BLOGS Actualidad

Archivo de Categoría ‘General’

24

07

2014

Juan Herrera

Amor por Bogotá

Por: Juan Herrera

Ayer al despertarme me encontré con un artículo de Camilo Ayerbe que titula “Más Medellines y menos Bogotás”. Yo, como seguramente muchos de los que lo vieron, supuse inicialmente que se trataba otra vez de un artículo oda a los paisas y Medellín, que aunque si bien lo es, no trata asuntos leves o vanidosos.
Por el contrario, hace una radiografía tan ciertamente lamentable que deja sin argumentos al posible regionalista que aún no haya entendido el sentido del texto.

No hay que meterle mucha filosofía a esta entrada, el autor de dicho artículo tiene toda la razón. Bogotá ha sido víctima recientemente de malas administraciones, políticos ambiciosos, y sobre todo, la ciudadanía bogotana es sumamente egoísta e individualista, la ciudad parece ser prestada.

- Un kilo de Centralismo
- Una pizca de falta de criterio y amor por lo público
- Una rebanada de creencia en Bogotá como trampolín presidencial
- Dos gotas de falta de amor por Bogotá
- Megalomanía, ego político y carencia de visión al gusto
- Desidia como decoración

En la cocina urbana, Bogotá ha sido ultimamente una mala receta. No es posible que haya tanta distancia entre lo que el Alcalde cree y lo que la gente siente. A quién creerle, ¡a los ciudadanos! que así no sean los más cariñosos con su ciudad, son los que la sufren día tras día. ¿Qué tal si cambiamos los indicadores y porcentajes por algún medidor de satisfacción?

¡Que alguien le cuente a los políticos que la ciudad lo tiene todo! es la capital de este país, uno de los centros de negocios más dinámicos de América Latina, la ciudad más cultural de Colombia, la ciudad más diversa, fue ejemplo mundial en cultura ciudadana, realidades del ayer y hoy que sin visión fácilmente terminan de difuminarse.

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

24

06

2014

Juan Herrera

despacio

Por: Juan Herrera

 

@herrerajuans  

Hace un par de años invité a salir a una chica que me gustaba y después de ella haber aceptado, la primera pregunta fue: ¿Vamos en tu carro?

En ese entonces yo no tenía carro -ahora tampoco- y me tocaba como seguro a muchos de ustedes hablar con los papás para que nos hicieran ese gran favor y no nos tumbaran el levante. Tomando fuerzas para pedirles el favor, me puse a pensar qué sucedería si no fuese por ella en carro sino a pie y montáramos en metro ¿le bajaría el estatus a la cita? ¿Se negaría?… hice otras conjeturas más cursis que no quisiera revelar por básica vergüenza. En todo caso, conseguí el carro y salí porque no me quise arriesgar a perder el chance de la primera cita.

Hago esa introducción porque seguramente muchos de nosotros crecimos con la presión de andar en carro porque da estatus, que andar en bus es para pobres y caminar no se puede porque nos atracan… Las necesidades -así no sean sanas- que los seres humanos apropian tienen orígenes reales, nadie se inventa una solución a un problema que no existe, sin embargo, esto con el paso del tiempo y el empujoncito de la sociedad misma se va transformando en mitos que el mercado y la publicidad, entre otros, saben capitalizar muy bien.

Si algo caracteriza a una ciudad es esa inmediatez y superposición de diferentes flujos que van y vienen, desde personas, pasando por dinero y materia prima. En la ciudad se da lugar a la mayor complejidad de relaciones humanas y por ende, esta condiciona la calidad de vida de sus habitantes. No tanto por lo físico para el caso de este escrito, sino por la predisposición humana sobre ciertas condiciones y requerimientos.

Ante todo lo que es rápido está su contraparte más lenta, fast food – slow food, city – slow city. Oficialmente lo slow tuvo su primera manifestación en 1986 en Italia ante la apertura de un McDonalds, esto según varios ciudadanos iba en contra de la tradición culinaria en el país del buen comer. A partir de allí el movimiento slow food se transformó en un mercado alternativo de comida que valora el ritual de la alimentación.
Este interés tuvo también acogida en los temas urbanos, comenzando por 
Citta Slow en 1999, movimiento que propendía adoptar un estilo de vida más tranquilo, sostenible y a conciencia; traducido en asuntos puntuales, se proponía trabajar lo justo, descansar lo más posible, disfrutar el entorno urbano y apropiar la ciudad. Los modelos de crecimiento urbano y el delirio del desarrollo cada día hicieron más difícil esta aspiración pues parecía que el estado máximo de optimización era sinónimo de calidad de vida y riqueza.

No vale la pena hablar de lo equivocado que era ese modelo porque ya mucho se ha escrito, hasta yo en este blog. Lo que si vale la pena hablar es sobre cuáles son los retos de la planeación y de la ciudadanía misma frente a esta necesidad de vivir bien en la ciudad, aquella que ya está construida y aquella donde la vida se aferra inteligentemente a cualquier espacio de libertad. Sabemos muy bien que si queremos transformar algo ya existente tenemos que detenernos a revisar el estado actual de ese algo, de esa ciudad; dónde se localizan los lugares más densos, cuáles son los lugares más atractivos y por qué, y sobre todo , cómo se mueve la gente…

En Planeación urbana se suele decir que las ciudades están sobre-diagnosticadas cuando se han hecho análisis demográficos, estudio del suelo, inventarios de equipamientos y espacios públicos, etc, y se quiere evitar ir más allá… nadie se atreve a pensar si en realidad la ciudadanía se está moviendo como la planeación de puertas cerradas lo ideó, al menos no sinceramente. Quizá la planeación tradicional entre otras cosas, en búsqueda de grandes obras y proyectos obvian esta consideración de detalle porque sencillamente se sale de escala.

Los arquitectos tenemos gran parte de esta culpa y es que a diferencia de otras carreras, una escuela de arquitectura es casi una secta, se diseña ciudad de espalda a la ciudad. Qué bueno sería que los arquitectos -y todos- miraran al ser humano no como cliente sino como usuario, y no como contribuyente sino como ciudadano, y que más que reconocer una diferencia semántica, nos atreviéramos a analizar la vida urbana como insumo para diseño y planificación de ciudades.

Ante esta necesidad quisiera extenderles una invitación a ser parte de un experimento sobre Slow City en Bogotá y Medellín que estoy haciendo junto con un amigo de Dinamarca,  este proyecto tiene que ver con mapear desplazamientos en la ciudad utilizando una aplicación que se instala en sus dispositivos móviles, esta funciona en un segundo plano y recopila información que al cruzarla en un soporte geográfico da pistas sobre cómo la ciudad está siendo utilizada por sus ciudadanos y esto a su vez, sirve para saber dónde es más conveniente hacer algo y dónde puede esperar… La participación es totalmente anónima.

1440

Acá pueden encontrar más información y las instrucciones para unirse. Slow City.

Esta es una de las muchas iniciativas que pueden acercarnos a la transformación de nuestros entornos partiendo de la recolección de información vital que aún no existe. Otra manera que propongo es por medio de la pedagogía como herramienta de empoderamiento ciudadano y esto se materializa en un proyecto llamado Ciudad Escuela al que también los invito.

Termino diciéndoles que la responsabilidad sobre la calidad de vida propia y de los demás recae en lo que cada uno de nosotros en nuestro papel de ciudadanos hagamos para sentir la ciudad como una mejor experiencia… Quisiera haber tenido esa cita en estos días y que la pregunta hubiese sido: ¿quieres ir caminando?

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

24

05

2014

Juan Herrera

(serie decálogos) 8 principios para una buena movilidad urbana.

Por: Juan Herrera

Comenzando con esta entrada sobre movilidad urbana, quiero compartir con todos los lectores una serie de infografías – decálogos sobre temas urbanos que he venido recopilando desde hace ya un tiempo. Con la facilidad para acceder a conocimiento sin barreras y con el tema urbano en boca de todos de manera creciente, me parece pertinente socializar algunas síntesis de información en torno a retos urbanos para la apropiación de todos ya sea ciudadanos o técnicos sobre la ciudad.

La planeación de la movilidad urbana es una herramienta de política pública eficaz en el propósito de eliminar desigualdades sociales y lograr a la sostenibilidad de las ciudades. Como sabemos, pensar en movilidad hasta hace muy poco tiempo se enfocaba únicamente en la movilidad motorizada, desaprovechando el potencial que tiene el tema como vehículo de transformaciones urbanas -y culturales- profundas.

Esta primera infografía resume y muestra de manera clara 8 batallas, más que sólo principios para alcanzar esta necesidad de todas las ciudades contemporáneas.

ITDP

ITDP

Ahora que tienes la información ¿Crees que tu ciudad va a ganar la lucha por la movilidad urbana? @herrerajuans - Quiero compartir también un video que grabé durante el pasado Foro Urbano Mundial junto al Combo 2600 donde cuestioné sobre las cualidades de un buen espacio público y las maneras de empoderar ciudadanos.   Imagen de previsualización de YouTube  

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

23

01

2014

Juan Herrera

Bogotá, hagamos de cuenta que nada ha pasado.

Por: Juan Herrera

Oye Bogotá, ¿qué nos pasó? todo venía marchando tan bien… ¿recuerdas aquella época donde los titulares decían “Bogotá ofrece una señal de esperanza para otras ciudades…“? tiempos aquellos.

Todos quisiéramos pensar que nada ha sucedido y que la buena racha de administraciones y logros se ha potenciado, pero no. Desde hace ya casi una década, la ciudad se detuvo y peor aún, marcha para atrás.

Esta buena historia podría decirse que comenzó en 1995 con la llegada de Mockus a la alcaldía y a través de él, una serie de iniciativas para entonces polémicas pero que hicieron mella en la ciudadanía y transformaron la manera de relacionarnos en la calle. A raíz de esta buenísima experiencia Bogotá fue conocida como la “Ciudad Pedagógica”, se escribieron libros al respecto, exposiciones, pero más importante, la ciudad tuvo una nueva cara y parecía comenzar un resurgir poderoso.

Algunos autores hablan de “Urbanismo prestado” refiriéndose a la manera como Bogotá apropió buenas prácticas de otras partes para la ciudad. El BRT de Curitiba, el modelo de transformación urbana y de administración de Barcelona y la ciudad para la gente de Copenhague. Buenas practicas que se convirtieron en propias, guiadas por el liderazgo de unos buenos alcaldes; el urbanismo prestado se convirtió en “urbanismo transformativo“, adaptado únicamente para Bogotá.

Así, la historia que comenzó con Mockus siguió con Peñalosa (1998-2000) y su pasión por generar espacio público y movilidad sostenible (Transmilenio, 2000). Parecía – y aún- que esta dupla Mockus-Peñalosa era la dinámica, mientras uno abonaba terreno sobre la cultura ciudadana y armonizaba la ley, la moral y la cultura, el otro se enfocaba en las transformaciones físicas consecuentes con un único modelo. Hablarle a los ciudadanos sobre la importancia del espacio público en el espacio público.

Hacia esos años la ciudad cosechó importantes reconocimientos y premios: Desafío de Estocolmo 2000, Gates Foundation - Acceso al aprendizaje 2002, UNESCO Ciudades para la Paz 2002, Ciudad Digital 2004, Ciudades activas – Ciudades Saludables 2005, Ciudad con Corazón 2005, Capital Mundial del Libro 2007, y el que más me impresiona, León de Oro por Mejor Ciudad en la Bienal de Venecia de 2006. 

No soy de los que se fían únicamente en premios y viven de ellos eternamente, pero indudablemente esta sucesión de reconocimientos hablan de una tarea bien hecha durante los últimos casi 20 años, sumado a la  excelente percepción ciudadana. Salta la pregunta, ¿Qué hay de ello hoy día?

Indudablemente Bogotá es la ciudad más importante del país desde varios indicadores, concentra el 16% de la población y aporta el 24.5% del PIB.
En lo económico, la pobreza ha bajado hasta un 11.6% en 2012; la desigualdad se ha reducido, el coeficiente de Gini estuvo en 0.497 en 2012 y el desempleo bajó a 9.5%, cifra inferior al promedio del país.

En la capital, hay 2.185.874 hogares de los cuales el 11,8% se encuentra en déficit de vivienda, el 45% de los mismos tiene déficit cuantitativo y el 55% está en déficit cualitativo.

La brecha en la calidad de la educación pública y privada aumenta, sólo el 0.39% de colegios distritales obtuvieron Muy Superior en pruebas Icfes frente al 39.5% de colegios privados.

(…) Indicadores y más indicadores. Pero a pesar de estas buenas y malas cifras el descontento es siempre mayor, la percepción es pésima, quizá porque los temas donde la ciudad realmente está mal -en indicadores y en la vida real- son los que en el día a día nos afectan. Movilidad, deterioro urbano, espacio público y medio ambiente; en este último por ejemplo, para no hablar de lo mismo, las cuencas hídricas tienen un índice de calidad marginal. Nada bien, ¿no?

Mucho se ha escrito sobre la coyuntura que atraviesa la ciudad ahorita mismo, la comidilla política está al orden del día y las especulaciones sobre lo que sucederá no faltan; el egoísmo es tanto que la ciudad desapareció y sólo existen unos nombres propios que nos remiten a una disputa de esas que nos unen tanto.

Un grupo amigo, el Combo 2600 recién habló sobre esto, no quiero repetir lo que ellos ya dijeron de mejor manera así que me gustaría empalmar con ellos y tan solo dejo el enunciado para que se lea -y se oiga- con fuerza. Alcalde, ¿Y la ciudad qué?

Y para yo terminar, si esta bonita historia no nos da alegría, pues al menos que nos de nostalgia. ¿Por qué no dejamos todo eso atrás y hacemos de cuenta que nada ha pasado?  

@herrerajuans  

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

15

01

2014

Juan Herrera

ECO-SOSPECHAS

Por: Juan Herrera

Me gustaría comenzar este 2014 con un breve y sencillo análisis sobre un tema que más que preocuparme, me enoja. Tiene que ver con la utilización inmobiliaria de las palabras ‘sostenible’, ‘verde‘ y el prefijo ‘Eco’ que tan de moda están, pero que pocos profesionales entienden y que por cierto, vende muy bien.

Como lo dije en alguna entrada anterior, cuando hablamos de sostenible nos estamos refiriendo a tres temas fundamentales. Lo social, lo ambiental y lo económico. Un proyecto no puede llamarse sostenible así haga uso de gran diseño para la mitigación de usos inconvenientes pero que por ello, llegue a costar tres veces lo normal. Este principio aplica para la arquitectura, la ciudad, la industria, pero de esta última es de dónde más se puede aprender porque optimizar es lo que en todo negocio se busca e implícitamente habla de mantener estándares de calidad bajo modelos eficientes.

Para hacer gráfico esta preocupación hice una muy rápida investigación y análisis sobre un proyecto inmobiliario en España,  lo escogí porque tristemente este proyecto hace un tiempo fue considerado por el mundo de la arquitectura, bandera de la construcción sostenible por su despliegue de diseño y dispositivos `eco’.

Como verán, el tema sostenible en proyectos de vivienda es sensible en la medida que se está apropiando un territorio para uso humano, diversas son las aproximaciones, ya sea en una ciudad consolidada, entorno rural, áreas de redesarrollo, etc. Sin embargo el no cumplimiento de alguno de estos parámetros pone en riesgo no solo el entorno inmediato donde se asienta, sino al proyecto mismo en un determinado periodo de tiempo.

Mi llamado de atención va entonces hacia apropiar un término tan importante como este con mayor responsabilidad, no solo por parte de quienes lo utilizan para promover su actividad, sino también de los ciudadanos que en muchos casos por desconocimiento terminan accediendo a ideas mentirosas.

¿Conocen proyectos en Colombia con este título?

Imagen de previsualización de YouTube

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

11

12

2013

Juan Herrera

In memoriam

Por: Juan Herrera

Hoy no escribo sobre ciudades y urbanismo. Hoy me trae acá la desilusión, la rabia y también la desesperanza porque los principios morales y de la protección de la vida se tiran a la basura por mera intolerancia sin dificultad alguna. ¡Gran tristeza!

Escribo para desahogar la frustración de en este momento no poder hacer mucho, pero hacer algo.

Acabo de enterarme que mataron vilmente a una persona conocida, no es un familiar, tampoco un amigo, era un habitante de la calle que de vez en cuando podaba el jardín, lavaba los carros. Su pecado fue dejarse llevar por las drogas y llegar a robar para mantener su vicio.

Duele enterarse como se decide acabar con la vida de un ser humano de esta manera tan irracional; una persona que tuve el placer de conocer e irradiaba más lucidez que el más sano de los mortales. ¿Cuánto vale la vida de alguien? para la ley hay unas tablas, es un derecho, para la religión es un mandato divino, en la cotidianidad, debería ser el objeto más preciado, una obligación defenderla. Quisiera entender el proceso mental que lleva a una persona a presionar un gatillo y atentar contra alguien, no quiero saberlo, pero para atacar en la raíz de esta falta de humanidad hay que reconocer también lo malo, lo cobarde.

Hoy quiero decir sí, un adicto es un enfermo; la sociedad carnívora no se abstiene de comentar sobre las desgracias ajenas, no mide distancias cuando de morbosear se trata, simplemente no piensa en el otro. ¿Qué orden y futuro puede tener una sociedad donde lo más básico de todo, la vida, vale tan poco?

 En memoria de lolo. Diciembre 10 de 2013.

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

19

09

2013

Juan Herrera

‘estilo contemporáneo’

Por: Juan Herrera

Esto es el colmo, mientras el Distrito se gasta toda la plata del mundo en propaganda para defender sus proyectos, alguna gente ‘hastiada’ se manifiesta pidiendo que no hablen tanto y hagan más, así sea mal pero que hagan.

El caso puntual es el famoso elefante blanco llamado Parque del Bicentenario, localizado sobre la 26 al lado de la séptima; con tres años de controversias, hoy se encuentra parado debido a una orden judicial interpuesta por un grupo de ciudadanos organizados. Para los que no están muy enterados, se trataba IDEALMENTE de un proyecto de espacio público que buscaba coser los costados norte y sur de la calle 26 y permitir que los edificios públicos cercanos (Biblioteca Nacional, MAMBO) se articularan a la estructura del parque, torres del parque y el Museo Nacional, originalmente propuesto por Rogelio Salmona hace varias décadas, obtuvo luz verde en 2007.

Veinte mil millones de pesos -dicen- se le ha invertido a este proyecto que actualmente no es más que una estructura ridículamente masiva y desafortunada. No hace falta ser arquitecto para darse cuenta con sólo pasar por allí que si la intención era conectar, lo que hay construido habla todo lo contrario, unas pantallas de varios metros de altura están condenando a la Biblioteca Nacional y al MAMBO a la oscuridad, y a los peatones a la inseguridad.

Basta que los encargados de construir este parque se refieran a la obra como un proyecto de “estilo contemporáneo” para darnos cuenta que estamos jodidos, o no saben lo que hacen o definitivamente la mentalidad está en construir por construir y en el concreto como sinónimo de mejoría. Lo bueno es que desde el comienzo los vecinos de la zona lograron asesorarse y dar la pelea y gracias a ellos el tema trascendió la discusión técnica y ahora es un problema de todos, y a pesar que el Ministerio de Cultura salga a defenderlo argumentando que no se está tocando el componente de patrimonio, y que la alcaldía venda el proyecto como “Bogotá tendrá ahora parques sobre autopistas”, hay aún entidades oficiales responsables como el Instituto Distrital de Patrimonio que abiertamente reconocen los errores del proyecto y proponen soluciones para tratar de intervenirlo, pero también, por el otro lado están quienes proponen cancelar el contrato y demoler lo construido, lo cual significaría demandas y literalmente la perdida de 20.000 millones de pesos de los bogotanos.

Yo soy partidario de buscar una solución creativa a los errores del proyecto y tratar de sobrepasar la muralla por bien de la ciudad, no oculto que también me atrae la idea de demoler y así expresar que las cosas se tienen que hacer bien, tanto desde lo oficial, como desde los profesionales encargados de proyectos trascendentales como estos. Antes de terminar quisiera que vieran de manera gráfica esto que escribí para que tomen partido, es un video bien explicado por profesionales y ciudadanos reconocidos donde queda en evidencia el gran daño que puede sufrir esta zona y en general, el daño que se le puede hacer a la ciudad con intervenciones desafortunadas, que no es la primera, léase estación de Transmilenio de Museo del Oro, puente de la calle 109 con NQS  / (2)

Imagen de previsualización de YouTube

¿Qué harían con esta obra?

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

04

09

2013

Juan Herrera

Preguntas varias sobre el POT (Parte 1)

Por: Juan Herrera

Como todos sabrán, la semana pasada el Alcalde Petro expidió su cuestionado POT, esta norma que tiene el poder para cambiar radicalmente el ordenamiento y la sostenibilidad de la ciudad en los próximos años, es bien conocida por su carácter de manifiesto* sobre la ciudad, pero también, por sus enormes vacíos judiciales y de aplicación los cuales muy seguramente van a poner a la ciudad en una situación de zozobra y peor aún, hasta de improvisación.
Si bien no he podido terminar de leer el decreto completo, quisiera en esta primera entrada lanzar unas preguntas  -aún sin respuesta- sobre el tema de la construcción y los impactos en la adquisición de vivienda y renovación.
Antes debo confesar que como filosofía el POT suena bien, leyendo de manera incauta el decreto, hasta podría pensarse que se trata de la ciudad ideal, tal como se lo enseñan a uno en los cursos de urbanismo a principios de carrera.

- Construcción:
Según el nuevo POT, los constructores tendrán que asumir al construir un proyecto de vivienda nuevas cargas, se obliga a que se debe destinar el 30% del suelo para vivienda VIS, ya sea construyendo estas viviendas en el sitio o pagando su valor, y también se aumenta el precio a pagar por subir cantidad de pisos. De este tema se derivan tres preguntas:
-Si un constructor decide hacer las VIS en el sitio, ¿qué se hará con el tema de los estratos de estas viviendas al interior de un proyecto de diferente clase?
-Si el constructor decide pagar el costo de estas cargas, ¿Quién será el encargado de manejar estos recursos y cómo y dónde se construirá la VIS?
-Al permitir más altura en más zonas de la ciudad, virtualmente se está incrementando la oferta potencial de metros para construir. Es evidente que los precios aumentarán inicialmente porque estos nuevos costos se le trasladarán al comprador, pero quizá luego estos constructores recuperarán el dinero vendiendo más apartamentos. ¿De qué depende que se estabilicen los precios o cuál es el panorama que se piensa?

Las decisiones que Bogotá toma impactan además a los otros municipios de la sabana -con reglamentaciones diferentes y autónomas-, es de esperar que muchos constructores decidan trasladar sus proyectos a estos municipios cercanos evitando asumir las nuevas responsabilidades en Bogotá, lo que trasladaría el problema a los vecinos y generaría unas situaciones a una escala ahora desconocida. Si bien el POT habla de un ‘marco general para las acciones del distrito capital en la construcción de la región capital’, no se encuentra de qué manera efectiva se pretende hacer esto, léase, articulando las políticas, blindando de manera conjunta el borde con proyectos de protección ambiental, etc…

Otro componente dentro del gran tema de la construcción es la renovación del centro ampliado, necesario debido al abandono y desuso de la mejor zona de Bogotá; sin embargo, preocupante pues la ciudad no prevé con un instrumento paralelo de diseño urbano y espacio público, a una escala ya no territorial para la renovación manzana por manzana como debería ser. Lo anterior porque estamos hablando de una zona colonial y moderna predominantemente, donde en muchas calles la distancia entre paramentos no alcanza los 10 metros; está bien llevar nuevas y buenas viviendas y oficinas al centro, pero, ¿qué hay del impacto que tendría en la calle el que se crezcan las alturas?. Si a mi me dicen edificios de 25 pisos o más me imagino Nueva York, la diferencia radica en que allá las distancias entre paramentos son de 20-30 metros…

Renovación del centro ampliado. Propiedad de Revista Semana

Renovación del centro ampliado.
Propiedad de Revista Semana

Muchas personas han salido a decir que Bogotá es ya la ciudad más densa de Latinoamérica…, están en lo cierto, sin embargo esa densidad está en las zonas periféricas donde hay carencia de espacio público y hacinamiento, no necesariamente en el centro ampliado y por esto el tema adquiere relevancia. Un proceso de renovación de manera resumida tiene tres componentes: muchos problemas, muchos dueños y muchos predios, liderado por una alianza público-privada, debe sacar adelante proyectos interesantes para atraer la inversión, defender la idea del Estado tiene que ver con construir un proyecto viable.  “Los procesos de renovación urbana deberán asegurar la coordinación interinstitucional para facilitar la gestión pública y la actuación de las iniciativas privadas y comunitarias”. Cabe otra pregunta: ¿Tiene la ERU la capacidad de liderar un proceso de esta magnitud considerando que en años no han construido proyectos importantes? y fuera de tema, ¿Por qué no se generó otro nodo de renovación en el norte (cedritos, etc) que cuenta con buena infraestructura y baja densidad?

En un país de normas coyunturales y de objetivo político, ataca la duda de si habrá continuidad para un proyecto de esta magnitud, hoy en la ciudad no existe el liderazgo ni la “coordinación interistitucional” y tampoco  la experiencia para afrontar esta transformación por lo cual siguen siendo más las preguntas que las certezas. Ojalá alguien me responda estas preguntas o me corrijan si estoy equivocado. Pronto otro tema… * Manifiesto: Escrito en que se hace pública una declaración de doctrinas o propósitos de interés general.

Categoria: Bogotá, General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

06

08

2013

Juan Herrera

¿Qué le regalas hoy a Bogotá?

Por: Juan Herrera

Carrera Séptima

Carrera Séptima

La primera vez que llegué a Bogotá me sorprendió conocer tan poco… Yo, que crecí acorralado por esas verdes montañas de Medellín, tuve una silenciosa alegría al conocer en persona la línea de horizonte. Entendí que el regionalismo no es más que falta de mundo e ignorancia;  Meta, Tolima, Boyacá, departamentos que solo había escuchado en mis clases de geografía, los conocí allí a través de su gente. Bogotá está llena de pequeñas alegrías… una ciudad para sentir, una ciudad hecha a mano -a 8 millones de manos-, una caóticamente entretenida.

Categoria: Bogotá, General

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

11

07

2013

Juan Herrera

Hacia una Bogotá ciudad región.

Por: Juan Herrera

http://despacio.org/2012/03/01/despacio-en-el-proyecto-bogota-21/

Gran Bogota – imagen propiedad de Despacio.org

En los últimos días nos hemos enterado constantemente de proyectos y planes de la administración que tienen como objetivo regular el crecimiento de la ciudad en los límites hoy definidos, sin embargo, lo que no hemos podido escuchar es acerca de un plan metropolitano que la ciudad y los municipios circundantes requieren con urgencia. Ciudad región, la gran Bogotá, etc… varios nombres les han dado con el paso de los años sin embargo no se ha logrado consolidad una estructura territorial ni legal que permita extender los límites de la planeación tradicional en pro de una mejor dinámica urbana.

Categoria: Bogotá, General

3

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.