Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

Entre dos fuegos

 

violencia

Por: Ohr Ha’naor

Me horrorizo ante la dureza de sus golpes en tu cara. Y los tuyos en la suya. Me lleno de espanto al ver tus huesos rotos.

¿Estás loca por haberle cortado la ropa en pedazos y haber tirado sus mancuernas por el inodoro?

Al ver tu llamado desesperado en nuestro correo con una confesión valiente y vergonzante a la vez, nadie habla por ti.

Tu tienes la culpa dicen.

“Es que ella tiene problemas. Ella siempre fue violenta. Las de esa raza son así. Eso es cuestión entre ellos. No te metas. Está loca. Si todo eso es cierto, por qué no vas a la policía?. Tu no sabes qué paso entre ellos. Ella también le pegó. El amigo de nosotros es él, no ella”.

¿Tienes la culpa? Mi razón se niega a creerlo; los golpes y agresiones a otro ser humano sin importar quien es ni que sexo tiene son inaceptables. Punto. Pero el instinto me hace pensar que si, que es tu culpa, por haberte quedado en una relación disfuncional, con un hombre que daba claras muestras de no amarte y sé que esta no fue la primera pelea y que tu también golpeaste.

Lo siento, siento mucho quedarme en la tribuna sin tomar partido ni hablar por ti, ni hablarte a ti. Creo que dentro de la mujer moderna que parezco ser y que sabe que callar, vive una abuela conservadora y con muchos prejuicios viejos llenos de caverna.

Por eso este silencio ensordecedor, en el que no encuentro nada útil ni compasivo para decirte. Nada.

¿Y si fuera yo? ¿Importaría en ese caso haber tenido la culpa? Debo hablar, hemos callado muchos siglos.

Más de Lloronas de abril en https://www.facebook.com/lloronasdeabril/

Comentarios