Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

Mi refugio

 

a5e5e7c9b5c7a52e2de16c3c98c7c7a2

Para Pepe

Contigo la vida me concedió un refugio sobrio, tranquilizante, privado.

Un escenario de tonos cálidos, con segundos para respirar y levantarme en calma, para volver a mí misma cuando quiero contar las nuevas horas.

No tiene ojos vigilantes, ni tiempos, ni voces que te mandan a su antojo, a su precio.  A veces lo rondan figuras amenazantes, de las que motivan las rabias y las sorpresas.

Pero ahí es donde vuelvo a tu sabio cuerpo, que me centra, me da el empujón si neciamente tiendo a desfallecer, me invita con bondad a andar a mi ritmo y rodearme de aires que nadie puede arrebatarme.

Es mágico y puro el tiempo que me otorga. Vibra adentro con la felicidad de pertenecerme sin cuestionamientos, evaluando el pasado con menos rigor, y sin anticiparse al peso de los compromisos futuros.

Este refugio que construyo a diario, se purifica con mi imaginación y emotividad.  Aquí no tengo miedo de pensar en voz alta, de hablar de fantasías, de llorar en público, de abrazar sin límite a los míos.

Llegaste para dar nuevos símbolos a mis ciclos femeninos, para alejar los fantasmas que me dicen que el camino no trae destellos de luz y fuego, para alejar los fantasmas que hablan desde sus prohibiciones con la intención de juzgar, y no de acompañar.

Amo el refugio finito y humano que me dejaste descubrir.  Me he prometido que es y será la fuerza del siguiente paso.

Me llevaste a estar por fuera de la caja en la que quieren someternos, y me trajiste de vuelta mi carácter cambiante, mi gota de lluvia y emoción, estas letras que vale la pena entregar, la vulnerabilidad que ya no asusta y los momentos de aguas claras y limpias que te entrego a diario en mi mensaje de amor.

Más de Lloronas de Abril en

 https://www.facebook.com/lloronasdeabril/?ref=bookmarks

 

 

 

 

Comentarios