Solteras DeBotas

Publicado el Solteras DeBotas

Lo más absurdo que me ha dicho un hombre es…

Debido a mi romántico post anterior, varias de las seguidoras escribieron preocupadas por mi aparente cursilería y porque extrañaban a la Soltera DeBotas de antes, esa boquisuelta y con cinturón negro en sarcasmo, que a punta de discursos con forma de patadas, regalaba a diestra y siniestra golpes de realidad.   Entonces a pedido de varias féminas y con el perdón de los lectores varones que ya tengo, decidí soltar un poquito de veneno.

También quiero contar que no vine sola, en este post me acompaña la escritora María Paz Ruiz, autora intelectual del tema escogido.  El siguiente sancocho digital es la consecuencia de juntar a una bloguera DeBotas y a una novelista en Tacones.

Breakfast-at-Tiffanys-1961

Dejé de quejarme del amor cuando entendí que en parte era mi culpa por tener mal gusto, y  cuando empecé a tomar mejores decisiones se acabaron los Chayanes Emilios y las citas desastrosas. No obstante para llegar a este nivel, tuve que padecer laaargas épocas de descaches, con situaciones en donde lo paradójico se convirtió en cliché, y lo erótico en algo feróstico. Así mismo, yo fui la antítesis de la mujer ideal y el mal karma de uno que otro, que me conoció en épocas turbulentas.

Dentro de mis desafortunados encuentros, algunas veces debí sacudir la cabeza con asombro pues  mis oídos no daban crédito a cierta “frase inmarcesible” que el tipo lanzaba en el instante más bizarro y menos indicado. Una situación incómoda muy al estilo de esas comedias románticas que no dan risa y que definitivamente de romance no tienen nada. En conclusión hacía Plop como Condorito. (Si no sabes quién es este personaje es porque tienes menos de 30 años)

“Te Amo”: Dos palabras tan cortas y tan anheladas por algunas, pueden producir pánico cuando salen de la boca del sujeto con el que apenas llevas saliendo 15 días. En aquella ocasión me espanté un poco y hasta pensé que me había topado con un obsesivo o tal vez con un asesino serial, la cosa llegó a su momento máximo, cuando quiso presentarme a su mamá.

“En esta vida no se pudo, así que encontrémonos en la otra”: Yo presentí que mi paciencia no lo iba a esperar hasta la próxima reencarnación. Pensé que era el hombre correcto en el momento incorrecto, hasta que finalmente llegué a la conclusión que si las cosas no se dieron, fue porque no convenía… ni en esta vida, ni en la otra.

“No quise hacerte daño”: El niño inocente pasaba por una etapa de confusión… con dos mujeres, “citico”, no lo hizo de mala fe. Herir era su forma innata de ver la vida y para él era algo normal dejar dolor a su paso. Tal vez en su ignorancia de sentimientos creyó que mi corazón era un estropajo y yo en mi inexperiencia me monté en el papel de sufrida.

audrey-2

¿Querida María Paz y que es lo más absurdo que te ha dicho un hombre?

Ay, Soltera DeBotas, me parece haber transitado por frases así de engañosas. Hombres desatinados hay en todas las esquinas, intentando hacerse con un amor. Pero dado que el espacio es corto, voy a hablarte de un hombre en particular que cumple con ser el antólogo de las frases más descaradas e insolentes que he recibido en vida.

Se apodaba Alf, como el alien ochentero sin dientes, y esto tuvo que haberme hecho sospechar sobre su incapacidad para entender a una humana como yo. El caso es que este Alf, quien era híper bajito y sonrientón, me despachó una a una estas magníficas máximas.

1. Eres mi ensalada de tomate: Contigo me llevo tan bien que somos ensalada de tomate, ¡un plato que a todo el mundo le gusta! Siento que yo soy el tomate y tú eres la cebolla. (Por temas personales y maternales detesto el olor de la cebolla o las bocas que huelen a cebolla, pero acepté con una sonrisa de desconcierto). Eso quiere decir, María Paz, que… prepárate para la segunda frase:

2. Tú no eres un Big Mac: El insólito alien encarnado en informático comparaba a las mujeres con comida. Y el superlativo de comer bien era una hamburguesa de Mac Donalds. ¡Cosa más triste no ha escuchado mi paladar de restaurantes mexicanos, japoneses e indios!

Salí alguna vez más con él por aumentar mi grado de estupidez, pero sabía que en algún momento terminaría escribiendo sobre estos continuos desatinos. Alf me enviaba imágenes de tomates a mi Whatsapp, y como detalle de coqueto sin imaginación, me llevó a pasear por un centro comercial, lugares por los que profeso muy poca simpatía. Pues allí, al lado de una hamburguesería, el alien continuó con su cosecha de infortunios.

3. Podría presumir más de ti si estuvieras más flaca: El desgraciado me propinó un golpe bajo. No apreciaba estar con una escritora, con una mujer que lee y viaja y que se ha hecho su carrera en la literatura sin padrinos ni mafias. A él le interesaba que yo estaba buena, pero me faltaban cuatro kilos para estar súper buena, como esa hamburguesa que tanto amaba.

Esa noche salí a bailar. No me apetecía estar con alguien así. A las tres de la mañana me acosté y cuando desperté tenía un montón de llamadas perdidas.

Esta decisión inquietó a Alf, quien no comprendía que yo pudiera salir hasta esas horas un martes, sin rumbo fijo. De noche hablo de libros, bailo, me pido un ron y por lo general acabo firmando dos o tres libros. ¡Y me encanta poder hacer esto en Madrid! Pero a él le molestó profundamente; y su corazón, hecho puré de tomate, me remató con dos frases para las que no hay consuelo, y que le harán ser el ganador de hombres que la cagan cuando hablan de amor.

4. Antes te pago la terapia para que puedas salir conmigo: No es que estés loca, es que necesitas un terapeuta. No entiendo que quieras salir así, en esa conducta autodestructiva. La terapia puede salvarte de que cometas errores María Paz, porque he estado evaluando y tú….

5. No arrojas datos positivos: Esta es la frase definitiva, la matona, la que lo hará popular en cada una de las conversaciones que yo tenga sobre hombres estúpidos. Porque él tenía un negocio de análisis de datos, y me estaba evaluando como a esas empresas de lácteos, chorizos o supermercados que le pedían informes para vender más. Y es que yo no arrojo datos, mi querido Alf, yo arrojo pensamiento con frases, comas y puntos finales. Como el que me tocó ponerte después de que me dijeras, con tonito lastimero, que no arrojo datos positivos.

¿Qué crees Soltera DeBotas? ¿Le arrojamos tomates?

María Paz, después de conocer tan particular historia pienso que tu extraterreste le ganó con creces a mis simples mortales, claramente las frases de Alf parecen de otro mundo, el tipo no era de Marte sino de Melmac.

Yo opino que no desperdiciemos ningún tomate o cualquier tipo de vegetales en él y más bien dejémoslo que se atragante con su dieta “balanceada” de hamburguesas, podríamos hacerle la caridad de conseguirle una nave espacial para que se vaya otra galaxia bien lejos y de paso le montamos tripulación con algunos de mi exnovios, para que no se sienta solo!

En definitiva, creo que es parte de la aventura encontrarse con cierta clase de personajes bastante caricaturescos y a veces nada poéticos. Las frases absurdas hacen parte del vasto diccionario de las relaciones sentimentales. Y como dicen por ahí, las malas decisiones hacen buenas historias y para fortuna nuestra se convierten en materia prima.

¿Y a ti que es lo más absurdo que te ha dicho un hombre?

SDB y Ma Paz

@SolteraDeBotas feat @mariapazruiz                                                                                                             www.facebook.com/SolterasDeBotas

Visita mi página web www.solterasdebotas.com

María Paz Ruiz, Autora de Soledad, una colombiana en Madrid, Pop Porn y Microscópicos(Sus libros se venden en librerías de Colombia, pero le encanta que se vendan especialmente en Luvina Librería-Galería)

Comentarios