El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Giro 2019 – Día 4: El cielo para Carapaz, el infierno para Dumoulin

La Divina Comedia de Dante Alighieri es una de las obras cumbres de la literatura universal.  Fue escrita en el siglo XII en dialecto toscano y en uno sus versos se cuelan menciones a pequeños poblados por los que pasó hoy la etapa número 4 del Giro. En el poema, Dante narra en tres cánticos un viaje maravilloso por el infierno, el purgatorio y el paraíso, en el que se cruza con las almas de grandes y temibles personajes. En la etapa, hoy se vivió un larga excursión de 235 kilómetros, entre Orbetello y Frascati, con un final inesperado para los protagonistas, más cercano a un cuento que a un poema. Dumoulin visitó el infierno, Carapaz tocó el cielo y Molano cayó al purgatorio.

Antes de comienzo, el UAE Emirates Team sorprendió con un escueto comunicado anunciando el retiro de Juan Sebastián Molano. El joven colombiano arrojó resultados inusuales en un control médico interno y el equipo lo bajó de la carrera para hacerle nuevos exámenes. Duro momento. Desde su purgatorio le tocará como a Dante, contemplar la felicidad de los elegidos.

Los primeros 223 kilómetros fueron de protagonismo para los aventureros. La fuga fue de 3 hombres: Frapporti, Maestri y Cima. Los mismos que lo habían intentado en la segunda etapa. Estuvieron al frente todo el día en una correría sin mucho futuro posible. Un canto menor, pero muy significativo para sus escuadras.

La etapa no era plana. Tampoco de montaña. Las carreteras de Maremma, el paso por Mentana y la llegada en las colinas de Roma tenían una ondulación constante. Había un solo puerto de montaña categorizado, pero el sube y baja nunca cesó. Etapa tramposa y tensa. El final picaba para arriba en los últimos 25 kilómetros. Para ese tramo final estaba guardado el clímax, con un desenlace súbito.

A 6 kilómetros de la meta ocurrió la montonera. Sivakov se fue al piso y tras de él se enredó la mitad del grupo. Caída multitudinaria con múltiples efectos. El que más sufrió fue Tom Dumoulin. Llegó a la meta con la rodilla izquierda inflamada y ensangrentada. No podía pedalear. Entró al infierno por un pecado ajeno, pero sin derecho a purificarse. Es el primer gran favorito que de manera tempranera resigna sus opciones.

El grupo principal se partió en dos. Adelante sobrevivieron 10 hombres, entre ellos el líder Roglic, que aprovechó para sacarle 16 segundos a los demás favoritos; tres hombres del UAE, que no aprovecharon la ventaja numérica; y el ecuatoriano Richard Carapaz, que levantó los brazos como vencedor de etapa para contemplar la rosa mística de la victoria. El otro grupo entró a 18 segundos del ganador. Allí estaban los demás protagonistas de la clasificación general. López, Yates, Nibali y Chaves, entre otros.

La historia del Giro tuvo hoy una letra fuerte. Apenas van 4 días y ya se han escuchado muchos cánticos. Faltan 17. Mañana son 140 kilómetros de Frascati a Teracina. Día para comedias, epopeyas, dramas y tragedias. El ciclismo también es una obra maestra.

Comentarios