El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Tour 2018 – Día 5: Los primeros repechos tuvieron pocos sustos

imagen1El de hoy fue el primer final en cuesta. Etapa con aire de clásica de primavera en Bélgica, pero en pleno verano francés. La llegada fue en una subida corta tras un recorrido largo. 204,5 kilómetros en tierras bretonas, con carreteras estrechas, entre bosques y con una sucesión de ascensos que hicieron de la quinta jornada un sube y baja constante. Eran 16 “cotas”, como las llaman en Francia, para buscar la meta en la ciudad de Quimper. Solo 5 estaban categorizadas como premios de montaña; pero todas aportaron igual para desgastar. Subidas ásperas. Fue un día extenuante con final al esprint, pero distinto a los anteriores.

Ganó Sagan. Lleva dos triunfos parciales. Aguanta bien la media montaña y llega a la meta tan veloz como en las etapas planas. Hasta ayer lo describíamos como el esprinter que le pelea las etapas y la clasificación por puntos a Fernando Gaviria. Si tuviéramos que categorizarlo por lo de hoy, habría que ubicarlo como un “embalador de cuestas cortas”. Explosivo. Demasiado fuerte en los metros finales. Con la medida precisa para lanzarse por la etapa.  Espero el ataque largo de Philippe Gilbert para tomar su rueda y rematarlo en corto.  Entre ellos se metió el italiano Sonny Colbrelli. Ya ha ganado dos etapas en este Tour, 10 en su historial en la carrera gala.

Sagan es el ciclista mejor pago del mundo. Tres veces consecutivas ha sido campeón mundial. El año pasado fue sacado del Tour después de un incidente con Cavendish. No pudo luchar por la camiseta verde que ganó cinco veces seguidas, desde el 2012. Este año va por ella. El único que puede evitarlo es Fernando Gaviria. Los dos corren un Tour aparte. Gaviria lo ha derrotado en las etapas llanas y le araña puntos en los esprints intermedios. Él aprovechará las etapas de media montaña, como lo hizo hoy.

Entre los favoritos no hubo sorpresas. Estaban muy atentos. Llegaron todos juntos, pero tuvieron que mostrar sus piernas. La selección fue mínima pero significativa. Solo 38, de los 170 que quedan en carrera, llegaron con el tiempo del ganador. A pesar del agite, la clasificación general tuvo movimientos mínimos. Michael Matthews, aquejado de fiebre, se retiró. Greg Van Avermaet arañó dos segundos en el esprint bonificable y se acomodó por segundo día consecutivo en el sillón de líder. Philippe Gilbert también consiguió una renta pequeña como tercero en la etapa y subió al podio de la general individual. Rigoberto Urán subió un puesto, ya es noveno. Egan Bernal llevó a Froome hasta la meta y Nairo Quintana entró bien ubicado.

Mañana son 181 kilómetros. La llegada es en el Muro de Bretagne. Son dos kilómetros de para arriba. Los primeros 1.000 metros son al 9,8%. Corto pero sustancioso. Una pared. No da tiempo de acomodarse. Se pasa dos veces por el mismo sitio en los últimos 16 kilómetros. Entre los dos pasos hay otra subida no categorizada, marcada como esprint bonificable. Ideal para clasicómanos puros, pero con presencia de los jefes de fila. Fundamental para saber el estado de forma de los aspirantes al título. El que no esté bien, o el que se acomode mal, perderá segundos valiosos.

Comentarios