Con-versaciones

Publicado el Bat&Man

El caso Petro 2007 y 2018: ¿la historia se repite?

Sentado sobre los muertos/ que se han callado en dos meses,/ beso zapatos vacíos/ y empuño rabiosamente/ la mano del corazón/ y el alma que lo mantiene./ Que mi voz suba a los montes/ y baje a la tierra y truene,/ eso pide mi garganta/ desde ahora y desde siempre”.

-Miguel Hernández-

Bat: Hay al menos cuatro importantes coincidencias…

Man: ¿De qué?… ¿O entre qué y qué?

Bat: Entre lo que sucedió durante el debate sobre el origen del paramilitarismo en Antioquia que hizo Gustavo Petro en 2007 y el debate sobre el caso Corficolombiana-Obredecht de 2018.

Man: ¿Ah sí? Y eso, ¿cuáles?

Bat: Vamos pues a mirarlas una a una.

***

En ambos casos el acusado se autoadjudica la autoría de la denuncia

Bat: Una columna de Carlos Fernando Galán, de 2007, hablando acerca del tema de la parapolítica, señala: “Ante el nubarrón de la ‘parapolítica’, que hasta ahora ha afectado principalmente a funcionarios y aliados del presidente Álvaro Uribe, el Gobierno ya tiene claro el discurso de defensa: el destape ha tenido lugar gracias a sus acciones”.

El Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, en el debate del 28 de noviembre, dijo que era gracias a su Fiscalía que se había logrado investigar el caso Obredecht en Colombia y que era con base en sus pesquisas que los supuestos principales responsables habían ido a parar a la cárcel.

Man: ¿Y qué prueba esa coincidencia? No le veo nada de relevante…

Bat: Esa “coincidencia” prueba tres cositas. Una, que en ambos casos había información sobre los hechos que fueron denunciados después por Gustavo Petro. Dos, que en ambos casos, mucha de esa información dormía el sueño de los justos en los entes investigadores. Y tres, que es la primera táctica para tratar de poner en entredicho la validez de las denuncias del senador Petro.

Man: Me parece un poco traída de los cabellos su conclusión.

Bat: A mí me parece que es el primer paso de la misma estrategia.

***

En ambos casos un senador uribista lleva un video apócrifo que pretende probar la comisión de actos ilegales por parte de Gustavo Petro

Bat: En 2007, según lo relata un artículo de El Tiempo: “Como ‘gran carta’ para atacar a Petro, el senador Óscar Darío Pérez mostró un video en el que el senador del Polo aparece en su época de guerrillero del M-19 y con un arma en sus manos, para desmentir una supuesta frase de Petro según la cual nunca tuvo un revólver en sus manos”. A esto Petro respondió: “Lávese los oídos. Lo que he dicho es que nunca he disparado contra nadie”. También intentaron hacer creer que Petro le estaba haciendo un mandado a Hugo Chávez, pero el tiro les salió por la culata.

A su vez, en 2018, la senadora Paloma Valencia, también uribista como Óscar Darío Pérez, llevó el famoso video que tantas páginas de prensa ha llenado en los últimos días. Como ve, en ambos casos se buscó asociar a Petro con actos ilegales, de modo que se desvirtuara la validez de las acusaciones que él estaba haciendo.

Man: No le veo nada de raro a eso. Es una estrategia válida de defensa.

Bat: No me parece. Para demostrar que alguien está diciendo una mentira, lo que se debe hacer es mostrar las evidencias que comprueban lo contrario, no desvirtuar al portador de las denuncias. Eso, por un lado.

Por el otro lado, es claro que en ambos casos la evidencia que presentan es muy frágil. A lo que juegan no es a presentar una prueba, sino a presentar un documento y tergiversar su sentido. En 2007 quisieron dar a entender que Petro había usado armas, cuando solo muestran que las porta, como miembro de un grupo subversivo que era. En 2018, lo muestran recibiendo dinero, cuando ese hecho, por sí mismo, no configura absolutamente ningún delito.

En ambos casos lo que han querido generar es un impacto de opinión. En 2007 no lo lograron porque la prensa veía con buenos ojos a Petro. En 2018 han contado con un enorme despliegue que ha alimentado la sospecha sobre el senador, sin que hasta ahora haya aparecido una sola prueba de que se trató de un acto ilegal.

***

En ambos casos los implicados admiten que han hecho seguimientos ilegales a Gustavo Petro.

Bat: En el año 2007, el entonces presidente Uribe convocó a una rueda de prensa a la que impidió la entrada de algunos periodistas. En esa famosa rueda de prensa dijo lo siguiente: “Tengo pruebas de inteligencia militar y de policía de personas que dice: ‘Ya nos tiramos el Tratado de Libre Comercio (TLC) acusando al tal por cual de Uribe’ Son congresistas (…) No se cuidan tanto como creen. Pregúntele a Peñate [Director del DAS de entonces]”

En el año 2018, el fiscal Néstor Humberto Martínez dijo en el debate del Congreso: “Viniendo del senador Robledo, ya todo saben lo que puedo esperar. Pero me sorprende del senador Petro, quien se reunió con Andrade, por cierto, para preparar esta investigación, según cuentan en todo el barrio de Rosales [en el norte de Bogotá]. En todo el barrio de Rosales cuentan que usted se reunió con Andrade, como parte de la conspiración de Andrade, dialogando con el senador Petro. Aaah Juntos, Andrade y Petro, que lo sepa el país en lo que andan”.

Man: Tampoco le veo nada de raro. Usted es especialista en hilar fino. Yo no le veo ningún misterio, ni ninguna relación a eso.

Bat: Usted como que no ve nada, o se hace el que no ve nada. La relación es evidente. Primero, que en ambos casos básicamente se admite que se le han hecho seguimientos a Petro. Segundo, que esos seguimientos son ilegales. Y tercero, que se usa la información obtenida mediante ese delito para tratar de probar una supuesta falta de idoneidad moral del senador Petro. ¿Coincidencia o estrategia?

***

En ambos casos hay amenazas de muerte posteriores.

Bat: Como colofón de todo esto, tanto en el 2007, como en 2018, tras el debate del senador Petro se produjeron amenazas de muerte a él y a su familia. Si Petro fuera el corrupto inmoral que ellos quieren hacer creer, esas amenazas no tendrían ningún sentido. ¿Quién querría atentar contra un corrupto en este país? ¿Cuándo se ha sabido de amenazas oscuras contra alguien por ser corrupto en Colombia?

Man: La verdad es que yo no veo claras todas esas asociaciones que usted quiere mostrar. No veo ningún complot, ni ninguna estrategia, ni nada por el estilo. Simplemente me parece que Petro es un tipo con un pasado oscuro y que de vez en cuando ese pasado sale a la luz. Y, obvio sí, él tiene que pagar políticamente por todo eso. O ¿qué quiere? ¿Que se pase por alto lo del petrovideo?

Bat: Para nada. Que se investigue hasta el fondo del asunto. Y que también se respete la presunción de inocencia.

Man: Nadie ha dicho que no sea inocente. Simplemente, la gente tiene derecho a dudar. Ni que Petro fuera la mama de Dios.

Bat: Yo lo que veo es un intento continuado por enlodar la imagen de Gustavo Petro. Por A, por B, o por C, la estrategia para neutralizarlo ha sido la de tratar de intimidarlo y buscar su desprestigio. Son cientos de mentiras las que se han dicho de él.

Y los hechos dicen esto: en su gran mayoría, quienes han sido denunciados por Petro están en la cárcel o investigados. Al mismo tiempo, todas las denuncias contra Petro se han desvirtuado con el pasar del tiempo. Así que ahí le dejo esa inquietud.

Imágenes: Goya.

Comentarios