El clítoris la llave del placer

“La sirenita no quería piernas, quería un clítoris”  

Úrsula Müller.

Durante siglos la sexualidad femenina ha sido un tema tabú. Para la mujer del pasado el sexo estaba relacionado con la actividad reproductiva más no con el placer, el cual fue sepultado por cantidad de mitos que a muchas chicas le fregaron su vida… sexual.

Como decía una monja del colegio donde estudié: “De esos temas de la cintura para abajo no se habla”, porque lo usual es que fueran ignorados o censurados. Incluso hoy en día, existe una doble moral sobre el tema, pues nuestro cuerpo es considerado un objeto de deseo, pero al mismo tiempo, no tenemos derechos suficientes para expresar opiniones sobre el propio deleite sin ser juzgadas, y si lo hacemos en voz alta podemos ser catalogadas como vagabundas, o ninfómanas.

Luego de realizar investigaciones en miles de mujeres, los padres de la terapia sexual moderna, el ginecólogo William Masters y la sexóloga Virginia Johnson, mejor conocidos como Masters y Johnson, le dieron al placer femenino y al clítoris el lugar que durante siglos se le había negado y de allí en adelante otros investigadores han seguido profundizando.

Y yo, como mujer sensata del siglo XXI prefiero quedarme con esta versión respaldada por la ciencia, o por lo que recomienda la OMS (Organización mundial de la salud) como parte de una buena salud sexual, y en definitiva cortar con esos prejuicios oscurantistas que impiden el desarrollo de una vida plena, porque todos los seres humanos tenemos derecho al placer. Y obviamente, no puedo hablar de placer femenino sin mencionar a su majestad el clítoris.

No tengo nada en contra de lo penes y debo decir que me encantan, pero así sean tan famosos y venerados en infinidad de símbolos fálicos, nunca sentí envidia por no nacer con uno (pulla para el Dr. Freud), sobre todo cuando hace varios años me enteré de las maravillas del clítoris, ya que es el único órgano del cuerpo humano que está destinado solo para el placer. Por eso cuando lo supe, sentí tal euforia por semejante noticia que me levanté orgullosa de la silla gritando: yo tengo uno de esos, YES, YES. (Y la gente del auditorio me miró como si estuviera loca).

A diferencia del pene que es un órgano externo y bastante visible, nuestra anatomía sexual femenina es interna y se encuentra oculta, oculta a nivel físico y a nivel cultural. Así que mi deber como sexblogger es visibilizarla.

Curiosidades sobre el clítoris:

-La palabra clítoris viene del griego “Kleitoris” que significa llave o colina. Para los taoístas es considerado una joya preciosa y por eso lo llaman “Piedra Negra”

-El clítoris no es un botón, más bien es como un iceberg, ya que solo un ¼ de su tamaño es visible. Solo podemos ver su punta, más el resto se extiende al interior, como dos brazos que se ubican a lado y lado de la vagina, justo encima de la uretra.

-Es similar a un pene, pues está hecho de tejido eréctil y durante la fase de excitación se llena de sangre y el glande sale de su capuchón, además se endurece y dobla su tamaño.

-Es muy pero muy sensible, tiene 8.000 terminaciones nerviosas, el doble que un pene promedio. Y de acuerdo a estudios realizados, del 50 al 75% de las mujeres pueden tener un orgasmo a través de la estimulación clitoriana, con o sin penetración.

-El clítoris varía de tamaño y es diferente en cada mujer, son edición li-mi-ta-da. Pueden pasar los años y este no envejece, se mantendrá vigente y siempre listo.

Sad very sad:

-Aunque se conoce desde la antigüedad, el clítoris no apareció en los libros de anatomía sino hasta finales del siglo XIX. Al no tener un papel en la función reproductiva fue ignorado.

-En algunas culturas se practica la mutilación del clítoris para evitar que la mujer descubra el placer sexual y los orgasmos, o por miedo a que le sea infiel a su esposo.

-Freud veía al clítoris como un órgano desvalorizado y decía que el prototipo normal de todo fetiche es el pene, y que el orgasmo por estimulación clitoriana era infantil e inmaduro.

-En ciertas religiones en donde el placer es pecado y el placer sexual femenino aún más, el clítoris es considerado el timbre del diablo.

-Lastimosamente y en estos tiempos, muchas chicas saben lo que es un pene, pero desconocen lo que representa el clítoris.

Estimulación clitoriana

Si bien, hay que empezar a desgenitalizar la sexualidad, lo cierto es que hay muchas féminas que tienen una tarea pendiente y es la de reconectarse con su área genital. Nuestra misión es que amemos a nuestra anatomía femenina tanto como los hombres idolatran a sus penes, los aman tanto que hasta les ponen nombres como: Thor, Anaconda y Chuck Norris.

Culturalmente se nos enseñó que eso de tocarse era malo, y que el marido era el encargado de hacernos mujer (como si no lo fuéramos). En el pasado debíamos esperar a que otra persona nos enseñara sobre el placer, por fortuna los tiempos han cambiado y cada vez son más las mujeres, que se reconocen como seres autónomos cuya sexualidad no depende, ni es un reflejo de la sexualidad masculina. Estamos en capacidad de alcanzar orgasmos en solitario y sin necesidad de penetración.

Dicen por ahí que el conocimiento es poder, así que cuando nos exploramos y practicamos el autoerotismo, además de generarnos bienestar físico, psicológico y emocional, descubrimos lo que nos gusta y lo que no. La cereza del pastel es que, a la hora de estar acompañadas, los encuentros mejoran notablemente porque gracias a ese aprendizaje podemos guiar a nuestra pareja y potenciar el goce ¡Y al final todo el mundo feliz!

Cada mujer es diferente, por eso para algunas resulta demasiado intensa la estimulación directa y prefieren consentir las zonas aledañas, en cambio, para otras es lo máximo ir directo al grano. Diseñen su mapa erótico y pregúntense que es lo mejor para ustedes, no hay una regla o parámetro, ya que cada fémina elige lo que le genere un mayor éxtasis.

La recomendación es que se recorran, y para facilitar la labor de campo utilicen un lubricante a base de agua, prueben con movimientos suaves y luego de forma gradual vayan aumentando la intensidad. Realicen masajes de arriba a abajo, también inténtenlo con masajes circulares, no se queden solo en el glande, toquen los labios menores, introduzcan sus dedos por la apertura vaginal. Ejerzan un poco de presión en diferentes zonas, evalúen que tipo de caricias pueden ser las más efectivas para llegar al orgasmo.

Otra manera de divertirse es utilizando juguetes sexuales, existen aparatos especiales para la estimulación externa: masajeadores, balas vibradoras, huevitos, succionadores, vibradores con aletas especiales para consentir al clítoris y están los famosos conejitos que además permiten la penetración.

Como dije antes, el clítoris no es solo el glande ya que sus raíces o bracitos se extienden por dentro de los labios, así que también al estimular los primeros centímetros de vagina se estimula al clítoris, lo cual ha llevado a decir que el famoso y debatido Punto G, no es más que una extensión de este, o que el orgasmo clitoriano y vaginal vendrían siendo la misma vaina. Pues queridas, no nos peguemos de tecnicismos y más bien disfrutemos, ya sea que se llame como se llame, igual la pasaremos muy bien.

Debido a la desinformación y a varias películas porno ochenteras, hay tipos que practican el cunnilingus o sexo oral como si su lengua fuera una serpiente con epilepsia, y además presionan al pobre clítoris como timbre de hotel. Menos mal que todas estas percepciones erróneas se pueden trabajar con una buena comunicación erótica. Si tienes pareja y deseas incluirla en tus ejercicios de exploración, de manera coqueta explícale con que movimientos te sientes mejor. El resultado será enriquecedor.

La clave es tener en cuenta los diferentes aspectos de la estimulación sexual: el lugar o zona, el tipo de movimiento, la presión, la intensidad y, sobre todo, una mente dispuesta al goce. El clítoris es como una llave, quien lo sabe tocar tendrá siempre abiertas las puertas del placer.

Valeria De La Espriella

Solteras DeBotas

ww.instagram.com/SolterasDeBotas

www.facebook.com/SolterasDeBotas

www.twitter.com/solteradebotas

Visita mi site: www.SolterasDeBotas.com

Y conoce más acerca de mi taller de crecimiento erótico: www.ValeriaDeBotas.com/Sexpoderate

Fuentes e imágenes: Entre mis labios, mi clítoris. La mujer multiorgásmica. Bishuk. Clítoris placer sexual.  El país de España. Más allá del placer. Imagen de Bettie Page.
Encontré el amor en Tinder
El clítoris la llave del placer
El mito del príncipe azul
La sororidad es verbo, no sustantivo
¿Cómo construir un amor bonito?
Ver más...