Pelota literaria

Publicado el

PIQUE BERNABEU

El delirio cobijó al “Teatro de los Sueños”. Manchester United era una avalancha para evitar la derrota por primera vez en su historia en su mítico campo ante el Barcelona. A falta de siete minutos para el término del juego, brotaba magia y fluían aires de epopeya en las gradas de Old Trafford.

Ante una nueva oleada de ataques, Anthony Martial ingresó como un rayo al área para llegar a una pelota en profundidad, e intentar vencer a Ter Stegen; una milésima de segundo antes del impacto, Gerard Piqué se barrió al suelo y logró recortar la pelota que terminó fuera del campo. Una jugada maestra para un defensor descomunal. Barcelona se llevó los tres puntos y no permitió goles en contra.

El número 3 del Barça, volvió a su antigua casa en Inglaterra y firmó uno de los mejores partidos de una temporada que la viste con el lazo de extraordinaria. En el duelo de Champions ante el United, el catalán logró 9 recortes -8 en el área y 4 de ellos al lado del manchón de penal-, ganó el 75% de los duelos aéreos y no cometió faltas.

Pero el juego en Manchester no es un pico alto en Piqué, sino el síntoma de su rendimiento excepcional y sistemático. Ha jugado 43 partidos esta temporada, lleva 7 goles, 2 asistencias, y ninguna tarjeta roja. Junto con Clement Lenglet, compiten por ser una de las mejores parejas en el centro de las áreas europeas.

Sus  vínculos de familia son profundos, su origen tiene inspiración  y  apoyo irrestricto de sus padres Joan y Montserrat. Su abuelo materno  de apellido Bernabéu, fue Vicepresidente del Barcelona, por lo que el color blaugrana fue parte de su bautizo futbolístico sin él saberlo, y hoy sueña en un futuro con seguir el legado que hay en los genes  y llegar a la Presidencia del Barça.

En sus orígenes compartió con Lionel Messi algunos años en La Masía, antes de volar hacia Manchester con 17 años. No la tuvo fácil en el equipo de Sir Alex Ferguson, durante el cuatrienio 2004-2008: Sufría a la sombra de Vidic y Ferdinand, lloró muchas veces, y con nostalgia pasaba su tiempo libre en casa jugando Play Station, viendo la NBA y comiendo chucherías. En aquel entonces, aprendió más de la vida que del propio fútbol, y reconoce en Ferguson a un segundo padre.

Con el paso de aquellos años, y unos pocos partidos en el bolsillo, sin muchos minutos, y falto de protagonismo, le pidió sin duda a Ferguson que lo dejara regresar a Barcelona. Por cinco millones de euros, fue el primer fichaje culé, una vez aterrizó Pep Guardiola en el banquillo aquel verano del 2008.

Su camino tomó rumbo directo al éxito. Bajo la guía del entrenador de Sampedor, y el padrinazgo de Carles Puyol en el área, aprendió, creció y besó el cielo en la Champions y el paraíso en Sudáfrica.

“Hay tantos momentos que ocurren durante una larga trayectoria profesional, que te hacen pensar sobre el destino, las oportunidades y cómo todo podría haber ocurrido de manera distinta. Pero eso no es lo que leemos en los titulares. En los titulares todo es mucho más simple. En la vida real, las cosas más interesantes suceden debajo de la superficie”, escribió Piqué, en la revista  The Players Tribune –proyecto que dirige y en el que realiza entrevistas y diálogos llenos de anécdotas con sus compañeros del universo futbolístico: Buffon, James Rodríguez, también Neymar-.

Siempre deja salir el niño que lleva dentro con su carácter bromista; pone picante al grupo de WhatsApp que aún tiene con sus ex compañeros de selección: ENHORABUENA, y mantiene un reto constante con sus rivales del Madrid. 

Su estatura de 1.94mts no sólo está para cabecear y despejar el peligro, también le da una visión global del mundo, los negocios y la política. Es presidente fundador de Kosmos Holding -un grupo de inversión en deporte-, y tiene como aliados a Hiroshi Mikitani -fundador de la firma japonesa Rakuten-.

A nivel político nunca calla, y habla incluso más que en el campo. “Lo siento, pero no me limitaré a callar y jugar a fútbol. Eso no es todo lo que sé. Para los futbolistas hay muchas más cosas importantes de las que mucha gente cree y pienso que es importante que nos expresemos y que expresemos nuestras opiniones. Los futbolistas somos seres humanos y eso es algo que se le escapa a la sociedad influenciada por los medios de comunicación en la que vivimos hoy en día. Hay cosas que ocurren en nuestra vida de las que el público no tiene ni idea”, escribió en The Players Tribune.

Atornillado en el eje de la zaga con una temporada que tiene registros legendarios, espera conseguir el triplete para llegar a 38 títulos en su carrera, defender la camiseta de sus amores hasta los 35, y continuar ganando en casi todo lo que “juega”.

Comentarios