Conversar, Sentir y Pensar.... Desde el SUR

Publicado el Jair Montoya Toro

Desde la sociedad del espionaje íntimo, la guerra y el engaño – Pensando en 1984

La novela 1984 es una obra maravillosa del Inglés George Orwell; realizada en 1949, es un escrito de ficción en el cual se relata como se vive en una sociedad del control, la vigilancia, la guerra, el miedo y el engaño; más allá de lo fino de la historia, de la trama cautivamente y de la humanidad de los personajes, lo que más impresiona es que 1984, hoy, ya no es ficción; porque esa novela-profecía describe de muy buena manera la vida de la mayoría de nosotros.

Leerla va mucho más allá del disfrute de sumergirse en una prosa hermosa que hace sentir el mundo creado por el autor; leerla-sentirla implica acceder a un contexto profundo y revelador para comparar nuestras vidas; para sentir como lo totalizador, lo avasallante, lo dominante se entra por cada resquicio en nuestra existencia.

La sociedad del control, del miedo y de la mentira está aquí; existe de manera abrumadora como lo describe 1984; no está en manos de un estado como tal, pero si bajo la dominación de una minoría que comparte y construye una manera económica, un actuar político, un control militar y territorial, un modelo educativo, un fanatismo por el exceso y la frivolidad; y con ello permean-inundan estados, sociedades, individuos.

Las personas del mundo construido por Orwell, en su libro, son llevadas animosamente a la guerra, a la precariedad, al odio por sus iguales; y para lograr que los sujetos se sumen a esta manera de vivir el estado controla la comunicación, crea y aviva la mentira, utiliza el espionaje íntimo y le da un poder supremo a lo militar.

Hoy la evidencia hace pensar que las “fallas” del modelo preponderante no son “asuntos fortuitos”, “manzanas podridas” o “hechos aislados”; si no que más bien corresponden a las intenciones y efectos de una manera dominar y expoliar pueblos.

El modelo imperante usa hasta el hastío la palabra libertad, pero la libertad que los poderosos publicitan a través de sus miniseries, estilos de vida, consumismo, farándula, espectáculo, ruido y olvido, es una libertad residual, mutilada, insulsa; que sólo le permite a la inmensa mayoría habitar dentro de un pequeño espacio delineado por quienes detentan el poder, y dentro del cual tienen que estar todos los dominados; sólo tocar los bordes de este espacio, arbitrariamente impuesto, hace saltar las alarmas del sistema, el cual esculcará, exagerará y hasta inventará para lograr el desprestigio y la condena de aquel de aquel sujeto que osó moverse de los límites que le son obligados.

1984 entrega muchos elementos para preguntarse y comprender mejor el mundo que habitamos; para pensar e indignarnos con la vigilancia íntima a la que estamos sometidos; para poner en tensión modelos económicos que prometen beneficios generales, pero que están calculados sólo para acrecentar la acumulación de la élite rica y mantener en la precariedad a las inmensas mayorías pobres; también ayuda a pensar si las fuerzas armadas cumplen su fin, que es el de proteger los pueblos, o mejor usan su fuerza y sus equipos para mantener y aumentar los excesos y abusos de una minoría económica y política frente a quienes dicen proteger.

En la sociedad de hoy los poderosos “con sus palabras crean mundo” y con su capacidad de propaganda lo extienden a una inmensa mayoría que sumen en el engaño, la ilusión, el abuso, el control y la amenaza de ser arrinconado o eliminado si no encaja en este sistema que pretenden hacer creer “natural”.

Este modelo social no es natural ni inmutable, es una construcción cultural y para saberlo hay que informarse, pensar, sentir, conversar, tomar conciencia y actuar en pro de su modificación; en búsqueda y hallazgo de una manera más humana de vivir para si y para los otros.

Seguramente 1984 le ayudará a quitar un poco de penumbra, a poner en crisis ese discurso repetitivo y falto de verdad que es la “sociedad de la libertad y la elección”; y le dará elementos para preguntarse, indignarse y actuar.

@jairmontoyatoro

[email protected]

Para ir al libro 1984 sólo es dar clic en la imagen

1984 George Orwell

  Imagen tomada de: http://leinerblog.wordpress.com/2011/02/18/1984orwell/

Comentarios