Detrás de Interbolsa

Publicado el Alberto Donadio

Elite: apología del delito

Escribe JOV:—

Alberto, Buenos Días:

 

Esta es la segunda vez que le escribo y agradezco este espacio para el desahogo de las víctimas de tanto hampón de cuello blanco en Colombia, en este caso de Elite International Américas y de sus “socios estratégicos”, léase proveedores de libranzas.

Pero esto es llover sobre mojado, quisiera en esta oportunidad hablar de las entidades que vigilaban a estas entidades y que por su puesto su razón de ser es protegernos a nosotros, los ciudadanos.

Tuve la oportunidad de asistir a una audiencia en las oficinas de la Superintendencia de Sociedades el pasado 23 de Noviembre de 2.017 respecto del tema de Elite, y aunque salí sorprendido, la verdad, haciendo un análisis, así es como funcionan las cosas en Colombia.

Me sorprendió primero, que uno de los acreedores reconocidos es la DIAN, o eso entendí, lo que no entiendo es como la DIAN, es decir el Ministerio de Hacienda, pretende lucrarse, o tasar, o gravar, lo que finalmente fue un delito, cometido por quién?, no tengo idea, pero al fin un delito.

Estos señores de Elite, por ignorancia, por incompetencia, o con conocimiento, nos vendieron a nosotros y a nuestros clientes títulos qué se suponía tenían contenido crediticio, pero que finalmente eran basura, los créditos no existían, no soy abogado pero soy una persona medianamente educada y aquí, según mi entender se configuran varios delitos, a saber, concierto para delinquir, falsedad en documento privado, estafa y seguramente otros más que desconozco, sin embargo la DIAN (o eso me pareció entender), reclamo a través de la Supersociedades impuestos pendientes de pago, vergüenza debería darles.

Lo segundo que me sorprendió fue que en la lectura inicial de un documento, la Supersociedades resolvió, que de acuerdo al Código de Comercio, los títulos vendidos, realmente no fueron comprados por los compradores (valga la redundancia), y que ninguna de las victimas realmente fue, es, o será propietaria de los títulos comprados, repito, esto de acuerdo con la letra pequeña del Código de Comercio que habla de la comercialización de títulos, es decir Alberto, que aunque no se han tomado medidas efectivas en contra de los victimarios, a las victimas si se les aplica la ley al pie de la letra y con toda rigurosidad, y eso no es todo a este respecto, otra perla fue que el contrato de compraventa que Elite tenía con sus clientes realmente no era un contrato de compraventa, si no que a juicio de la Supersociedades, este era un contrato de mandato por medio del cual los compradores (que realmente no eran compradores), le entregaban a Elite unos dineros a cambio de unos rendimientos mensuales, es decir, los compradores le entregaban a Elite sus ahorros y en algunos casos préstamos bancarios (recordemos el famoso arbitraje de tasas), para que Elite en su infinita sabiduría entregara a cambio unos flujos prometidos. Como en este caso ninguno de los abogados asistentes se refirió al tema, asumo que se ajusta a la ley, pero es ahí en donde viene la sorpresa, porque la Supersociedades no hizo ninguna observación al respecto antes de Julio de 2.016, acaso no sabían, no conocía la ley en ese momento, o realmente no hacían su labor de vigilancia correctamente. Nuevamente Alberto, la ley se aplica con severidad a las víctimas y la incompetencia de un organismo de vigilancia la terminamos pagando nosotros.

La tercera sorpresa llego, cuando fueron levantadas las medidas cautelares a algunos de los socios minoritarios de Elite, en todos los casos entiendo que ninguno tomaba decisiones que hicieran parte del descalabro ya que eran premios por cumplimientos comerciales, pero buena parte de estos socios minoritarios su lucraron de manera importante, y cuando digo importante quiero decir importante, de lo que era realmente una empresa criminal y estos recursos son (o deberían ser) de las víctimas, claro, yo soy cliente de Elite y también fui comercial y algunos dirán que yo también me lucré, es cierto, gané dinero, pero nunca en las dimensiones que estas personas, yo Alberto, no tengo nada, nunca me lucré lo suficiente para comprar un Audi, o un Jaguar, o un apartamento en Los Rosales o en Cartagena en el proyecto Martinique, yo vivía de estos ingresos, nada quedo y Elite aun me debe dinero.

Es decir Alberto que esta audiencia fue una apología al delito, y una demostración sin igual de impartir justicia, pero a las víctimas, porque a los victimarios nada.

El pasado 11 de diciembre a través de Canal1 Noticias, me entere que la Supersolidaria todavía necesita un año para determinar que fue lo que negociaron las cooperativas con Elite, una año más Alberto, otros doce meses al menos, esto de acuerdo con Lady Viviana Mojica Delegada de la Supesolidaria, esto, si no se encuentra alguna situación especial. Se puede ser más descarado y cínico, acaso la Supersolidaria no debía estar al tanto de estas negociaciones desde su inicio? Acaso Mariana Gutiérrez no afirmó el año pasado que el control sobre las cooperativas era estricto? Y si no fue así, no les ha bastado el año y medio de investigación, o cual ha sido realmente el papel de la Supersolidaria en este enredo?, entidad que nos cuesta a los colombianos un dineral todos los año, pero que ha probado que no sirve para nada.

Y para finalizar Alberto, que pasa con la Fiscalía General de la Nación, 18 meses de investigaciones 1,5 Billones de pesos fueron robados de más de 10.000 colombianos y no hay imputados, no hay detenidos, no hay nada. Hago parte de un grupo de chat de victimas de Elite y cuando surge esta duda, algunos responden que la fiscalía dice que no hay suficientes denuncias ¿? Suficientes denuncias? Hace falta acaso más de una? con cuantas denuncias empieza a tomar acciones la Fiscalía? Otra hipótesis (mas loca aun) es que la Fiscalía está esperando a salir del tema de Estraval ¿? Como así? La justicia en Colombia es por turnos?, la verdad no creo que ninguna de estas cosas sea cierta, creo que ha sido total falta de interés de la Fiscalía con este tema. Porque en Estraval ya hay condenados?, porque los directivos están detenidos y con el tema de Elite y por supuesto las cooperativas que eran sus proveedores no pasa nada?, será acaso porque uno de los implicados es Roberto José Herrera, quien es excongresista, quisiera pensar que no.

 

Cordial Saludo

 

=========

Respuesta:

Es inaudito como ud. dice que la Fiscalía no haya acusado a los autores de la estafa de Elite. Han pasado 18 meses y las víctimas sufren por partida doble, pues les quitaron sus ahorros y el Estado se vuelve cómplice de la impunidad. Un grupo de víctimas podría ir a encadenarse a las rejas de la Fiscalía a ver si el fiscal Néstor Humberto Martínez se da cuenta que este es un caso que merece atención como Odebrecht y otros casos de corrupción en los que la Fiscalía sí ha actuado.

En realidad la decisión de Supersociedades de declarar que las libranzas no son de quienes las compraron es correcta por dos razones. Primero, no eran un verdadero título valor que los clientes podían negociar, como sí sucede con los cheques y las letras de cambio. Deberían haber sido títulos valores pero en la práctica no lo eran pues Elite y Estraval casi siempre se quedaban con los pagarés. Esta decisión implica una confirmación de que la operación era fraudulenta pues no había negociabilidad de los pagarés.

En segundo lugar, la decisión implica que los pagarés libranza son de la liquidación y que los que estén sanos y se puedan cobrar servirán para recaudar dineros y luego devolverlos. En Estraval la decisión de “decomisar” las libranzas es particularmente importante pues la Supersociedades negó la petición de los bancos, como Deutsche Bank, de que le devolvieran los pagarés pues tratándose de entidades financieras deberían haber investigado bien antes de adquirir un papel fraudulento. Los pagarés de los bancos irán pues a la liquidación.

Supersociedades no tenía la vigilancia de Elite ni de Estraval. Ese fue otro engaño de esas firmas hacia sus clientes. Supersociedades vigila de manera formal a 30.000 sociedades en cuanto a que tiene información general sobre ellas, pero su vigilancia real empieza solamente cuando se quiebran o entran en dificultades que llevan a concordato, hoy llamado reorganización. Supersociedades no tiene el tipo de vigilancia continua y diaria que sí ejerce Superfinanciera sobre las entidades vigiladas, sean bancos, compañías de seguros, comisionistas de bolsa, etc. En realidad nadie vigilaba a Elite ni a Estraval ni a las otras compañías defraudadores. Apenas tenían que registrarse en el RUNEOL del Ministerio de Hacienda, función que luego se trasladó a las Cámaras de Comercio.

La única entidad que sí tenía funciones de vigilancia es Supersolidaria, que controla a las cooperativas y permitió que se manejaran a gusto de los delincuentes de Estraval y de Elite y con violación de la ley y del sentido común. Pero esta circunstancia, que ha sido denunciada muchas veces, no ha desembocado en pliegos de cargos de la Procuraduría contra los funcionarios de Supersolidaria que fueron cómplices con los delitos. Por el contrario, la Procuraduría abrió indagación disciplinaria contra el liquidador de Estraval, Luis Fernando Alvarado, que ha venido representando lealmente los intereses de las víctimas y buscando activos.

Gracias por su carta.

Comentarios