Conspirando por un mundo mejor

Publicado el Yolima Vargas Garzón @yoligrilla

Votar por el menos malo

Lanzamiento del libro "Corrupción en el poder". De Jorge Enrique Robledo.
Lanzamiento del libro “Corrupción en el poder”. De Jorge Enrique Robledo.

La historia electoral de Colombia que le ha tocado a mi generación ha sido muy difícil. Llena de violencia y de miedo, que en mi opinión han sido el motor de la elección de los presidentes desde que tengo uso de razón. Ni qué decir desde antes de eso.

Siendo aún muy chica, recuerdo cómo en los noventa asesinaron a muchos candidatos y al final quedó Gaviria y su apertura económica.

La violencia y el miedo se ha enquistado en los colombianos, y a lo largo de mis 35 años siempre he visto a dos candidatos que puntean, siempre del establecimiento, que han sabido aprovechar muy bien ese temor.

Por el miedo de los que le temen a la derecha Ernesto Samper le ganó la presidencia a Andrés Pastrana, y después por el miedo de la corrupción de Samper salió electo Pastrana. Gracias a los que le tienen miedo a las FARC salió electo Uribe, no una sino dos veces y además Santos. Y después por el miedo que la mayoría le teníamos a Uribe y su guerra salió electo Santos II.

Me parece que el nuevo mensaje que nos envían es que por el miedo que le tenemos a Germán Vargas Lleras, que es legítimo, tendremos que votar por cualquiera que sea su competencia. Esta idea, la he estado escuchando de manera constante en varias bocas, algunas de mi círculo cercano, de mi familia, de expertos politólogos y de políticos. Y a los que simpatizan con personas como Uribe o Vargas Lleras, les estarán diciendo que voten por ellos por temor a que Colombia se convierta en Venezuela.

Es claro que la tendencia del voto por quién no nos gusta, por el menos peor, ha sido, es y será la más popular. Pero algunos ya nos hemos hartado de este círculo vicioso y hemos decidido empezar a votar por el que de verdad creemos que es idóneo, nos gusta y por el que simpatizamos.

En el pasado ya lo he hecho, y así en el 2006 le di mi voto a Carlos Gaviria, que en paz descanse. Y es que si él hubiera ganado aquella vez, no habríamos tenido que votar por Santos para que hiciera la paz, aún cuando sabíamos que implementaría letales políticas: económica, ambiental, educativa, etc., además de multiplicar como a un conejo la corrupción.

Es cierto que muchas veces no hay por quién votar, y a los que optan por la opción de no votar por el menos peor les ha tocado abstenerse o votar en blanco. Pero esta vez se lanzó a la presidencia Jorge Enrique Robledo y aunque muchos con voz fuerte como Antonio Caballero lo empiezan a criticar por esto, yo que no soy politóloga sino una ciudadana más, tengo que agradecer de manera pública a Jorge por darme la opción de por segunda vez en estas tres décadas de vida, poder votar por quién considero idóneo, correcto y en quien confío profundamente.

Jorge Enrique Robledo usted tiene mi alegre voto.

#RobledoPresidente

 

Comentarios