El Río

Publicado el El Espectador - The Nature Conservancy - Dejusticia

“Espero pescar en el río Bogotá dentro de seis años”: director del Banco Mundial en Colombia

Ya empezó la ampliación de la planta de tratamiento Salitre. Cuando entre en funcionamiento, buena parte del agua de su cuenca media quedará limpia.

2_ptar
Así se ve la PTAR Salitre actualmente. Con su ampliación y optimización, doblará su capacidad para tratar aguas residuales. Foto: Cortesía.

franjadejustncblogelrio-03Por: María Paula Rubiano
Periodista Blog El Río y El Espectador

Pasó desapercibida. El inicio de las obras para ampliar la PTAR Salitre, una de las obras más importantes para limpiar al río Bogotá pasó sin pena ni gloria por los medios. Tal vez fue porque porque no hubo anuncios pomposos por parte de la Corporación Autónoma Regional (CAR) ni del Banco Mundial, que prestó plata para que el proyecto se hiciera realidad. Pudo ser porque aún persistían fuertes voces de rechazo. Sea por lo que sea, la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) Salitre ya está en marcha y no tiene vuelta atrás.

Así lo planteó el director de la CAR, Néstor Franco, en una entrevista con Semana Sostenible: “la PTAR Salitre no es negociable, va porque va”. Y así pasó, aunque en los primeros días, desconocidos arrancaran los postes que cercaron el terreno para construir las obras.

Esta no es una obra menor. Para entender su magnitud, digamos que cuando terminen las obras (según la CAR, en cuatro años), Bogotá podrá limpiar 605 millones de litros diarios de aguas residuales domésticas del norte y el centro de la ciudad, algo así como el agua necesaria para llenar cerca de 242 piscinas olímpicas en un día. Las descargas de los sanitarios de 2,7 millones de personas.

Precisamente, semejante monumento generó inquietudes en las comunidades cercanas desde el año 2014. Los integrantes de la Mesa Cortijo Tibaguya aseguran que la planta de tratamientos quedará a menos de 100 metros de sus hogares. No solo temen posibles olores, sino que se muestran preocupados por lo que ellos consideran la destrucción de un humedal al que han llamado ‘El Cortijo’, con un espejo de agua de 0,5 hectáreas.

Si bien algunos de los líderes de organizaciones como Humedales Bogotá o EcoVida se sentaron con la CAR y el distrito y llegaron a acuerdos, otros ector, que se agrupó en la Mesa Cortijo Tibaguya, no aceptó lo acordado en el 2015: la construcción de un Parque Metropolitano y la creación de dos humedales artificiales de 12 hectáreas en compesación por la pérdida del espejo de agua Cortijo Tibaguya.

Por eso, sus líderes le pidieron al Banco Mundial, que prestó US$250 millones para el proyecto, mandar una comisión que tuviera en cuenta sus críticas e inquietudes. Durante cuatro meses la comisión estudió el caso y finalmente dio vía libre a la PTAR Salitre II. Sobre este tema y sobe lo que se viene para descontaminar el río, El Río conversó con Issam Abousleiman, gerente del Banco Mundial para Colombia.

issam5
El director del Banco Mundial para Colombia, Issam Abousleiman. Foto: Cortesía Banco Mundial

¿Cómo se seleccionó a la comisión que hizo la visita?

En el Banco tenemos unos grupos que observan que todas las salvaguardias sociales y ambientales se estén cumpliendo, y son entidades casi independientes. Por algunas quejas que llegaron al Banco enviamos a una de estas comisiones durante el año pasado, quienes vinieron aquí para ver de qué se trataba.

¿Qué concluyó el informe del Banco Mundial sobre las dudas que genera el proyecto de la PTAR en algunos miembros de la comunidad vecina?

Estuvieron conversando con diferentes instituciones, entre ellas la CAR y la comunidad, y sacaron un informe en el que determinaron que lo que se está haciendo con este proyecto, con algunos detalles para modificar, en términos generales cumple con los estándares. Además, la CAR ha tomado en consideración las sugerencias y ya hay un plan de trabajo que está en acción.

¿Cuáles son los puntos que según el informe se podrían mejorar?

Uno de las más relevantes fue salvar al humedal, o al espejo de agua que la comunidad defiende como humedal. En este momento, la CAR está analizando diferentes alternativas para que esto pueda resolverse. Esta es una de las misiones que esta comisión entregó en su plan de acción, y que la CAR recibió plenamente dispuesta a mostrar que todas las salvaguardas están ejecutadas.

Por su parte, ¿qué podrían hacer las comunidades para resolver el conflicto?

Yo invito a las comunidades alrededor a que sigan en comunicaciones con la CAR y que no corten ese canal, porque finalmente son ellos, quienes viven al lado del río, quienes serán los primeros beneficiados con este proyecto. Queremos apoyar a la CAR para que lleve a cabo las mejores prácticas sociales y ambientales en este proyecto.

¿Cuáles son los retos que quedan?

Es un proyecto que necesita del apoyo de los ciudadanos para funcionar. Las instituciones pueden hacer muchas cosas para limpiar, pero al final del día es el ciudadano quien debe hacer esfuerzos para cuidarlo. Es una cultura que se hace y que va más allá de la limpieza de las aguas. Espero que en cinco o seis años podamos volver y pescar. Al menos en una parte podemos hacerlo en ese tiempo. vamos a tener espero un río que disfruten todos los ciudadanos de Bogotá.

infografiabancomundialfinal-01

Si quiere contactarse con nosotros escríbanos a: [email protected]
Twitter: @BlogElRio @Pau_erre

Comentarios