Aquí no se escribe de fútbol

Publicado el carlosecerveraf

[MLB] ¿Por qué hay que ir a ver El juego de la fortuna (Moneyball)?

moneyPara quienes nos gusta el baseball definitivamente hay que verla, porque podemos ver de cerca cómo es este deporte como negocios. Las reuniones entre gerentes generales, las negociaciones con los jugadores, el llenarse de coraje para despedir a alguien de tu novena, el sentarse a hablar con el dueño del equipo y pedirle dinero. Todos esos detalles que no vemos cuando la Serie Mundial ha terminado.

Para quienes no entienden de baseball, véanla porque es una película que tiene seis nominaciones a los premios Oscar: Mejor Película, Mejor Actor (Brad Pitt), Mejor Actor de Reparto (Jonah Hill), Mejor Guión Adaptado, Mejor Edición y Mejor Mezcla de Sonido. Además recrea muy bien los partidos y a lo mejor saldrá de la sala con cierto conocimientos sobre baseball.

Moneyball plasma la vida del gerente general de los Atléticos de Oakland, Billy Bean, los cambios que hubo en el equipo en 2002 y la racha de 20 partidos seguidos ganados. Hoy, los Atléticos no ganan con mucha regularidad y Beane ya no es considerado el genio que se muestra en la pantalla.

La película muestra la imagen de un visionario ex-jugador como lo fue Bean, quien, con un equipo limitado logra llegar a la final de la Liga America donde pierde contra los New York Yankees. Durante el receso, Beane ve partir a tres jugadores claves de esa época como eran Jason Giambi, Jhonny Damon y Jason Isringhausen; los tres firmaron contratos millonarios que no podían igualar los de Oakland.

De esta manera, el dueño de los Atléticos no le da un peso a Beane para reconstruir el equipo. Es aquí cuando aparece Peter Brand, recién graduado de Yale de Economía, quien le enseña a Bean el nuevo modelo de jugador que deben contratar, de este manera comienza la reconstrucción del equipo, lógicamente habrán muchos obstáculos.

¿Será acaso la mejor película de baseball que hayamos visto? Me atrevería a decir que sí porque retrata al pie de la letra lo que es una temporada antes, durante y después. De lado quedan relaciones sentimentales, escenas de humor o de drama que hemos visto en otras producciones. Moneyball lo muestra tal como es.

Y hablando de Billy Bean es difícil creer que haya rechazado una oferta de más de 15 millones de dólares para ser el gerente general de los Red Sox de Boston. Su argumento fue simplemente por “amor al show, al juego, por ver a la gente comerse un hot dog”. Aún no me cabe en la cabeza porque sencillamente el baseball, como todo en la vida, es un asunto de negocios.

Comentarios