La droga, ¿y Colombia?