La vaca esférica

Publicado el eltrinador

Y vio Dios que no todo era bueno. Los defectos de los seres humanos.

El ser humano es quizá la especie animal con mayores cualidades de adaptación: El lenguaje, la coordinación mano-ojo, la sociedad compleja, los sentimientos, la plasticidad cerebral y la anticipación al futuro son unas de las muchas herramientas que nos han permitido conquistar la Tierra. Es tal nuestro nivel de adaptación que la tradición judeo-cristiana asemeja al ser humano a la imagen de Dios. Para muchos, nosotros, somos la obra cumbre de la creación. Sin embargo estamos lejos de ser perfectos y existen algunas características que nos perjudican en lugar de darnos ventaja.

la-creacion-de-adan

El parto peligroso.

Una consecuencia de nuestra marcha bípeda es que el canal de parto en la pelvis femenina es muy estrecho pues si este fuera más ancho, ellas tendrían una mayor cadera y caminarían como patos. Esto hace que los partos humanos sean especialmente difíciles y traumáticos.

parto3

No solo eso, sino que nuestros hijos nacen muy temprano (deberíamos nacer luego de 20 meses si mantenemos la proporción con los demás mamíferos con respecto a nuestra esperanza de vida). Además, nuestros bebés son muy indefensos y prácticamente fetos al momento de nacer pues sus cabezas no pueden ser muy grandes como para no caber por el canal de parto (al nacer, contamos apenas con el 23% de la masa cerebral que tendremos toda la vida). Como resultado tenemos partos peligrosos y crías muy indefensas. Todo sea por caminar erguidos.

Las muelas cordales

wisdom-teeth-impacted

La evolución humana vino acompañada de la formación de un rostro más corto y plano. Como resultado, nuestras mandíbulas son mucho más pequeñas que los demás grandes simios. Esto puede llevarnos a no tener espacio suficiente para alojar nuestros 32 dientes y entre los 17 y 22 años, en cierta parte de la población, causan problemas las muelas cordales o “muelas del juicio” (pues marcan el paso a la adultez). En algunos de nosotros, la erupción de estas muelas causan gran dolor, pueden infectarse y malformar la ubicación del resto de muelas. Un problema innecesario.

La incapacidad de producir algunas vitaminas.

La vitaminas son moléculas especiales que son necesarias para un correcto metabolismo dentro de nuestro cuerpo. Una de las más importantes es la vitamina C cuya deficiencia produce, principalmente, una enfermedad llamada escorbuto (muy común en marineros que no consumen frutas) debido a la incorrecta sintetización de lisina y prolina.

Los seres humanos no podemos producir esta vitamina pero otro tipo de primates como los lémures sí pueden hacerla. De esta manera, no necesitan de frutas para asegurarse unos adecuados niveles de esta molécula vital en su metabolismo. Se cree que cuando nuestro ancestro se separó del de los lémures (hace uno 60 millones de años), perdió esta facultad. Sin embargo, a su descendencia, la incapacidad de producir esta vitamina no le causó problemas pues estos primates se alimentaban, principalmente, de frutas. Los más perjudicados de este hecho, millones de años después, son los pobres marineros y demás personas desnutridas que padecen de escorbuto.

El apéndice: el asesino latente.

Hay una parte del cuerpo que no se le ha encontrado un uso específico más que el de matarnos: el apéndice. Este mini-órgano es un cilindro sin salida conectado al intestino grueso.  Se cree que nuestros ancestros (hace varios cientos de millones de años) tenían un apéndice mucho más grande donde alojaban bacterias que les servían para procesar hojas que comían.

descarga

Hoy por hoy, el apéndice no tiene funciones vitales conocidas pero en algunos casos puede  inflamarse causando apendicitis que usualmente, si el apéndice no es extirpado, puede conllevar a complicaciones mortales como peritonitis. Se calcula que un 7% de las personas en el mundo sufrirán apendicitis a lo largo de su vida.

Los hombres podrían desaparecer

El género sexual en los mamíferos, como los seres humanos, es determinado por un par de cromosomas: el X y el Y. El par de cromosomas sexuales de una mujer son XX mientras que un hombre tiene un cromosoma X y otro Y. Usualmente los cromosomas X en un embrión femenino, se recombinan. Así, la mujer tendrá información genética de la abuela materna y de la abuela paterna. Sin embargo, el cromosoma Y no puede recombinarse con ningún otro coromosoma. Es por esto que el cromosoma Y será trasmitido, enteramente, del padre al hijo.

cromosoma x (izquierda) cormosoma y (derecha)
cromosoma X (izquierda) cromosoma Y (derecha)

Esto ha conducido a que los cromosomas Y pierdan genes (actualmente tienen 200 genes de  unos 1400 que se cree que tenían hace unos 100 millones de años) y acumulen un conjunto de mutaciones negativas que podrían poner en peligro al sexo masculino. Algunos investigadores le dan tanto como apenas 10 millones de años antes de que el cromosoma Y, literalmente, desaparezca.

Te interesaría (más allá de la selección natural)

El nervio Ulnar

¿Quien no se ha golpeado al lado del codo sintiendo un coloquial “corrientazo”? Resulta que tras el codo pasa un nervio llamado ulnar que lleva información nerviosa a músculos en el antebrazo y a los dedos meñique y pulgar. Por asuntos del azar de la evolución, este nervio recorre el brazo situándose en un sitio tan vulnerable como la parte externa del codo en lugar de correr por la parte interna como otros nervios similares.

La propensión a mutaciones

Cuando una célula se divide para formar nuevos tejidos y remplazar células muertas necesita copiar su ADN para que las dos células hijas tengan el mismo código genético. Para hacerlo, intervienen enzimas llamadas polimerasas que pueden ser de varios tipos. Algunos tipos de polimerasas copian muy bien (polimerasas eficientes) pero otros tipos comenten muchos errores (polimerasas torpes). Al cometerse errores de copiado, el ADN de las células hijas tiene bases o “letras” diferentes a las del ADN de la célula madre. Estas diferencias entre los ADNs de las células hijas con respecto a las madres son llamadas mutaciones.

Cuatro de las trece polimerasas humanas son eficientes produciendo apenas un error por cada millón de bases de ADN copiado. Las demás son mucho más torpes produciendo hasta 1 error por cada 100 bases copiadas. La ventaja de contar con estas polimerasas torpes es que las polimerasas eficientes detienen la copia del ADN si detectan una base defectuosa haciendo que la célula muera sin dividirse. Las torpes, por su cuenta, pueden leer algunos tipos de bases defectuosas pero, al hacer a las células hijas más propensas a las mutaciones, pueden causar enfermedades hereditarias.

Así, tener enfermedades debidas a la incorrecta reproducción celular, como el cáncer. es el precio que pagamos para evitar que mueran células en el proceso de división. Tener mutaciones, generalmente es malo pues la mayoría de estas mutaciones pueden no tener efecto o ser perjudiciales pero otras muy, muy, pocas pueden mejorar la adaptación de las células hijas.  Así, como actualmente nuestra selección natural no es tan fuerte, vemos que muchas de estas mutaciones dañinas son responsables de gran parte de enfermedades degenerativas como cáncer o la diabetes.

ver (8 mitos comunes sobre el cáncer)

Genes en los sitios donde más pueden mutar.

Dentro de nuestras células, existen pequeños organelos llamados mitocondrias. Allí, el azúcar es quemado para producir la energía que necesitamos. El proceso también produce unas moléculas muy perjudiciales llamadas radicales libres que son muy reactivas en general y pueden cambiar la estructura de, por ejemplo, el ADN. Así que si queremos que nuestro ADN no se dañe, es preciso mantenerlo lejos de los radicales libres. Por lo cual, la mayor parte el ADN en nuestras células se encuentra protegido dentro del núcleo.

la-celula-humana

Pero no todo el ADN se encuentra en el núcleo.

Las mitocondrias tienen ADN!! No cualquier ADN, sino genes responsables de la producción de 13 proteínas cruciales para la vida. Estos genes, por tanto, son mucho más susceptibles a la mutación que los genes del núcleo. Por tanto, sufren de más problemas.

La gradual aparición de mutaciones del ADN mitocondrial, para algunos expertos, puede ser la causa principal del envejecimiento además de algunas enfermedades como el Alzheimer y la diabetes. De esta manera, una idea para prevenir el envejecimiento sería colocar estos genes donde están a salvo: en el núcleo de la célula. Algunos investigadores están en eso.

Dejando de ser imágenes de Dios

La evolución es un proceso gradual que nos ha asegurado nuestras cualidades pero no es perfecta y cuando los errores que comete no son de vida o muerte, usualmente pueden permanecer para las generaciones posteriores. Nuestros ancestros se enfrentaron a condiciones diferentes a las que nos enfrentamos ahora y para nosotros quedaron las herramientas y los gazapos que la evolución consiguió producir para garantizar la supervivencia del mejor adaptado. Aceptémosnos como seres imperfectos y al resto del medio ambiente como vestigios de las diferentes soluciones que ha encontrado la evolución a problemas específicos. A pesar de estar muy bien adaptados al medio ambiente, los seres humanos somos simplemente uno más dentro de él.

@eltrinador

Síganos en Facebook (la vaca esférica)

Comentarios