Relaciona2

Publicado el

Antes que termine el día

Escena de la película "If only"
Escena de la película “If only”

 

¿Qué harías si a la persona que amas le quedara un día de vida?
Es el interrogante que plantea la película If Only, protagonizada por Jennifer Love Hewitt y Paul Nichols. Fue grabada en el 2004. En Colombia se conoció bajo el nombre de Antes que termine el día. Lastimosamente no duró mucho en cartelera.

La historia está basada en una pareja que vive en el sur de Londres, ella, Samantha, es americana y él, Ian, es ingles. Ella está estudiando violín y da clases de música a niños. Él es adicto al trabajo y su principal objetivo en la vida es llegar lejos y tener un buen futuro. Le dedica muy poco tiempo a su novia, quien se siente siempre en segundo lugar y aunque trata de entenderlo, porque lo ama, sufre por las veces en que él olvida las cosas que son importantes para ella y para ellos en cuestiones de pareja.

El día de la graduación de Samantha, Ian tiene que hacer una presentación muy importante en su trabajo. Así que todo gira en torno a eso. En esa mañana comienzan a suceder situaciones inusuales: Ella le tiene un regalo. Al servir los panqueques del desayuno se quema. Cuando salen juntos para el trabajo alguien sin querer riega una bebida en la ropa de ella. Y a él se le rompe el reloj, entre otras cosas extrañas que ocurren.

Llega la noche de graduación, él llega sobre el tiempo. Hablando solo del trabajo y de lo que le pasó en el día y se comporta muy despectivo con ella. En medio de la cena terminan discutiendo ella se sube a un taxi, él se siente confundido y decide no subir con ella. El reloj marca las 11:00 en punto. A una cuadra el taxi se estrella y ella muere.

Ian no lo puede creer. Y se da cuenta que ha perdido el tiempo pensando solo en trabajo y no dedicándole el tiempo con lo mucho que la amada.

Esa noche Ian llega al apartamento de ambos, totalmente destruido y se pone a buscar cosas de ella y encuentra un diario. Donde ella escribía todo lo que sentía por él. En el diario había una partitura de una canción que ella había escrito para él. Pero en el diario decía que no era capaz de mostrársela por miedo a que él se asustara, por aquello que le temía al compromiso.

El se queda dormido con el diario en sus manos. Y al amanecer se da cuenta que ella está a su lado y el día vuelve a repetirse. Las cosas extrañas del día anterior suceden al pie de la letra: Ella le tiene un regalo. Al servir los panqueques del desayuno se quema. Cuando salen juntos para el trabajo alguien sin querer riega una bebida en la ropa de ella. Y a él se le rompe el reloj. Por unos segundos Ian trata de contarle que el día se le está repitiendo, pero decide no hacerlo y sigue con su día exactamente igual y siguen pasando las cosas tal cual. Al medio día lleno de angustia de que el final del día sea también igual, decide llevársela lejos y pasar juntos el día. Y decirle todo lo que la ama y todo lo que no había dicho en todo el tiempo que llevaban juntos.

Él le pregunta a ella que si fuera su último día de vida qué le gustaría hacer, ella lo toma a la ligera creyendo que es un chiste y le dice cosas como comer mucho helado, comprar zapatos pero, luego de bromear, se da cuenta que él formula la pregunta en serio. Entonces ella responde que le encantaría pasar todo el día a su lado, haciendo nada. Solo a su lado. Él la besa apasionadamente y pasan toda la tarde juntos, entre besos, palabras y abrazos, al lado de la chimenea en una pequeña cabaña.

Deben regresar en la noche a la graduación, Ian se da cuenta que no puede ir en contra del destino. Al llegar al apartamento Ian le da una excusa y se va. Saca 75 copias (para todos los músicos que tocarían con ella en la graduación) de la partitura de la canción que ella había compuesto para él.

En la graduación, al finalizar el último acto, interrumpe y la presenta para que cante la canción. Ella se asusta un poco pero comienza a interpretarla. El no puede contener las lágrimas al escuchar la canción. La letra dice que lo ama tanto que nunca pensó llegar a sentir algo así y aunque nadie sabe lo que ocurra mañana lo ama hoy.

Luego todo sucede exactamente igual, van a cenar al mismo lugar. Cuando salen en busca de un taxi, Ian le pide a Samantha que se vayan a casa caminando. Pero comienza a llover tan fuerte que es inevitable no tomar un taxi.

Mientras esperan, él, muy asustado de perderla le dice:
-Te amo. Quiero decirte por qué te amo. Ella lo interrumpe y le pide disculpas por haberse quejado muchas veces de él. Él le dice que no importa y continúa – “Debo decirlo y tú debes escucharlo. Te he amado desde que te conocí, pero no me había permitido sentirlo realmente hasta hoy. Siempre pensaba en el futuro. Tomaba decisiones basadas en eso. Hoy gracias a lo que he aprendido de ti, cada cosa que he elegido fue diferente y mi vida ha cambiado completamente. He aprendido que si haces eso estarás viviendo tu vida al máximo. No importa si tienes 5 minutos o 50 años. Si no fuera por hoy, si no fuera por ti nunca había conocido el amor. Así que gracias por ser la persona que me enseño a amar y ser amado” Ella se emociona al escucharlo y se funden en un beso bajo la lluvia.

Toman el taxi. El reloj marcas las 11 en punto y él decide besarla y abrazarla para tenerla en sus brazos cuando sucediera el accidente. El accidente ocurre tal cual. La única diferencia es que el que muere es él.

Ella entre lágrimas dice que no entiende cómo él le dio las gracias por amarlo, cuando para ella resultaba tan fácil.

Esta película me encanta por la capacidad de hacernos analizar la forma en que vivimos de muchas maneras. Hace poco escribí un blog que hablaba de qué hacer si nos quedaran tan solo 24 horas de vida. Hoy con esta película es pensar en las últimas 24 horas de vida de quienes amamos.

Esta narrativa muestra que se puede acabar la vida de quienes amamos en un segundo. Y acaso, ¿hemos hecho todo lo que queríamos por las personas que queremos? ¿Hemos expresado lo que queríamos decirle a alguien?, ¿Hemos dado los besos que queríamos dar? ¿Nos hemos disculpado por situaciones en las que actuamos mal? ¿Estamos seguros que las personas que amamos lo saben?

¿Cuántas veces perdemos momentos especiales con las personas que son importantes para nosotros por darle más prioridad al trabajo? Y claro, nuestro sentido de la responsabilidad es primero pero, no les parece que ¿en ocasiones podríamos bajarle un poco la intensidad a lo urgente por lo importante?

Personalmente le tengo pánico a algunas palabras. He visto casos muy cercanos de personas que son capaces de decirle a otra persona que no quieren volver a verla… Cuando veo o escucho escenas como estas, me preocupa. Porque claramente algún día será para siempre y no habrá vuelta atrás.

Siempre he pensado que en la vida hay muchas, muchas cosas que están fuera de nuestro control, que son parte del destino de cada uno y lo que tendremos que vivir, lo queramos o no. Por eso no hay que quedarse con nada y querer, amar, besar, como si no hubiera mañana.

En Twitter: @AndreaVillate

Comentarios