El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Mundial – Día 15: A Colombia le costó, ¡pero está!

Partido bravo, rudo, hostil. A Colombia le costó. De cuenta del VAR se salvó del primer susto. El árbitro pitó penal a favor de Senegal, revisó y reversó. Con la lesión de James llegó la primera desilusión. Se fue el 10. No había por dónde. Senegal apeló a lo físico y Colombia no pudo usar el talento. Así fueron los primeros 60 minutos. Partido incómodo. Difícil. Mucho músculo, poca mente. El primer gran aplauso en el estadio fue por el gol en el otro escenario. Polonia, eliminado, hizo gol. Golpe anímico a favor. Estalló el público y Colombia ganó confianza.

Después de la angustia vino la fiesta. Discreta por lo complicada, pero fiesta. Colombia luchó y peleó el partido. Buscó por dónde y encontró por arriba. Al minuto 74 llegó el gol de Yerry Mina. Juan Fernando Quintero cobró un tiro de esquina, se la puso en la cabeza y qué linda le quedó. Un cabezazo que terminó con el gran sufrimiento. Segundo aplauso de la muchedumbre. Más confianza para la Selección. Después, había que aguantar. Pura capacidad de combate. David Ospina tapó una jugada determinante. A punta de coraje Colombia conservó la victoria hasta el minuto final. Sufrió, perdió a James, tragó saliva con el penal, sudó y apretó; pero clasificó como primero del grupo.  A Colombia le costó, pero está en los octavos de final de un Mundial por tercera vez en la historia.

En el otro juego, Polonia solo jugaba por el honor. Lo defendió haciéndose querer de Colombia. El gol de Bednarek al minuto 60 le dio su única victoria en el Mundial. Momentáneamente eliminó a Japón y clasificó a Colombia. 14 minutos después, el gol de Mina sacó a Senegal y metió a Japón. Los asiáticos perdieron, pero evitaron recibir tarjetas. En ese detalle estaba su clasificación. Cayeron 1-0 y clasificaron por juego limpio; primera vez en la historia que se usa este ítem para desempatar. Aguantaron cuando estaban en ceros y aguantaron después del gol de Mina. Los japoneses, ordenados y discretos, son el palo en los octavos de final.

En la tarde, Inglaterra y Bélgica resolvieron el grupo G. Los dos estaban clasificados y alinearon algunos suplentes, pero fueron fieles a sus estilos. Bélgica elabora más; Inglaterra es muy vertical. No fue un gran partido. Adnan Januzaj marcó al minuto 51 y con ese tanto Bélgica llegó a un registro de 23 partidos consecutivos sin perder. Fellaini tuvo el segundo, pero lo malogró, y los ingleses pudieron empatar pero Cuortois evitó una opción clara de Rashford. Inglaterra enfrentará a Colombia y Bélgica seguirá su camino ante Japón.

En el otro juego Túnez superó 2-1 a Panamá. Los centroamericanos comenzaron ganando y soñando con una primera victoria en su debut mundialista, pero no tuvieron fútbol para sostener el resultado. Túnez remontó. Ben Youssef convirtió el gol 2500 en la historia de los mundiales. Solo Egipto y Panamá se fueron en blanco de Rusia 2018. Volvieron a casa sin puntos.

Mañana es día de descanso en el Mundial. El sábado a esta hora ya se conocerán los dos primeros clasificados a cuartos de final. Hoy quedan 16, muy pronto serán 8. Comienzan los duelos directos, los partidos sin margen de error.

Comentarios