Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

Mi exquisito caballero

img-20170714-wa0088

Por: EVA

Ya me había resignado a pensar que la vida con un amor extraordinario era inexistente. Que con los años desaparecían esas voces nocturnas, sorprendentes, cómplices, exclusivas en la idea privada de la felicidad.

Pensaba con recelo que transitaría el paso de las horas con mis rutinas secretas, porque el sueño de un caballero exquisito no era para mí.

Me acostumbraron, con resignación masiva y femenina, a limitar mis expectativas.

Se cruzaron comentarios de dolor y nostalgia.  Me dijeron que la soledad sería mi mejor escudo, y mi preferencia, las noches sin sobresaltos.

Maduré con la sensación de que eran mis merecimientos, como si tuviera un velo comprado justo para los grandes ojos verdes que descubriste. Un velo, dispuesto incluso, a opacar el impacto sonoro de mi sonrisa.

Y a eso llegaste.  A sentarme en una puerta blanca de novedades, de caminos sorprendentes en los que tu exquisitez prueba los detalles por los que ningún otro ser humano demostró extrema empatía.

A eso llegaste. A permitir que me conozca, a quitarme el velo para darme una rosa en primavera, a contarme cómo disfrutar el café en compañía, a dejarte cautivar con mis debilidades, a tomarme de la mano y llevarme por una ruta que apenas empieza.

A dictarme las palabras que ahora vivirán entre los dos a pesar del mar que nos separa, y a palpitar con el afán enamorado de cada minuto del alba, mientras abres mis sentidos a un universo que no acaba en el caluroso abrazo que más nunca se despedirá de tí.

Lo digo con holgura y convicción, con la esperanza palpitante en las manos que llegarán a acariciarte: eres mi caballero extraordinario, en la noche, en el día, en los minutos que vendrán para que conozcas lo que guardé para ti, porque un día me besaste y me dijiste que puedo volver a ser feliz.

Más de Lloronas de Abril en https://www.facebook.com/lloronasdeabril/

Comentarios