El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Giro – Día 10: ¿Pasó factura el día de descanso?

imagen1

Así es el ciclismo, como la vida misma. Un día malo y la historia cambia radicalmente. A veces, como le pasó hoy a Esteban Chaves, aparecen problemas, las fuerzas faltan, las piernas no van al ritmo de los demás. Difícil de entenderlo, difícil de explicarlo, y sobre todo, difícil de asimilarlo. Hoy el colombiano se levantó a 32 segundos del líder y mañana amanecerá a 25 minutos.

En días así, se dice de todo. Hablaron de una caída, que nunca la hubo. Mencionaron una alergia por el polen, que generalmente llega en el verano y no saliendo del invierno. Dijeron que era el tributo pagado al esfuerzo hecho en el Etna y el Gran Sasso; podría ser aunque otros ciclistas que hicieron esfuerzos similares no desfallecieron. Era la etapa 10 y cargarle la culpa al trajín en un ciclista que se prepara para las tres semanas también es discutible. ¿El efecto del día de descanso? otra hipótesis interesante, pero nada claro, nada concreto. Lo único cierto es que Chaves perdió hoy 25 minutos y el sueño de llegar a Roma con la camiseta rosa.

En las carreras de tres semanas, después del día de descanso no se sabe cómo va a reaccionar el cuerpo. No debería llamarse así, porque en el ciclismo el día de descanso no se deja de pedalear, no se suelta la bicicleta. Es un día para mantener la forma, para cuidarse, para planear estrategias, para que el cuerpo no pierda su consistencia; un día para rodar con una cadencia intermedia.  Es un día raro por su efecto mental: si se trabaja mucho se siente cansancio y si se hacen pocos kilómetros se puede perder el ritmo. Bajan el estrés, el ácido láctico y la adrenalina… En realidad los corredores desean descansar y dormir, pero el día que no se corre el entrenamiento no cesa.

Después del día de descanso vuelve la competencia y los efectos aparecen. Algunos llegan muy relajados en el aspecto físico y la memoria del músculo al no sentir el trajín los traiciona. ¿Le pasó esto a Esteban Chaves? No necesariamente, pero es una buena idea como hipótesis.

La etapa la ganó en fuga Matej Mohoric y Simon Yates sigue de líder en la clasificación general, con 3 segundos más sobre sus rivales conseguidos en una bonificación. La de hoy fue la etapa más larga del Giro. Con lluvia y con frío. Seis horas sobre la bicicleta a 40 kilómetros por hora. Fueron 239 largos kilómetros; mucho más largos para Chaves que perdió la rueda del grupo en los primeros 20 subiendo al Fonte de la Creta y le tocó perseguir el resto del día. ¿Le dio la pálida o la pájara, como se le llama en muchas partes? No. Sencillamente no le dieron las piernas, “las tenía sueltas”. En palabras del mismo ciclista: “simplemente no tenía fuerzas”. Impredecible. Es ciclismo…  Muchas veces difícil de entender.

 

Comentarios