BLOGS Actualidad

20
09
2012
colombiadeuna

Una de chicha por favor

Por: colombiadeuna

DSC03081

Si a un español como yo le digo chicha lo más seguro es que le venga a la cabeza un trozo de carne, comestible y hasta en forma humana, pero si se trata de un colombiano la cosa cambia y de estado sólido pasaríamos inmediatamente a estado líquido bebible y delicioso. Sí, aquí en Colombia la chicha es una bebida tradicional que ayer probé en el Callejón del Embudo de La Candelaria, el sitio más popular y con mayor tradición de Bogotá para tomar esta ancestral bebida y donde hace miles y miles de años los indígenas muiscas, primeros pobladores de la ciudad, ya la preparaban para todo tipo de fiestas, celebraciones y ofrendas a sus dioses.

Perseguida y denostada porque muchos pensaban que “embrutecía y degeneraba la raza”, la chicha no ha dejado de consumirse nunca a pesar de la competencia de la cerveza y de todo tipo de prohibiciones que han caído sobre ella y que incluyen hasta la del mismísimo Bolívar que en 1820 emitió un decreto que censuraba su consumo desde “hoy y para siempre” o la que perduró desde 1948 hasta 1991 tras el asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán. Hace años que los jóvenes decidieron recuperarla y los fines de semana el Callejón del que os hablaba arriba es un hervidero de gente donde no cabe un alfiler.

Doña Cecilia regenta desde hace años en esta zona El portal del Chorro una chichería donde vende la que prepara con la receta de su abuela María y que mejoró con algún que otro secreto compartido hace unos años por un indígena wayuú de paso por la ciudad y que no hubo manera de que ayer me contara y mira que le pregunté y le pregunté. Lo que sí que saqué en claro es que su chicha lleva harina de maíz, clavo, anís estrellado, canela, hojas de naranjo, panela y mucho amor. Doña Mercedes es la dueña de otra famosa chichería, Bullitas del callejón, y ella a su chicha -cuya receta aprendió de su tía Elvira Rodríguez-, le pone piña para que fermente mejor. Esta claro que no hay una chicha igual a la otra porque, como dirían en mi país, cada maestrillo tiene su librillo.

Esta “bebida de dioses” se vende en el totumo que veis en la foto en primer plano -el fruto del árbol del mismo nombre- a un precio de unos 5.000 pesos, más o menos 2 €. Unos dicen que emborracha, otros que no. Yo creo que todo depende de la fermentación. Y tú ¿qué piensas?

Podéis seguir mis aventura y mis viajes por Colombia en mi blog y ver mis fotos en mi fanpage de Facebook.


Categoria: General

2

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...
2

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

tintaygreta

20 septiembre 2012 a las 11:23
  

Toya: Enhorabuena por el nuevo alojamiento de tu blog en El Espectador. Estoy segura que aquí tendrá mas difusión. Un abrazo, gracias por todo y por querer a nuestro país como si fuera el tuyo.

Opinión por:

colombiadeuna

20 septiembre 2012 a las 11:25
  

Muchas gracias tintaygreta! Seguimos en contacto por aquí o en mi blog. ¡Feliz día!

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.