Publicado el Daniel Ferreira

En contra

Cultura

París con hambre

pablo-montoyaHugo le dice que exagera, porque los sonidos no huelen. Pero sí que huelen los sonidos para los músicos que son poetas: un día helado en el desamparo de París, su amigo colombiano le pregunta a qué huele la catedral de Notre Dame y él responde que a bosta de caballo, a zumos sexuales, a cornamentas... Ver post completo.