El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Tour – Día 18: La caída de Nairo y el esprint resumen la 18

La etapa 18 tenía un perfil llano. Era un día intermedio en la secuencia de alta montaña en los Pirineos. Se esperaba una llegada al esprint.  Para los favoritos, era un día para salvar; para pensar en las subidas de mañana en el Tourmalet y el Aubisque. El libreto anunciaba un día de calma, una etapa de transición. Salió tal cual, menos para Nairo Quintana. Ayer ganó y hoy sufrió. El colombiano se fue al suelo en una montonera que se armó en una recta y terminó la etapa magullado en el hombro y el codo izquierdos.  Entró con el grupo de favoritos. Terminó adolorido y lacerado, en el día previo a la última batalla en su terreno.

La etapa estaba condenada al esprint. Una fuga de cinco hombres decoró el recorrido, pero su diferencia con el grupo nunca fue superior a los tres minutos.  Los mantuvieron controlados. Nunca fueron problema para los equipos de los más veloces. A 20 kilómetros los cazaron y la sentencia se cumplió en las calles de Pau. Peter Sagan estaba diezmado por la caída de ayer y así trató de meterse en la llegada. La etapa la ganó Arnaud Demare. Ayer había sido acusado por uno de sus rivales de remolcarse de los carros en el ascenso. Hoy prendió el turbo en la llegada y los dominó a todos.  Se estrenó en este Tour.

La clasificación general no tuvo modificaciones.  Thomas sigue cómodo en el liderato. Es el único entre los 9 primeros que marca más de un minuto, casi dos, sobre quien los sigue. No ha tenido caídas ni percances, y ha estado brillante. Le faltan 2 exámenes finales para consagrarse. Doumolin le gana la posición a Froome por 32 segundos; el británico a Roglic le lleva 16; el holandés aventaja a Nairo por  43; Nairo supera a Kruiswijk por 49; éste a su vez aventaja a Landa por 16; el español a Bardet le lleva 39 y Bardet a Martin 20 segundos. Son diferencias cortas. Mañana, en la alta montaña, se podría tener un nuevo orden, antes de la contrarreloj.

Mañana se vivirá la última batalla en la montaña. Más de uno se encomendará a la virgen en la salida en Lourdes. Algunos necesitaran un milagro para superar la jornada. La etapa tendrá el paso por tres ascensos clásicos: el Aspin, el Tourmalet y Ausbique. De este último, bajarán 20 kilómetros hasta la meta en Laruns. Día para escaladores y para arriesgados. Es el día para sacar las fuerzas que queden. Si las hay.

Comentarios