BLOGS Actualidad

06
12
2012
catrecillo

Hackear el cerebro

Por: Ana Cristina Vélez

¿Será posible hackerar el cerebro? Tal vez lo es y lo intenta Ed Boyden, ingeniero de MIT, que se ha convertido en un neurocientífico, no en neurólogo, valga la diferencia. Usualmente, para ver el cerebro en funcionamiento e intentar saber cómo funciona, se observa por un escáner mientras se registran las correlaciones entre flujo sanguíneo y actividad eléctrica al ejecutar tareas específicas. Los cerebros lesionados y las patologías permiten algunas veces identificar zonas relacionadas con sus funciones correspondientes.

Boyden quiere entrar en el cerebro, y para ello está construyendo una especie de robot que inserta en el extremo final de la neurona y puede capturar su funcionamiento. La meta es conocer el comportamiento completo de una neurona, medir su actividad eléctrica y saber cómo se relaciona con las neuronas vecinas.

Ese micro robot está en la capacidad de aspirar los productos químicos que se producen con los pensamientos, los movimientos, los actos, las emociones, los recuerdos, así como la interacción eléctrica, medida en pulsos eléctricos.
El robot envía la información a un computador. A pesar de sonar tan sofisticada, esta tecnología se conoce desde hace treinta años, y algunos la consideran anacrónica, solo que Ed Boyden la reutiliza con variaciones y muestra sus nuevas y asombrosas posibilidades; además, alega, está al alcance de todos y no toma más de un año aprenderla.

Boyden quiere saber cómo es el cerebro, el problema es que en un milímetro cubico de este pueden haber 100.000 neuronas. Para saber qué causa qué en el cerebro, el neurocientífico estimula o apaga y registra algunos circuitos cerebrales, para lo cual ha diseñado herramientas cada vez más ingeniosas, como la optogenética.

La optogenética es un método por el cual se implantan, en los extremos de algunas neuronas específicas, proteínas sensibles a la luz, llamadas opsinas. Hasta ahora solo se ha experimentado en animales. Las opsinas se pueden estimular: activar o silenciar, utilizando una simple fibra óptica. Al estimularlas se logra que el animal se mueva o se quede quieto, se calme o se ponga agresivo. Por tanto, Boyden cree que en un futuro cercano se sabrá lo suficiente para aplicar esta tecnología al cerebro humano y aliviar síntomas de enfermedades, como el horrible movimiento que acompaña el párkinson.

Dos opsinas microbianas, la halorhodopsina y la archaoeorhodopsina, expuestas a un haz de luz amarilla silencian las neuronas a las cuales están fijadas; en cambio, la exposición a la luz azul las activa. En resumen, se pueden prender o apagar con facilidad.

La idea del neurocientífico es inventar muchas herramientas distintas, fáciles de usar, para analizar distintas regiones del cerebro, reconocer bien los tipos de células y conocer el comportamiento de las neuronas y su química en enfermedades específicas. Boyden cree que si se lograran reconocer patrones de actividad cerebral, identificarlos y guardarlos en una memoria, permitiría luego experimentar. Le gustaría saber qué ocurriría si se pudiera devolver esa información al cerebro. La meta es crear el mapa del cerebro de cada persona; mapa utilizable. Si esta se enfermara o sufriera un accidente, y una zona se boqueara o dañara, la información contenida en el mapa se podría volver a introducir en el cerebro. Además, enfermedades como las adicciones a las drogas o la epilepsia se podrían curar por medio de la activación o desactivación de las neuronas implicadas en estas.

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
0

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.