BLOGS Política

20
11
2010
Juan Gabriel Gomez Albarello

El asilo es un derecho ¿incluso para un delincuente común?

Por: Juan Gabriel Gómez Albarello

La decisión del gobierno de Panamá de otorgar asilo a María del Pilar Hurtado puede ser puesta en cuestión desde varios ángulos. Un crítico opositor del ex-presidente Uribe, Iván Cepeda, ha afirmado que dicha decisión “ha sido una jugada política (…).” Ésta y otras peticiones de asilo harían parte de una “estrategia de impunidad que se está concertando al más alto nivel con gobiernos amigos del gobierno anterior, presidido por Álvaro Uribe Vélez”.

Desde un ángulo jurídico, ¿qué se puede decir sobre este asunto? Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá, el asilo pedido por María del Pilar Hurtado fue concedido “en estricto apego a las normas y la doctrina de asilo territorial reconocidas por el derecho internacional (…).” Por lo tanto, aunque se podría poner en discusión el efecto político del asilo, si se hizo con arreglo a derecho, desde un punto de vista jurídico no habría nada más que decir ni responsabilidad que pedir.

¿Tal es el caso? ¿De veras la decisión del gobierno de Panamá es puro apego al derecho?

De partida, uno tiene que aceptar como premisa lo siguiente: El asilo es un derecho de todas las personas.

Que no quepa duda. Así lo dispone la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 (art. 14), la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (sic) del mismo año (art. xxvii) y la Convención Americana sobre Derechos Humanos de 1969 (art. 22 num. 7).

Derecho de toda persona… ¿incluidos los delincuentes comunes?

María del Pilar Hurtado no ha sido juzgada y condenada por el espionaje ilegal a funcionarios judiciales y líderes políticos. Pero aunque ni siquiera se había proferido contra ella medida de aseguramiento, todos sabemos que en su condición de ex-directora del DAS estaba llamada a responder por los hechos ocurridos durante el tiempo en que estuvo a cargo de esa institución. El tema es que es probable, no solamente posible, que sea declarada culpable, ergo, delincuente… común.

Las Declaraciones Universal y Americana que cité antes, así como la Convención Americana, cuando mencionan el derecho de asilo, se refieren a los delitos políticos y a la persecusión (se asume que a la motivada por razones políticas). En ningún momento extienden el asilo a los delitos comunes. Si la persecusión es motivada por delitos comunes, entonces no hay derecho al asilo.

Todo lo anterior no es más que una reiteración de un principio establecido en la Convención sobre Asilo Político suscrita en Montevideo en diciembre de 1933. El artículo 1o. de esa Convención dispone que “no es lícito a los Estados dar asilo (…) a los inculpados de delitos comunes (…).” Más claro no canta un gallo.

Ah, pero es que el artículo 2o. de la misma Convención establece que “La calificación de la delincuencia política corresponde al Estado que presta el asilo.”

Panamá y Colombia ratificaron esta Convención hace rato: Panamá en 1938 y Colombia en 1936. Puesto que Panamá le concedió el asilo a María Isabel Hurtado, quizá lo haya hecho bajo el supuesto de que ella fuese una perseguida política o que los delitos por los cuales la investigan son políticos.

¿Perdón? ¿No eran otros los perseguidos? ¿No era ella la perseguidora? Si le hubiesen dictado una medida de aseguramiento y ella hubiese huido, desde luego, agentes del estado la habrían perseguido – pero esta sería otra clase de persecusión, ¡por delitos comunes!

Uno puede estirar la definición de delito político, si quiere, después de haberla estripado hasta hacerla desaparecer. En efecto, si “en Colombia no había conflicto armado”, entonces no habría tampoco delitos políticos. Pero, ¡oh, avatar divino! El delito político ha revivido – parece que el gobierno de Panamá quisiera que creyeramos eso, que María del Pilar Hurtado es una perseguida… política.

¿De verdad? ¿Es esto ejemplar apego al derecho?

Yo diría más bien que aquí la cosa está bastante torcida. Y así de torcida, el cuestionamiento jurídico da pie a todos los cuestionamientos políticos.

Categoria: General

6

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
6

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

noexisto

21 noviembre 2010 a las 1:09
  

Creo que estamos orinando fuera del tiesto, gastándole polvora en gallinazos…….Esa señora podía see la peor pedofila del mundo, terrorista, narcotraficante, asesina y corrupta, pero….que significa todo eso si el gobierno de Martinelli , me supongo que aceptando una jugosa tajada en dólares, estaba ya “decidido” a concederle el asilo a la hampona esa, aún antes de eu llegara a Panamá? Y lo más grave es que fué con la complicidad del Fiscal Mendoza y tengo el presentimiento que hasta Santos lo sabía de antemano.

Opinión por:

pedroele

21 noviembre 2010 a las 6:41
  

Lo mismo que paso con el 8000 todos presos menos el jefe de la banda

Opinión por:

nuclear

22 noviembre 2010 a las 4:34
  

Grave muy grave la cosa aunque ya es sabido por todos
ENTRE BOMBEROS NO SE PISAN LAS MANGUERAS y esto seguira sucediendo mientras nuestra clase politica corrupta no desaparesca del pais, lo cual veo muy lejos.

Opinión por:

auresan

24 noviembre 2010 a las 3:58
  

Hola, el asilo tal como es ta escrito, es el ultimo refugio que tiene un ser humano para proteger la vida, otra cosa es la manipulacion legal y politica que se le da de acuerdo a los intereses, personales, economicos, politicos, etc, ahora no venga a decir que se debe rreformar la figura del asilo, , tal como la tutela es el privilegio que el ser humano tiene para ser escuchado y defender su vida, todo lo contrario es negar la condicion humana, y aqui en colombia son felices aplicando “colombiano no quiere al colombiano,,,mejor lo mata “

Buscar en este blog

Categorías

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.