El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Tour 2019 – Etapa 8: De Gendt se bañó de gloria en Saint Etienne

El 13 de julio de 1985 Lucho Herrera entró a Saint Etienne bañado en sangre. Se había caído en un la penúltima bajada y llegó a la meta triunfante con la cara marcada por cuatro rayas de sangre que se habían secado en su rostro. Fue en la etapa 14 del Tour de ese año. Es una de las imágenes imborrables de las grandes hazañas del ciclismo colombiano.  34 años después, el belga Thomas De Gendt entró a esta misma ciudad bañado en gloria. Se lanzó en una fuga con otros tres ciclistas cuando se bajó la bandera para la etapa número 8 y levantó los brazos como vencedor 200 kilómetros después. Llegó solo, acosado por Julián Alaphillipe y Thibaut Pinot. Los dos franceses se lanzaron por él en los últimos 15 kilómetros, pero no lo alcanzaron, lo escoltaron en la meta. Hoy el ciclismo premió a un batallador inagotable.

Fue una travesía sin descanso. El perfil ofrecía siete puertos de montaña, de segunda y tercera categoría, pero eran muchas más. Fue un día de sube y baja constante. La etapa fue diseñada a partir de información ofrecida por la aplicación Strava, con los recorridos más frecuentes de cuanto ciclista se mete a hacer kilómetros en el Macizo Central. Innovación de la organización del Tour para buscar escenarios diferentes. Asfalto rugoso, olor a viñedos, descensos estrechos, carreteras terciarias, paso por poblaciones pequeñas, muros y terreno complejo. Un trayecto rompe-piernas después de la etapa más larga. Una especie de clásica de 200 kilómetros en medio de la principal carrera de tres semanas. Día agotador, con licencia para la fuga y un remate a tope en los últimos dos ascensos.

En la aventura del día se matricularon Ben King del Dimension Data, Niki Terpstra del Direct Energie, Thomas de Gendt del Lotto-Soudal y Alessandro de Marchi del CCC. Terpstra ganó el esprint de kilómetro 33 y de ahí en adelante, De Gendt lo ganó todo. Pasó primero por los siete premios de montaña y por la línea de meta en Saint Etienne. En el camino, fue dejando uno a uno a sus compañeros mientras el grupo principal apretaba el paso y los recogía a todos, menos a él. Histórica victoria. El belga, un maestro de las escapadas largas, ya ha ganado de esta forma en las tres grandes carreras por etapas.

En el grupo de favoritos hubo tensión. En la penúltima bajada, como le pasó a Lucho hace 3 décadas, se fue al piso el vigente campeón Geraint Thomas. No sangró, pero sufrió. Su bicicleta quedó partida en dos. Sus compañeros  del Ineos lo arrimaron al grupo principal. Vincenzo Nibali también padeció. Pagó factura al esfuerzo en el Giro y cedió más de cuatro minutos hoy. En los últimos metros de la última rampa, Julian Alaphilippe y Thibaut Pinot lanzaron un potente ataque que abrió un hueco de 20 segundos ante el grupo principal, al que le sumaron las bonificaciones del premio de montaña y de la llegada. Alaphillipe es nuevamente líder de la clasificación general y Pinot ya es el capo escuadra mejor ubicado en la general.

La industrial y minera ciudad de Saint Etienne  reserva para sí capítulos épicos del Tour. Es la ciudad en la que los ciclistas se convierten en héroes pagando de contado con sangre, sudor, lágrimas… y victorias. Tambien es una ciudad del arte y el diseño. Mañana la etapa sale desde allí, frente al conjunto arquitectónico de Le Corbusier, el más grande de Europa. Tomará ruta hacia Brioude, para recorrer 170 kilómetros en un terreno igual de quebrado al de hoy. El principal atractivo será el paso por el muro de Aurec-sur-Loire en el kilómetro 36. La carrera sigue atravesando el Macizo Central Francés con dirección a los Pirineos. El paso por el Côte de Saint-Just será el último escollo para encarar los 15 kilómetros finales de descenso hasta la meta. Otro día para pensar en hazañas y en pequeñas diferencias entre los aspirantes al título en París.

Comentarios