Pelota literaria

Publicado el

REVOLUCION EN VENEZUELA

“Parece que veremos primero a la Selección de Venezuela en un Mundial, que a ese país sin (Nicolás) Maduro”, me escribió un gran amigo al terminar el partido amistoso en Madrid: Venezuela 3 Argentina 1. Primera vez que la albiceleste se llevó tres goles de regalo de la vinotinto.

Y es que la revolución en Venezuela tiene más cuajo en lo deportivo que en lo político. El equipo de Rafael Dudamel modelo 2019 no tiene ribete de sorpresa y apunta al protagonismo en todos los escenarios.

Los venezolanos históricos del beisbol, ya dieron pasos sustantivos en el fútbol y piden a gritos más hechos, y sin duda, logros. Y así es: una camada de adolescentes se consagró subcampeona del Mundo en el sub-20 de Corea en 2017. 

De aquella gloria, ya ocho jugadores están en la absoluta, y mezclan su talento y mente ganadora con la experiencia de un tridente lleno de músculo y colmillo: Roberto Rosales en la retaguardia; Tomás Rincón, su capitán en la media; y Salomón Rondón, un rompe-redes nato y figura del Newcastle: está a dos goles (21) de superar a Juan Arango (23), como máximo goleador histórico del equipo nacional, y con 59 partidos menos que su rival.

En adición, el caraqueño Wuilker Faríñez con 21 años es un candado en la puerta, sigue a su ídolo Iker Casillas, y una triple parada legendaria con su equipo -Millonarios- ante Nacional, le dio la vuelta al mundo.

El 98% de los convocados de Venezuela para esta doble fecha FIFA juegan en ligas del extranjero: España, Portugal, Italia, Inglaterra, Alemania, Argentina, Chile, Colombia, Brasil y Estados Unidos; Arquímides Figueroa es la excepción, al pertenecer y permanecer en Deportivo La Guaira

Dudamel a sus 46 años, asumió el mando del equipo en 2016, y también está a cargo de la juvenil. Fue “director de orquesta” de la hazaña en Corea y hoy disfruta de ese talento en crecimiento con la Absoluta. Su idea es jugar con descaro y atrevimiento; mezcla la concentración y presión para recuperar, con el pragmatismo y transición rápida para hacer daño. Sus dirigidos aplican eso en el campo y juegan todos para uno y uno para todos.

Así se vio en el Wanda Metropolitano contra el novato once de Lionel Scaloni y Messi. Con apenas cinco minutos del balón en juego, Rondón fusiló a Franco Armani para el primero; y antes del final del primer tiempo, Darwin Machís mandó un misil desde el balcón del área para el 2-0. En el segundo tiempo, mantuvieron el orden, y a pesar del descuento de Argentina, sellaron el 3-1 con un penal bien ejecutado por Josef Martínez.

Segunda victoria contra Argentina en épocas recientes que suma a otros dos empates en los últimos dos enfrentamientos por eliminatoria. Todo ello, cubre de tierra goleadas recurrentes y noches de lágrimas, con un portento de presente y esperanzador futuro.

Venezuela quiere superar su mejor participación del equipo de mayores: cuarto lugar en la Copa América de 2011. Hay un proceso, talento, una buena mezcla de experiencia y juventud y el convencimiento en el equipo de saber que son la generación dorada con el mandato de cambiar la historia. 

La Copa América de Brasil será un buen termómetro para ello y así, ajustar la lucha de cara a la eliminatoria. Nunca el equipo de la FVF pisó una Copa del Mundo pero se acerca el día: Dudamel y su legión de futbolistas saben que el camino a Catar está dibujado para besar la gloria.

Comentarios