El Hilo de Ariadna

Publicado el Berta Lucia Estrada Estrada

BREVE REFLEXIÓN SOBRE LOS BAJOS NIVELES DE LECTURA EN COLOMBIA

Siempre escucho decir que si en Colombia hay un nivel muy bajo de lectura se debe a que los libros son muy caros; lo cual es sólo una verdad a medias. Lo digo porque la mayoría de padres de familia, estudiantes o profesionales jóvenes, compran al menos una botella de licor semanalmente o una cajetilla de cigarrillos diaria; ni que decir del dinero que se invierte en ropa o en productos de belleza o en cirugías estéticas. Vivo en Francia, y aquí, al igual que en Colombia, los libros son muy costosos.

Para que tengan una idea les cuento que hace una semana compré cuatro libros que me costaron 100€, poco más de $300.000=, y uno solo era de bolsillo; en cuanto a los libros de bolsillo cuestan alrededor de 7.50€, mucho más que una cerveza, y lo digo porque un señor me escribió alegando que en México los libros cuestan lo mismo que dicha bebida.

Dirán que en Francia los salarios son muy altos, y puede ser verdad si se comparan con los salarios colombianos; lo que es una realidad es que la vida es muy costosa; piensen solamente en lo que cuesta la calefacción en invierno; la vida de una gran parte de franceses es bastante precaria.

Olvidamos que las bibliotecas públicas existen, trabajé en una de ellas durante 10 años, y conozco la Biblioteca del Banco de la República que es excelente.

Olvidamos que en Internet se encuentran miles de libros gratuitos.

Les cuento también que las universidades de Manizales han creado una red educativa, así que cualquier estudiante puede acceder a las bibliotecas de las cinco universidades.

La lectura debe ser estimulada desde la familia:
¿Cuántos padres les leen a sus hijos pequeños?
¿Cuántos padres les compran libros a sus hijos bebés o de dos o tres años? Dirán que no saben leer, cuando la lectura es mucho más que descifrar los signos del alfabeto.

¿O cuántos padres llevan a sus hijos a una librería semanal o mensualmente?

¿O cuántos padres regalan libros en aniversarios o navidad o primeras comuniones?

¿En cuántos hogares hay más de 5 o 10 libros que no sean textos escolares? y esto incluye a hogares con buena capacidad adquisitiva.

Les cuento también que en la ciudad de Ibagué la editorial Caza de Libros de Pablo Pardo, hermano de los escritores Jorge Eliécer Pardo y Carlos Orlando Pardo, promueve la compra de libros de una forma totalmente inédita: por un libro que un estudiante compre puede acceder a la lectura de 500; cada vez que lee un libro va a la editorial y lo cambia por otro. Una idea excelente que combate la teoría que la gente no lee porque los libros son muy costosos.

Comentarios