BLOGS Actualidad

09
10
2012
colombiadeuna

Un sombrero de 21 vueltas

Por: colombiadeuna

monalisavueltiao

Si hay algo típico típico de Colombia, convertido ya en todo un símbolo nacional, ese es el sombrero vueltiao. Originario de la cultura sinú, está elaborado con la fibra natural de una palmera conocida como caña de flecha que crece en las riberas de ríos y ciénagas de las regiones costeras del Caribe. Dicen que este sombrero no sólo sirve para amainar el sol sino para elevar el orgullo. Toma ya.

Utilizado hace más de 2.000 años por los cultivadores de maíz para protegerse del sol, el sombrero vueltiao se distingue por su armoniosa combinación de fibras blancas y negras, dando lugar a figuras geométricas llamadas pintas que simbolizan elementos religiosos y totémicos de la cultura sinú y que llevan nombres tan sugerentes como ojo de sardina, granito de arroz, pechito del grillo, corazón de abanico, mano del gato, atravesao” o diente de burro. Menuda imaginación. Antes, estas pintas identificaban al trenzador, su familia o el clan, pero hoy sólo se conservan las más fáciles de hacer y otras nuevas que se van inventando los trenzadores. Ay, la modernidad y el progreso…

¿Queréis saber cómo se fabrican estos sombreros? De la caña de flecha se saca la fibra. La que se quiere teñir se sumerge durante tres días en barro para posteriormente lavarla y llevarla a cocinar en una olla de cerámica con hojas de jagua, dividivi, bija y cáscaras de plátano, repitiendo el procedimiento hasta que la fibra tome un color negro brillante. La que no se tiñe, la de color blanco, se somete a una cocción con cogollos de caña agria y se seca al sol. Tras este complejo proceso de raspado, pulimento, clasificación, deshidratación, cocción y coloración de las fibras, los artesanos proceden a trenzar el “vueltiao”.

La calidad del sombrero se mide por el número de vueltas pares de fibra que se trenzan. El más caro es el de 21 vueltas. Hay sombreros de 23 y 27 vueltas pero estos ya no se hacen de fibra sino de hilo. El de 21 vueltas no necesita ni de hilos ni de costuras para su elaboración y se deja doblar y reducir su tamaño para transportarlo, además de ser el único que al soltarlo vuelve a su tamaño tradicional.

Los “vueltiaos”, llamados así por el recorrido en espiral que hace la trenza, se cosían antes a mano por los hombres con hilo de maguey. Luego pasaron a coserse con hilo de bola y ahora se hacen con máquinas de coser, hilo de caucho y de nailón. Casi toda la familia participa en la elaboración del sombrero.

Y para terminar algunos trucos para colocárselo. El hombre avispao, dinámico y despierto usa el sombrero con el frente alto hacia un lado como queriendo decir “dispuesto a lo que sea”. El enamorado levanta ambas alas de los lados del sombrero y el sabanero lo usa jalao en la parte trasera. Y tú, ¿cómo te lo colocarías?

Podéis leer mis viajes y mis aventuras por Colombia en mi blog, ver mis fotos en mi fanpage de Facebook y seguirme en twitter @toyaviudes

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...
0

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.