El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Mundial – Día 19: Cualquiera pudo pasar, les tocó a Inglaterra y a Suecia

Partidos difíciles. De alta tensión. Apretados y tácticos. Enredados y defensivos. Con mucho control de juego y pocas propuestas de ataque. Extenuantes. Con resultados cortos. Con angustia y agonía. Pudo haber pasado cualquiera. Les tocó a Suecia y a Inglaterra, pero pudieron ser Suiza y Colombia. El fútbol es así.

Colombia diseñó un partido para controlar a su rival. Y lo hizo. En los primeros 45 minutos los ingleses apenas se arrimaron dos veces. Un cabezazo de de Kane al minuto 15 y un tiro libre que se fue sobre la derecha fueron los únicos apuntes en la libreta del ataque inglés. Hasta ahí funcionó lo planeado. El segundo tiempo fue otra cosa. Los colombianos salieron con su mismo diseño de juego, pero las circunstancias cambiaron.

Las decisiones del árbitro acabaron con el esquema, con la paciencia y con el control mental de los jugadores colombianos; pero no con los sueños de los tres colores y los 50 millones de colombianos. Un penal sancionado a Carlos Sánchez al minuto 64, después de una falta previa no pitada de Harry Kane, le dio la victoria parcial a los ingleses y la anotación número 6  al máximo artillero del Mundial. Pekerman hizo cambios y Colombia tuvo la intención de atacar. Jugó con intensidad, con pundonor y con ganas. Con eso le alcanzó para un grito agónico de gol al minuto 94, cuando ya se acababa el partido y Yerry Mina anotó de cabeza. El defensa goleador. La fórmula de este Mundial. Empate a 1 gol que significó jugar 30 minutos más.

Inglaterra se confundió y Colombia le quitó la pelota. Fueron 30 minutos de mucha presión. Una opción de lado y lado y a definir desde el punto penal. Falcao, Kane, Cuadrado, Rashford y Muriel anotaron en seguidilla. Ospina le atajó a Henderson, pero Mateus Uribe la estrelló en el palo. Trippier igualó la cuenta. Jordan Pickford le tapó a Bacca y Eric Dier marcó el definitivo. Colombia terminó aplaudida, pero Inglaterra avanzó.

El rival de los ingleses será Suecia, que superó a Suiza por la diferencia mínima. Un remate de Forsberg al minuto 66 fue suficiente. El balón cambió de dirección en la pierna de un defensa y resolvió la clasificación. Fue un partido entre equipos espejo: fuertes en defensa, con contra ataques veloces y efectivos, con tenencia poco productiva y usada solo para desgastar, y con juego aéreo en ambas áreas. Las opciones fueron muy pocas. El camino sigue para los suecos.

Ahora solo quedan los ocho mejores. Muy pronto serán cuatro. En el grupo privilegiado hay tres selecciones que ya fueron campeonas. Mañana y el jueves no habrá juegos, pero sí fiesta en los países que sueñan con el título. Y tusa en los que salieron hoy.

P.D. Con Colombia, yo también quedo eliminado del Mundial. Ahora me dedicaré al Tour. Gracias a todos los que leyeron, compartieron, comentaron y siguieron.

Comentarios