jorge: Sabe que yo no vengo a un sitio de estos hace como diez años y con eso que usted pagó hago mercado y me sobra.

 

¿Ustedes qué opinan de lo que paso en el Bronx con la toma?

- Pedro: En el momento lo que paso es malo, nos quedamos sin nada,  yo tenía mi habitación y nos quedamos sin nada, todas las cositas  se nos quedaron allá pues no pudimos sacar nada, la cama, la ropa, el televisor, la estufa, pero yo creo que pronto lo malo va a pasar a bueno, porque ya no estoy allá metido, no hay vicio a la mano y espero no estar en un sitio tan podrido como ese. Una cosa somos nosotros, pero hemos visto a mucha gente que está peor de llevada, que no tienen para pagar una pieza y corren para donde los deja estar la policía, el que quiso está en hogares de paso como Bacatá, autocuidado o vía libre y el que quiere consumir para eso están cinco huecos o el san Ber.

 

¿Ustedes creen que va a haber un nuevo Bronx?

- Pedro: Pues como en el cartucho que lo desalojaron  y se riega la gente para todos lados.

 

¿Bueno y cómo fue la toma del Bronx?

- Pedro: Pues eso fue como a las cinco y media de la mañana, eso había gente en el techo, por todos lados, un operativo muy bien planeado para que, cogieron a los sayas tomados o enguayabados por eso no hubo una respuesta armada, por eso se volaron.

- Jorge: Yo estoy hablando con ustedes porque diosito lo quiere, a mi me empacaron 6 cajas de popper nuevas, una libra de coca, una bolsita de heroína y pepas de cualquier cantidad, mucho visaje.

- Pedro hablándole a Jorge: Pero eso le pasa por piraña, por querer aprovechar el desorden.

- Jorge: Pues yo vi una lona y la cojo y cuando es que encuentro todas esas cosas, ufff, y me cae un policía y me dice que me iba a judicializar por eso, pero el tipo me vio con cara de yo no fui y sin embargo me encanaron.  Por suerte la jueza me vio la cara de habitante de calle, yo estaba todo sucio y mechudo y bueno la fiscal no me dio tan duro, pues esas fiscales lo que quieren es meterlo a uno, yo acepte cargos y me quedo en 10 meses lo cual es excarcelable. ¡De la que me salve!, eso era un descargue de alguien y yo por solo mirarlo prácticamente, mire en el lío que me metí.

Eso todo el mundo estaba pirañeando, se sabía que todo se iba a perder, los tombos rompieron las máquinas de monedas, llovían monedas por todos lados, tocaba cogerlas antes de que se las llevaran los tombos.

- Jorge: A mi mamá  que es toda buena y  vende guacales por esos lados días después le robaron la moneda, tenía como cien mil pesos en monedas, pero eso para los tombos es sinónimo de ser expendedor de drogas, pues todo se pagaba en el Bronx con monedas y se pesaban, no tenían tiempo para contar tanta moneda, tenían básculas, la gramera.

 

¿Cuanto pagaban allí?

- Pedro:  $7000 por la pieza  para los dos, eso lo pagábamos diarios.

- Jorge: Yo  $4000 por un camarote.

 

¿Todo el mundo piensa que el Bronx era un infierno, ustedes qué opinan?

- Jorge: Sabe que para el que fuma ese es el paraíso, el paraíso del infierno, excesos de todo tipo.

- Pedro:  Es tan infierno que la gente que andaba allí está por obligación, por la adicción, la necesidad de consumo, la bazuca. Mire allá si hay gente sana, pero los sanos son los que se lucran con la adicción de los otros, son los que la venden entonces no son tan sanos.

 

¿Oigan y todas esas historias de que tenían un cocodrilo en el Bronx?

- Pedro:  habían dos cocodrilos aquí me traje uno, je,je (señalando a su novia Matilda a la que le da un beso), mentiras solo había uno.

- Jorge: Había una serpiente y un tigre como esos de circo, ese lo sacaron por el túnel, eso dicen y pitbulls, esos animales los usaban para la gente que tienen que picar, policías infiltrados, para los sapos que se dejan pillar, con eso les desaparecían hasta los huesos, ni huellas, ni nada.

- Pedro:  Menos mal que esos manes los sayayines no son árabes o de esos lados sino se inmolaban ese día, por Alá.

 

¿Se dice que allá lo que había era armas, ustedes porqué creen que no se dio un enfrentamiento?

- Pedro:  Ese operativo estuvo tan bien hecho que  fueron el día que más se rumbea y los jíbaros por más sanos que sean echan cerveza, perico, popper, sus visajitos y  a las cinco y media están todos paspeados, amanecidos, enfiestados y no les dieron tiempo de reaccionar, los cogieron meando y ahí fue. La reacción fue esconderse, por eso estuvo super bien, se sabía que eso iba a pasar, pero esta vez no hubo fuga de información, fue sorpresa, yo que fui militar pienso que así fue, yo estuve en la seguridad del man ese en Cartagena, de Bill Clinton en el 2000, yo era de la armada, no es por chicanear.

 

¿Y qué era lo bueno del Bronx?

- Pedro:  Que uno podía hacer lo que quería sin que lo estuvieran jodiendo, cada quien en lo de cada quien, eso era lo bakano, allá el raro es el que no consume nada, ese es el sospechoso, pero ya la gente estaba cansada, estaban poseídos “a mosco, a escalera, manguera, morado, nacional”, esos son los ganchos, las líneas fuertes.

 

¿Y cómo era un día corriente en el Bronx?

- Pedro:  Entre y salga, entre y salga, entre y salga, consiguió diez mil  y a consumir, luego salga a conseguir  para consumir más. Es como ir a Salitre mágico y después ¿de dónde venimos? (con tono cansado) de Salitre Máaaaaaaaaagico. ( todos ríen o mejor reímos)

Uno sale es aburrido cuando se va, y llega contento cuando tiene billete para consumir.

- Jorge: Para mí el puro vicio allá eran las máquinas, la ludopatía, eso era peor, había gente que vendía sus bazucas para jugar.

- Pedro:  Esa era la clave del Bronx, usted jugaba y metía bazuca, el pipazo y el maquinazo, el pipazo y el maquinazo, es un complemento, es como el que toma y fuma, esto era único del Bronx. Un pipazo sin maquinazo no era lo mismo. También jugábamos los dados o la cajita de fósforos, la que caiga parada, es un juego muy bakano, es el deporte nacional colombiano.

 

¿Ustedes qué opinan de lo que pasaba con las niñas?

- Pedro: Hermano yo creo que eso es falso, las niñas se corrompieron en su barrio, en el barrio de ellas fumaron y alguna amiguita les dijo que en la L se conseguía mejor bazuca, y la trajo para acá, la niña llegó y no se quiso ir , ¡amarrados aquí los secuestrados!, o el cocodrilo, pero las niñas no, amarradas por el vicio que es distinto y ese amarra peor, los jíbaros abusan de que las nenas consumen, entonces si usted me da de esto yo le doy de esto, pero amarradas no. Es malo que las niñas llegaran allá pero es la lógica de la adicción por el vicio.

- Matilda: Yo llegué menor de edad llegue en el 2000 a los 16 años y me quede, a mí nadie me llevo, llegue sola. Me obligo el vicio que es el infierno.

 

¿Bueno y qué es lo peor de allá, del Bronx?

- Pedro: Que se acabara hermano, eso es lo peor. ( todos ríen)

- Pedro: Lo peor es que muchos amiguitos, amiguitas mías que llegaron allá, que cometieron alguna falta, algún error nunca más los vi, eso es lo peor que puede pasar.

- Pedro diciéndole a Javier : se acuerda de Homero, Homero se murió allá, un rapero, puro talento impresionante , pero se degeneró, el vicio lo jodió, el consumía muchas pepas, el pirobo era un zombie, alguna cagada hizo todo pepo y la embarro, Homero paila, nunca más lo volví a ver, fijo lo tuvieron que haber picado, lo mataron.

- Jorge: ¿Saben que más malo a mi me parece?… Chinos que sí he vuelto a ver, que los vi varios días antes así normales y a la semana los veo y ya no tienen una mano o una pierna  ¿y sabe qué?, mutilados, ¿qué les paso? ¿Sabe qué?… nada, nada, nada, ni hablan, nada se cuenta, eso es un trauma, sabe que si usted cuenta le quitan la otra, están muertos en vida, yo prefiero que me maten a que me quiten las manitos.

 

¿Y entre el Bronx y el cartucho qué era peor?

- Pedro: El cartucho, claro el cartucho, eso era cinco veces más grande.

- Jorge: Mire si este no fuera mi hermano y yo saco y pum, pum, pum, le pego unas puñaladas a lo mal hecho, en frente de todo el mundo, nada hubiera pasado, lo que si tenía que hacer después, es sacar unas bichas, unas monedas y tirárselas encima para que los que las quieran coger lo cojan y lo tiren al container.

 

¿Como quien dice en el cartucho no existía ley?

- Jorge: No allá no había ley, allá no importaba nada, la EDIS llegaba todos los días a recoger la basura y antes a llamar a medicina legal para recoger los muertos, por eso medicina legal quedaba ahí al lado, eso era diario. Eso era ver gente asando ratas a media noche.

- Pedro: El cartucho era como ver la fuga de Absolom, ¿si pilló esa película? Eso era Sodoma y Gomorra, o peor, impresionante.

- Jorge: El Bronx si era seguro, allá había autoridad, en el Bronx se podía entrar, en el cartucho no, allá estaban enfierrados muchos.

 

Y ustedes qué opinan de lo que van a hacer allí en el Bronx a futuro?

- Pedro: Pues mire,  Peñalosa acabo con el cartucho y bueno hizo un parque y esa es la letrina de los locos, pero es su parque, igual la cagaron en esa época, ahí no había sitios para que la gente fuera a bañarse y a descansar por lo menos, ahora si los hay, en esa época decían que se llevaron a la gente en camiones, ahora no necesitan hacer eso.

 

Nos vamos del Dunkin’ Donuts y vemos a la salida a una celebridad de la séptima, “El Halcón” ex cantante de “el nene y sus traviesos” y habitante de calle, Jorge lo escucha aterrado mientras canta uno de los éxitos de su pasado “La barola” y se acompaña con una percusión improvisada en un balde.

- Jorge: ¡Uff es que este vicio si es muy hijueputa!

Categoria: General

TAGS:

0

1 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 5
Loading ... Loading ...
07
06
2016
ealvarez

Los campesinos se dejan la piel a diario

Por: alter eddie

Categoria: General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
30
05
2016
ealvarez

Plaza España

Por: alter eddie

Plaza España, Bogotá 6:30 AM, mayo 30

Llego a una de las calles que circundan la plaza, debo hacer una llamada, una pareja de abuelos se encuentran vendiendo mecato y minutos, un muchacho habitante de calle de acento guajiro pasa y pide dos  bocadillos, termino mi llamada y mientras me como un chocorramo, el vendedor como explicándome con plastilina  me dice:

- ¿Sabe qué? Nosotros somos como un bosque lleno de arbolitos, y si el que cuida a los arbolitos los quiere cambiar de lugar o los anda molestando como a nosotros los vendedores ambulantes , pues los arbolitos no crecen y se estancan, como pasa con este gobierno que en lugar de apoyar  para que crezcamos,  hace todo lo contrario, mire no más lo que está pasando allí adelante  con toda esa gente desalojada en el Bronx.

Voy hacia el parque de la Pepita, allí se ven a varios habitantes de calle caminando, me encuentro con  mi amigo Tino y vamos hacia la plaza España, hay varias calles cerradas, mucha policía rondando, muchas personas durmiendo sobre las aceras, se siente la tensión en el aire, hay cantidades de ladrillos botados  en el suelo, rastros de vidrios rotos,  basura, policías del ESMAD ubicados al frente de la zona comercial .

Caminamos por la plaza  y nos sentamos en un muro, vemos varios cambuches improvisados, carretillas, huele a mierda mezclada con el olor del caucho quemado. Vemos a muchas personas yendo de un lado al otro, notamos que hay algunos que nos miran con cierta inquietud, tengo muchas ganas de fotografiar lo que estoy viendo pero se que es un riesgo innecesario. Se nos acerca un hombre y nos dice:

- ¿y ustedes qué?

mi amigo Tino dice que somos de por esos lados, el hombre me lanza una mirada amenazadora y me dice:

-Usted no, usted tiene es cara de periodista,

yo le digo que no, que soy artista, me sigue mirando fijamente y yo le cambio de tema y le pregunto por la figura que trae su saco,

- Oiga le gusta Bob Marley?,

el dice que si, que es como su Che Guevara,  que ayer se sentía como él, que había liderado  las protestas hacia la esquina que colinda con el colegio Agustín Nieto. Nos pide dinero  yo le doy dos mil pesos y nos dice que más,  mi amigo le dice que todo bien, la cosa se calma momentáneamente, nos damos cuenta que son varios los que nos están observando  “inventariando” y uno de ellos está a nuestro lado,  mi amigo nos dice que mejor salgamos  que la cosa se está calentando, nos vamos hacia el hospital San José y allí nos vuelven a buscar,   a Tino le sacan una navaja y le piden más dinero pero el maneja la cosa.

Algunos comerciantes nos cuentan  que están muy preocupados pues les parece que ese operativo está muy mal planeado y que ahora toda esa gente quién sabe para dónde va a agarrar, uno de ellos nos dice que es el reflejo de los conflictos del país donde pagan los  mas llevados, que esos que andan por ahí son es desplazados, que es como la cotidianidad del país  en chiquito. Otro nos cuenta que le preocupa la cercanía del problema a la zona y que se puede armar una guerra con los paras que protegen el San Andresito de San José, (me acuerdo de la mano negra de otros tiempos). Para una señora está pasando lo mismo que cuando acabaron con el cartucho y la gente agarro de un lado para otro. Otros no entienden porqué cerraron el día anterior el centro de acogida Bacatá.

Se escuchan helicópteros  que rondan la zona, la gente mira al cielo repetidamente, nos dicen que en cinco huecos están feriando las cosas que robaron en los saqueos del día anterior a un centro comercial, que los líderes del microtráfico se están armando en este sitio y en el San Bernardo para proteger sus territorios de los sayayines del Bronx,  que esto va a generar una guerra con muchos muertos, que las ventas se van a joder y que a ellos les toca igual  vender y que les quiten ese problema.

Una señora se acerca y nos dice que en la noche anterior un hombre se prendió por tratar de tirar una bomba incendiaria,  habla sin parar, nos cuenta sobre los niños que dejan empeñados en las ollas por cincuenta mil pesos  para pagar después setenta mil o cien mil, habla de su militancia e ida al monte con un grupo guerrillero desde los 15 años hasta los 21, de los discos de Gardel que el mismísimo Carlitos le regalo a su abuela, nos habla y nos habla mientras un gato ronronea y juega con mi mochila.

Vamos por el barrio, se ve a muchos  habitantes de calle  por allí, uno de ellos en una esquina vende una llave y la roseta de un bombillo, denme alguito por esto repite y  nos dice con tristeza:

-    ¿Saben qué? se siente como si ya no tuviera casa…

 

Categoria: General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
29
05
2016
ealvarez

El Bronx

Por: alter eddie

Bronx, la ELE, 2 de la mañana, Viernes santo
Los campaneros avisan, – allá van, – aquí vienen.
Llegamos a un sitio oscuro, iluminado por fogatas, un bunker de carretillas de reciclaje a la entrada, basura, mucha basura, huele a caucho quemado, antes de ingresar a la “ELE” nos requisan minuciosamente para comprobar que no tenemos ni armas, ni cámaras. Nos dirigimos por una calle delgada y semipavimentada, del techo cuelgan tiras de triángulos de colores, gente caminando que nos mira, otros bajan la cabeza, nos sentimos vigilados.
Llegamos a un sitio llamado el VIP, allí con todo el grupo nos tomamos unas cervezas y nos ofrecen en un platón de plástico lo que queramos, bazuco, coca, mariguana, pepas, lo que quieran se les consigue.
Este espacio en madera tiene dos pisos, en el segundo hay una sala con muebles viejos y otro salón atrás que es el verdadero VIP, donde generalmente la gente llega a drogarse, en el primer piso venden chocorramos, gaseosas, papitas, papel higiénico y unas pipas a las que llaman carros, el que la atiende nunca sonríe, trato de buscarle la charla pero tiene cara de pocas palabras, a su lado un señor esta preparando su pipa de bazuco. Hay varias máquinas de monedas en el sitio, las clásicas de Black Jack, Daniel uno de los muchachos que nos acompaña me cuenta que hay mucho adicto al juego y que a veces terminan vendiendo su vicio (el bazuco) por jugar, a él eso le parece muy extraño, ( Daniel es un hombre de unos 35 años al que le dicen el francés, por sus ojos verdes y cabello rubio, me cuenta que de francés no tiene nada, nació en el cartucho y toda su vida la ha pasado entre cartucho, Bronx y la cárcel, con él pasamos en nuestro recorrido por un teatro derruido, el San Jorge, recuerda que cuando tenía cinco años, junto con su hermano, vieron allí su primera película Rocketer, un tipo con un cohete en la espalda. Su papá era bazuquero desde que lo conoció y murió asesinado en una pelea, su mamá cuenta con un sitio de reciclaje y tiene una hermana que por suerte salió de la olla para no volver y vive felizmente casada en un barrio de Pereira. Daniel vive con su hermano mayor en el Bronx se protegen mutuamente y están juntos pa las que sea. Daniel recuerda que pese a haber nacido entre drogadictos solo hasta sus 20 años empezó a consumir, que probó heroína alguna vez pero snifada, pues le tiene pánico a las jeringas y que esa joda es muy tenaz, que con el bazuco tiene.
Entra un hombre a la tienda , está vendiendo un par de zapatos por dos mil pesos, entra otro y le pide la liga a Daniel y a mi, un billetico para una bicha,
el tendero, le dice que se vaya, que deje de conciliar a la gente, CONCILIAR?, así se le llama a retacar repetidamente por dinero. Mientras sacan al conciliador, con el francés nos encargamos de poner música en una rockola de monedas de doscientos pesos que curiosamente tiene muchos de los clásicos del rock en español, cantamos a dúo Give me the power de Molotov, una canción precisa para un espacio como ese ” la policía te está extorsionando, pero ellos viven….gente que vive en la pobreza, nadie hace nada porque a nadie le interesa”, Daniel me dice, -Oiga usted es un bacán hasta le gusta la misma música que a mí.
Salimos del VIP, por la calle nos miran como bichos raros, una mujer le grita a la persona con quien voy al lado ¡Oiga no se tape la cara!, en el trayecto se ve mucha gente tirada en la calle durmiendo, otros preparando sus bichas, algunos recogiendo la basura del piso, muchas caras de desconfianza y miradas perdidas, son las cuatro de la mañana, música por todo lado.
Ingresamos a un espacio llamado “El billar” se escucha reguetón, jóvenes por cantidades, con pinta de raperos y lo triste muchas, pero muchas niñas con la ingenuidad en su cara, que me hicieron recordar el cuadro de la adolescencia de Munch, me contaba el francés, que la mayoría de estas niñas llegan con sus novios, generalmente barristas, a consumir diferentes tipos de drogas, y gran parte de ellas terminan prostituídas por la adicción al bazuco. Es tremendo ver tantas niñas de 10, 12, 14 años allí, en una de las ollas más dramáticas de Bogotá, sus caras nos conmueven, mi compañera de al lado me dice que es algo muy fuerte y triste, algunas niñas la observan con admiración. No nos demoramos mucho en el billar por estar lleno salimos de allí, unos de los vigilantes nos dicen que si andamos de mirones o qué, empiezan a requisar a unos cuantos del grupo, la cosa se pone tensa y decidimos mejor ir saliendo.
Por el camino vemos a dos niñas, una de aproximadamente 10 años acompañada al parecer de su hermana de 12 años, las dos con una cara angelical, tienen escarcha en su cara y una de ellas una florecita pintada en la mejilla, esta niña mira sonriente a mi compañera de al lado y le pregunta
Hola, cómo estás?
ella responde Hola, cómo estás tú?
Los del grupo nos piden que nos apuremos y esta charla queda así.
Me quedo asombrado al darme cuenta que acabo de presenciar uno de los diálogos más fuertes que me ha tocado, pues quien estaba a mi lado en toda esta experiencia era una nueva amiga llamada Natalia Ponce de León.

Después de haber vivido esta experiencia estoy de acuerdo con que combatan el microtráfico, que acaben con los sitios a los que llevaban niñas a prostituirse y muchos males de este lugar, pero también  me pregunto en dónde estará Daniel y su hermano? cuales serán las estrategias de la alcaldía  para incluir a todos los que como ellos paradójicamente se quedaron sin casa, sino existen esas estrategias pasara como con el cartucho que se convirtió en el Bronx, un maquillaje de la realidad  sin soluciones de fondo.

Categoria: General

TAGS:

0

2 votes, average: 5,00 out of 52 votes, average: 5,00 out of 52 votes, average: 5,00 out of 52 votes, average: 5,00 out of 52 votes, average: 5,00 out of 5
Loading ... Loading ...
22
05
2016
ealvarez

Y entonces qué tiene?

Por: alter eddie

Categoria: General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
18
05
2016
ealvarez

Guerra de almohadas

Por: alter eddie

Categoria: General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
06
05
2016
ealvarez

Teresa Asplund

Por: alter eddie

Categoria: General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
19
04
2016
ealvarez

Arrogancia alienígena

Por: alter eddie

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
13
04
2016
ealvarez

Señor don Procurador

Por: alter eddie

Categoria: General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
10
04
2016
ealvarez

Enrique, 0,0001 % de doctor

Por: alter eddie

Categoria: General

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...