El Río

Publicado el Blog El Río

Siete opiniones clave para entender los problemas del río Bogotá

En un Foro organizado por la Universidad de Los Andes, académicos, políticos y comunidades se sentaron a pensar en los retos, las apuestas en la planeación y los imaginarios que definen al principal río de la capital del país.

calle 13 Río bogotá - copia

banner

Por: Blog El Río
Fotos: Blog El Río

El auditorio, en silencio, escuchaba la voz de una mujer.

−La ronda del río era un espacio tranquilo, nos brindaba mucha seguridad. De hecho, uno se venía con los niños del colegio y ellos se venían en juego por todo lo que era la orilla.

En la pantalla, un video muestra un campo verde en la margen de un río. Es el río Bogotá en su curso lento y pesado, justo cuando rodeoa al barrio Lisboa, donde vive la mujer. Su voz dice que

−El río ha cambiado para unos aspectos bien y otros mal. Ya se ve más zona verde el inconveniente es que también se presta para muchos consumidores de vicio y atracos.

Como la suya, las voces de otros seis vecinos del barrio Lisboa se escucharon en el auditorio del edificio Mario La Serna de la Universidad de los Andes e inauguraron el foro Río Bogotá: Retos, apuestas de planeación y nuevos imaginarios de ciudad.

El video del cual hacen parte las voces fue realizado por Julián Bejarano, un joven de Lisboa. Bejarano hace parte del Workshop sobre imaginarios del río Bogotá que está haciendo la Universidad de los Andes junto a la Universidad de Columbia, en Nueva York. El workshop, una alianza entre el equipo de arquitectos Mazzanti y la fundación Horizontal, esculca en las mentes de quienes todos los días se ven cara a cara con el río Bogotá.

(Vea la galería “Así se ve el río Bogotá desde el aire: de aguas cristalinas a negras y espumosas“)

Y, en cierto sentido, el foro de los Andes buscaba lo mismo que ese video inaugural: que ciudadanos, funcionarios públicos y académicos se escucharan para entender la visión −el imaginario− que cada quien tiene sobre el río. Esto es un resumen de las demás voces que allí se escucharon el pasado 26 de octubre.

IMG_0354 copia

  1. Néstor Franco, director de la CAR

 “El río Bogotá fue una gran alcantarilla a ciencia y conciencia de todos los bogotanos. El 26% de las actividades agrícolas, pecuarias e industriales de Colombia se desarrollan sobre las cuencas del río Bogotá. Y aunque en el documento Conpes 3320 de 2004 se establece la estrategia para el manejo ambiental del río Bogotá, en este país los Conpes son un himno a la bandera, porque ninguno contempla el destino de recursos.

Luego del fallo del Tribunal Superior de Cundinamarca, la CAR, la Empresa de Acueductos de Bogotá y la Secretaría Distrital de Ambiente se dividieron las tareas que tenían hacer para descontaminar el Bogotá. El problema del río es muy sencillo: capacidad hidráulica del río Bogotá −porque carga muchos sedimentos− , calidad de sus aguas y sentido de pertenencia de la gente frente a él”.

Después, Néstor Franco hizo una explicación detallada de las obras de infraestructura que ha adelantado la CAR  para mejorar las condiciones del río Bogotá: con la adecuación hidráulica aumentó la capacidad de carga del río de 8 millones de metros cúbicos de agua, a 14; y con la ampliación de las zonas de inundación controladas, permite que el por el río se mueva 16 millones metros cúbicos en épocas de lluvia.

Lea cuáles son las cuentas pendientes con el río Bogotá.

IMG_0292 copia

2. Juan Camilo González, secretario distrital de planeación de Bogotá

El secretario González resaltó los trabajos que ha adelantado la CAR: “Con el invierno que inundó Lisboa en 2001, el río se desbordó con 120 m3/ segundo en lluvias. En la reciente temporada de lluvias, y gracias a la CAR, el río aguantó 180 m3/ segundo de lluvia”.

Pero, además, González expuso lo importante que es recuperar la relación de la ciudad con el río. “Hoy en día creemos que nuestra única relación es darle la espalda y arrojar todos nuestros residuos a él, a pesar de que son 300 metros los nos distancian de nuestro río. Nosotros creemos que debemos restaurarlo ambientalmente. Pero no sólo eso: el río también debe ser un lugar para adaptarnos al cambio climático. Un río que pueda contener y manejar las crecientes y que sea navegable”.

¿Quiere conocer los puntos más críticos del río Bogotá?

González señaló que esa es la intención de la Alcaldía con el proyecto de Parque Lineal del río, una obra que tendría 68 kilómetros de largo, es decir: permitirá a peatones y ciclistas recorrer la ciudad desde Cota hasta Soacha.

Humedal-Jaboque Localidad 10 - Viviana Bernal
Este es el humedal Jaboque, afluente del río Bogotá. /Foto: Viviana Bernal

“Este es un proyecto de integración regional. El río debe dejar de ser una barrera, que no sea un lugar al que solo los bogotanos quieren ir, sino que vayan de los municipios aledaños”. Según Gonzalez, estas características convertirían al Parque Lineal del río Bogotá en “el más grande del país y posiblemente de Latinoamérica”.

Frente a quienes han calificado la obra de ‘faraónica’, el secretario argumentó: “Tenemos que ponernos los retos gigantescos que esto implica para poder trazar una hoja de ruta”.

3. Herminia Cristancho, veedora del río Bogotá en el municipio de La Calera

IMG_0277 copia

“Ser veedor es como ser enemigo de las administraciones de turno, de las entidades ambientales. Más en este tema del río Bogotá. Después de que el Consejo de Estado fallara en 2014, ilusamente los veedores sentíamos que este tiempo, tres años, era prudente para avanzar en la recuperación del río, pero en este momento estamos en una gran incertidumbre. Sentimos que hay una incapacidad de consolidar acciones conjuntas y solidarias. Sentimos que cada quien va por su lado. Sentimos incapacidad de coordinar y mejores resultados en componentes técnicos y económicos, que son los más preocupante”.

4. Luis Alejandro Camacho, profesor de ingeniería de la Universidad de los Andes

“Los ríos se deben limpiar de arriba hacia abajo. La contaminación en cabeceras debería ser prioritaria para la inversión, vertimientos industriales, de basuras y residuos sólidos. Tenemos una deuda grande, y es que las plantas de la cuenca alta son obsoletas. Villapinzón, el primer municipio de la cuenca y donde empieza a contaminarse el río, no tiene una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR).

MapaRBElRio
Este es el recorrido completo del río Bogotá.

En la ciudad también hay grandes fallas: hay interceptores (grandes alcantarillas que recogen aguas residuales) que están construidos, pero no están operando.  El tema de las conexiones erradas, o de la gente que sigue echando sus aguas grises y negras directamente al río y los humedales está vigente. Por otra parte, la contaminación difusa −la que cae con la lluvia− es un tema del que ni siquiera hemos hablado en el país. Ahora si bajamos por el río, nos daremos cuenta de que estamos comiendo fresas con cromo, pues están regadas con agua del río Bogotá.

IMG_0343 copia
Cultivos a orillas del río Bogotá.
IMG_0312 copia
Interceptores sin funcionar en el río Bogotá.

Desde el punto de vista de salud pública es prioritario el saneamiento del río Bogotá en la cuenca alta. Ahora, esto implica priorizar los recursos que sabemos que son muy limitados. Por eso fue que en 2002 varios expertos nos reunimos y planteamos los planes nacionales prioritarios de inversión en tratamiento de aguas residuales y saneamiento hídrico, pero eso se quedó en el papel. Es urgente retomar el rumbo de esos planes, pues Colombia es el país más atrasados en la inversión en plantas de tratamiento de agua residuales en toda la región”.

IMG_0401 copia

5. Horacio José Serpa, presidente concejo de Bogotá

“Yo no creo que el río “fue” una alcantarilla para los bogotanos, como dijo el doctor Franco. Yo creo que lo sigue siendo, porque nunca ha sido un actor principal de los modelos de desarrollo urbano y rural. Creo yo que por el contrario ha sido una víctima. Me atrevo a decir que muchísimos actores lo ven como intruso y enemigo.

El río no es visible, su recorrido está escondido y el hecho de que la gente no lo vea y avance en esa marginalidad, es la razón por lo cual a pocas personas les duele lo que sucede en el río. Es por eso que estoy convencido de que las discusiones del POT deben hacerse abiertamente, y por eso las hemos programado para el segundo trimestre del 2018”.

IMG_0309 copia

6. Jaime Torres, veedor distrital de Bogotá

“Nadie duda de la necesidad de descontaminar el río Bogotá, pero no tenemos información completa que nos diga qué estamos dispuestos a hacer para lograrlo. El problema del río es un problema de responsabilidades institucionales y de arreglo institucional”.

7. Edilsa Rojas, investigadora social con la comunidad de Lisboa

“Estoy segura de que en toda la ribera del río hay muchas organizaciones de base que tienen muchas investigaciones y posiciones frente a la ronda del río. Pero hay una desarticulación con las instituciones y estas propuestas nunca fluyen, no hay una integración. Las iniciativas se truncan casi siempre porque los gerentes de las instituciones no le dan continuidad a lo acordado. Lo más grave es que no se escuche a la comunidad ni a la voz del poblador.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Las preguntas que dejo abiertas son: ¿cómo trabajar las propuestas de la comunidad de la ronda del río frente a las propuestas de la institucionalidad, en este caso, el Parque Lineal de la CAR? ¿cómo articular los planes de la gente con los POT? ¿cómo revitalizar la ronda del río pensando en la participación comunitaria?

Las propuestas de participación comunitaria para la oficialidad son muy pocas, no existe la posibilidad de establecer esta relación. Se requiere una modificación cultual de los imaginarios, pero no sólo de la gente, sino de los funcionarios, de los políticos, del bogotano que no vive al pie del río. Si no se dialogan esos imaginarios y se llegan a puntos en común, cada quien va a seguir mirando para su lado”.

panorámica

Si quiere contactarse con nosotros escríbanos a: [email protected]
Twitter: @BlogElRio @Pau_erre

Comentarios