BLOGS Política

Tags de Posts ‘cultura política’

20

12

2013

Juan Gabriel Gomez Albarello

Santos en la Universidad Nacional

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello

El Presidente Santos visita la Universidad Nacional de Colombia el día de hoy, 20 de diciembre de 2013. Va a una ceremonia en la cual se formalizará la creación de una estampilla con la cual se esperan recaudar $1,25 billones de pesos, plata que se destinará a la modernización de la infraestructura de las universidades públicas.

Categoria: General

4

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

19

07

2012

Juan Gabriel Gomez Albarello

¿A qué sabe el fachismo?

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello

Yo no lo sé, pero si sé a qué sabe enfrentarlo.
El día de hoy un pequeño grupo de manifestantes, no más de veinte o treinta, recorría la carrera 13 en la ciudad de Bogotá. Yo me los encontré cuando iban a la altura del Centro Internacional. Llevaban una pancarta que decía “Sí al Fuero Militar”.
Como el fuero militar nunca ha dejado de existir ni conozco a nadie que quiera abolirlo ni nada por el estilo, podría asegurar que lo que esos manifestantes demandaban era la ampliación de la competencia de la justicia penal militar a los casos de violación a los derechos humanos. Esta competencia es la que nunca ha debido existir, pero desafortunadamente es la que varios sectores, particularmente una asociación de militares retirados, ACORE, se empeña en pedirle al Congreso que la restaure.
El fuero militar es una institución muy antigua. Tiene su razón de ser en la preservación de la disciplina dentro de las fuerzas militares. Lo que no tiene razón de ser es que se incluya en ese fuero el conocimiento de cosas que no tienen nada que ver con el mantenimiento del orden marcial. No voy a repetir aquí todo lo que se ha dicho y escrito sobre el asunto. Éste es ya un asunto resuelto. Las violaciones a los derechos humanos son de competencia de la justicia civil.
Yo entiendo el malestar que a muchos militares y a sus familiares le puede causar que las acusaciones de delitos cometidos en el curso de sus funciones vayan a parar a manos de una institución bastante cuestionada: la Fiscalía General de la Nación. Si yo fuera militar y supiera que alguien maliciosamente quisiera dañar mi carrera, tendría razones para estar preocupado. El uso y abuso de la prueba testimonial por parte de la Fiscalía ha alcanzado unas proporciones gigantescas.
El mejor ejemplo de esta situación es el caso de Sigifredo López. El fiscal de turno, amparado en una colección de testimonios de personas cuya credibilidad ha sido puesta en duda en varias ocasiones, se apresuró a ordenar una indagatoria y a dictar una medida de aseguramiento que han conmocionado a todo el país. Peor aún, a pesar de que una prueba técnica ha servido para demostrar que la acusación de ese fiscal es infundada, la Fiscalía se ha empeñado en continuar coartándole al ex-diputado del Valle su derecho a la libertad personal. Aparentemente, el dicho “un auto de detención no se le niega a nadie” sigue vigente.
Por eso, como lo dije anteriormente, si fuera militar, me preocuparía de que un fiscal poco diligente, quizá ansioso de producir algún resultado que le signifique una promoción en su carrera, se aventurara a proferir una decisión que afectara mis derechos constitucionales. No puedo decir otra cosa sino que la situación es terrible. Pero lo es también para los civiles. Y como civil creo que el remedio es fortalecer la capacidad técnica y jurídica de la Fiscalía antes que darle a la justicia penal militar una competencia que debe estar reservada a la justicia civil.
A mí me duele saber que hay madres que se van a dormir llorando la pérdida de sus hijos asesinados por unos miembros de las fuerzas militares que, violando su deber constitucional y legal, ansiosos por una promoción o unas vacaciones, cometieron asesinatos a sangre fría, asesinatos que eufemísticamente hemos dado en llamar “falsos positivos”. Casos de este tipo nunca deben salir de la competencia de la justicia civil, nunca deben ir a manos de la justicia penal militar.
Por eso cuando encontré en la carrera 13 a los manifestantes que llevaban una pancarta que decía “Sí al fuero militar” grité a todo pulmón “Falsos Positivos”. Grité duro, lo más duro que podía, con toda la dureza que proviene de mi indignación. Y entonces tuve un encuentro memorable, digno de recordación en este blog, un encuentro con el fachismo que hay en este país. Varios tipos, algunos con shorts de camuflado, otros con una camiseta negra en la que sobresalía una cruz de tinte gótico, muy apropiada a la versión mestiza catolicoide de nuestro fachismo, se me vinieron encima con gesto amenazante gritándome que me callara. Yo seguí gritando lo que más pude hasta que los tuve demasiado cerca, tan cerca como para saber que la confrontación iba a dejar de ser verbal y podía tornarse en física.
Afortunadamente, en la retaguardia de ese pequeño grupo de manifestantes iban dos agentes de la Policía. Apenas los ví, les pedí protección y me la dieron. Hicieron lo que una autoridad legítima hace por los ciudadanos: proteger sus derechos. En su ausencia, creo que habría tenido que enfrentarme a una pandilla de cobardes que atacan siempre en grupo.
Pocas veces he tenido ocasión de enfrentar el fachismo de una manera tan inmediata como lo hice hoy. Hoy puedo dar testimonio de su sabor. A pesar del miedo a ser agredido, pero también gracias a él, sentí de una forma muy primaria el gusto de hacer lo correcto, el de darle la cara a quienes defienden lo indefendible, el de confrontarlos en la calle, el de oponer a su mensaje el mío: no acepto la impunidad en la que permanecen muchos crímenes en este país.
Para terminar, quisiera despejar una duda, si es que mi texto induce a ella. No creo que quienes defienden el fuero militar sean per se fachistas. Pero sí lo son quienes lo defienden dispuestos a agredir físicamente a aquellos que gritamos en la calle nuestra indignación. A esos fachistas les puedo decir desde esta humilde tribuna: sentí temor, pero no estoy intimidado. Estoy alegre de haber hecho escuchar mi voz en solidaridad con personas que lidian con un dolor muy
Yo no lo sé, pero sí sé a qué sabe enfrentarlo.

Categoria: General

3

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

28

05

2012

Juan Gabriel Gomez Albarello

Pro y Contra Fernando Londoño

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello

La sociedad colombiana sería una mejor sociedad, una verdadera sociedad y no una mera agregación de individuos, codo contra codo, si todos cerraramos filas en torno a la defensa de la vida, la integridad y la libertad de Fernando Londoño. Mucho me temo que falta mucho para semejante logro porque desde las extremas, las de la izquierda y la de la derecha, se justifica la muerte de otros. Por eso, a dos semanas del atentado contra Fernando Londoño, es bueno volver a insistir en que ese ataque en su contra nos hace menos sociedad, menos comunidad política, menos democracia. Ese atentado a todos nos disminuye. También nos debería convencer de que las negociaciones de paz con las FARC no tienen un buen prospecto, de que, así como están las cosas, negociar con las FARC sería el peor negocio.

Categoria: General

9

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

25

03

2012

Juan Gabriel Gomez Albarello

La legitimidad del nuevo rector de la Universidad Nacional y la de sus potenciales deslegitimadores

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello

Para cualquier observador de la cultura política colombiana el proceso actual de designación de rector en la Universidad Nacional es un caso digno de analizar. A fin de cuentas, de la Nacional se dice que condensa los problemas del país. Quizá las cosas sean un poco distintas: tal vez la Nacional sea un espejo del país, no uno fiel sino uno distorsionado. O, para decirlo mediante una paráfrasis de una fórmula familiar: lo que en el país es tragedia, en la Nacional es comedia (aunque no haga reír).

Categoria: General

24

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

20

03

2012

Juan Gabriel Gomez Albarello

Grafitis en el campus de la Universidad Nacional – Sede Bogotá (III): el tema en el contexto del nombramiento de un nuevo rector

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello

A muchos nos duele una Universidad Nacional pintarrajeada como si fuera un antro vulgar o un barrio donde no entra la policía. A eso quieren reducirla algunos desaforados intérpretes de la autonomía universitaria, así como algunas minorías recalcitrantes que defienden la capucha, el tropel y también la lucha armada. Pero en el seno de la comunidad universitaria también han madurado iniciativas que han servido para crear faros de civilidad. Aquí quiero hacer un reconocimiento especial al liderazgo que en este tema ha desplegado uno de los candidatos a rector: Jorge Iván Bula Escobar.

Categoria: General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

13

03

2012

Juan Gabriel Gomez Albarello

Grafitis en la Universidad Nacional–sede Bogotá (II): el deterioro del campus y sus malinterpretaciones

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello

Una pared limpia es una mente vacía.” Esta es la consigna con la cual se justifica ensuciar las paredes. Suciedad es como uno debe llamar a cierto estilo hip-hop de un buen número de grafitis de la Universidad Nacional. Pareciera como si los tubos de desagüe se hubiesen roto y las paredes de la Universidad se hubiesen impregnado de la marginalidad que encontró otrora expresión en las cañerías.

Categoria: General

3

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

12

03

2012

Juan Gabriel Gomez Albarello

Grafitis en la Universidad Nacional–sede Bogotá (I): la socialización en el odio, la frustración y la mediocridad

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello

Los grafitis pintados en casi todos los lugares del campus de Bogotá de la Universidad Nacional son uno de sus aspectos más sobresalientes (otro elemento conspicuo es el alto número de ventas ambulantes y de ventas de minutos de celular). Algunos colegas consideran los grafitis parte del paisaje académico de una universidad pública que expresa las tensiones de la sociedad. Yo disiento. Me parece que la mayoría de esos grafitis son una expresión mediocre de odio y de frustración.


Categoria: General

7

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

20

08

2011

Juan Gabriel Gomez Albarello

El “Bolillo”, la barbarie y la civilización

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello

Como observador de la cultura política, a mí me interesan dos cosas del caso del “Bolillo” Gómez: el suceso mismo y las distintas evaluaciones que se han hecho de su acto de agresión. Uno de los hechos más notables acerca de esas evaluaciones es su número. Comparado con otros incidentes de similar envergadura, la agresión del “Bolillo” ha dado lugar a un alto número de columnas y opiniones en los medios de comunicación tradicionales y no tradicionales. La última columna de Álvaro Camacho, que recomiendo leer, “Bolillo” y la civilización, me da pie para destacar un aspecto adicional de todo este proceso de discusión.

Categoria: General

6

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

17

08

2011

Juan Gabriel Gomez Albarello

En busca del justo medio: a propósito del debate sobre la respuesta correcta a la agresión cometida por Hernán Darío “el Bolillo” Gómez

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello

Yo cuestiono al Bolillo y también al país del linchamiento moral y al de la franca irresponsabilidad

Categoria: General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

11

03

2011

Juan Gabriel Gomez Albarello

Con cara gano YO y con sello ¿también?

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello


Cuando le propuse a El Espectador un blog sobre política internacional y cultura política tenía en mente, entre otras cosas, un debate como el de la responsabilidad del estado en el caso de las pirámides. La mayoría de las entradas a este blog las he dedicado a temas de política internacional, sobre todo acerca de WikiLeaks. Es con ocasión de WikiLeaks que he dicho unas cuantas cosas sobre cultura política, más como partidario de una causa que como analista. Ahora voy a dedicarme de lleno a un asunto de cultura política. Desafortunadamente, no puedo deslindar mi rol de analista del de partidario de una causa. En este asunto, y desde hace rato, yo tengo una opinión muy definida en contra de la indemnización a quienes perdieron dinero en las pirámides.


Categoria: General

4

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Categorías

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.